Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN MARTES, 13 DE MAYO DE 2014 abc. es opinion ABC TRIBUNA ABIERTA A LOS CUATRO VIENTOS Sobrecostes MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA Y EL BARÓN DE MONTESQUIEU POR MANUEL VENTERO Jiménez de Parga tuvo la exclusiva tal vez la virtud de acceder al Tribunal en 1995 como progresista y abandonar en 2004 como conservador A tarde del 12 de noviembre de 2001, el Pleno del Tribunal Constitucional eligió presidente al más veterano de sus miembros, Manuel Jiménez de Parga. Había llegado al Tribunal en 1995, a propuesta de Felipe González, quien lanzó su candidatura como reacción al frustrado intento de nombrarlo Defensor del Pueblo. La candidatura como Ombudsman fue rechazada por el pleno del Congreso el 28 de abril de 1994. Tan solo se registraron cinco votos en contra, pero los afirmativos no fueron suficientes para compensar los 126 votos en blanco y los seis declarados nulos por sugerir candidatos inexistentes. Entre estos últimos destacaba el de Stoichkov, delantero búlgaro del Barça, previsiblemente propuesto por algún diputado culé en plena euforia tras la victoria del Barcelona frente al Oporto en la Copa de Europa deducía el ABC. Jiménez de Parga se encontró con un inesperado veto popular: Alguien me tenía ojeriza y convenció a Aznar para que no me apoyara. Muchos amigos se lamentaron, pero no pudieron votar porque se lo habían prohibido González se irritó notablemente y decidió, entonces, proponerlo como magistrado del Constitucional, del supremo intérprete de la Constitución. Jiménez de Parga tuvo la exclusiva tal vez la virtud de acceder al Tribunal en 1995 como progresista y abandonar en 2004 como conservador Renegó siempre de esos adjetivos impropios aduciendo que llegó a entenderse que los defensores del Estado éramos conservadores y los defensores de las autonomías locales eran progresistas Como miembro del Constitucional fue dos veces recusado por el Gobierno vasco: en una ocasión por un proceso a Batasuna, y en otra oportunidad por el proyecto separatista de Juan José Ibarretxe, a quien un día del año 2003 comparó con un imaginario lendakari de Oklahoma Político, jurista y diplomático por este orden, indican algunas biografías. Curiosamente, no todas refieren su condición de profesor. Siendo titular de Interior Mayor Oreja, el ministro le llamó un sábado para informarle de que ETA iba a asesinarlo ese lunes. Jiménez de Parga quedó impactado con la idea de morir transcurridas 48 horas. En la soledad de mi despacho me acordé de Granada, de mis padres, de mi lucha por conseguir la cátedra... y, en cambio, no recordé mi etapa de ministro, de embajador... Me di cuenta en aquel momento de que lo importante para mí había sido lo otro El hoy magistrado del Constitucional Pedro González- Trevijano rescataba unas palabras de Gregorio Marañón sobre los grandes maestros aquellos capaces de transmitir simultáneamente conocimientos, cultura y valores para definir a don Manuel como un hombre decente y comprometido, la antítesis de una persona débil que mira diletantemente para otro lado Jiménez de Parga se licenció en Derecho en 1951, en Granada. Se doctoró en Madrid y ejerció como catedrático durante veinte años en la Universidad de Barcelona, de la que llegó a ser rector. Abandonó precisamente ese cargo para presentarse a las primeras elecciones, en junio de 1977. Tras la victoria, Adolfo Suárez lo nombró ministro de Trabajo. Su amigo Juan Manuel Fanjul, fiscal general del Estado, le entregó entonces los seis procedimientos judiciales abiertos en su contra en distintos juzgados de España por presuntos delitos derivados de sus manifestaciones públicas. De aquella etapa permanece en la memoria una fotografía que recogía la calurosa acogida que el flamante ministro dispensó a los líderes sindicales de la izquierda, Nicolás Redondo y Marcelino Camacho, con quienes, para sorpresa de todos, se fundió en un abrazo a la puerta del ministerio. Buena parte de sus compañeros de gabinete criticaron el gesto. Llegaron al ministerio y les hice pasar. Mi secretaria me advirtió que eso no había ocurrido nunca. Marcelino se emocionó. Nos emocionamos los dos Aquella fotografía fue analizada en muchos despachos y el embajador americano se apresuró a afearle la conducta por apoyar a un sindica- A menos gasto, menos sorpresas El balance está a cero asegura la ministra de Fomento después de repasar las cuentas de su negociado y comprobar las facturas de unas obras públicas que tradicionalmente han servido para oficializar el sobrecoste. Ana Pastor recuerda que con Zapatero hubo un desajuste de casi 8.000 millones de euros, cifra aparentemente sospechosa, pero que corresponde a una época en la que se construía, y mucho. Gastar poco evita riesgos y sobreprecios, pero tampoco es la solución. L CARTAS AL DIRECTOR Entender la jubilación Hace unos días leía que en 2015 el Gobierno empezará a informar a los pensionistas sobre su pensión y que para 2016 todos los ciudadanos que lleven al menos cinco años cotizando recibirán información referente a su jubilación, como la fecha en que se podrá producir o el importe mensual estimado de la pensión que se recibirá en ese momento. He de decir que estoy completamente a favor de esta medida. Con todas las noticias que hemos recibido sobre las pensiones, debidas a la actual situación económica de España, considero que es muy interesante disponer de esta información. Al menos podremos ser conscientes del ahorro que es necesario durante la vida laboral para poder complementar la pensión en el momento de la jubilación. Es tiempo de ser responsables, de cambiar de actitud y tomar decisiones que nos permitan vivir mejor y más tranquilos en el futuro. LAURA VILOMARA VELA MADRID PIEDRA to comunista. Adolfo Suárez lo consideró una intromisión intolerable, debida en todo caso a la intervención de algún compañero de gabinete. Abandonó el Gobierno el 25 de febrero de 1978. No habían transcurrido ocho meses desde su toma de posesión. Jiménez de Parga fue además un columnista infatigable, al amparo siempre de un simbólico seudónimo, Secondat, en referencia a Montesquieu. El anonimato nació como consecuencia de una vieja pendencia con el entonces ministro Manuel Fraga, que le impidió escribir abiertamente en la prensa. Con el paso de los años, decidió mantenerse formalmente oculto, al tiempo que ligado para siempre al pensador francés Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu, autor de la teoría de la separación de poderes y precursor del liberalismo. Jiménez de Parga defendió como pocos la presente España constitucional reconociendo aciertos y errores, invitando a la reforma necesaria al tiempo que a la prudencia debida. Sobre la Constitución de 1978 siempre echó en falta un concepto de lealtad que otros textos recogen explícitamente. In memoriam. MANUEL VENTERO ES DIRECTOR DE COMUNICACIÓN Y RELACIONES INSTITUCIONALES DE RTVE El Papa Francisco ha llorado Los telediarios presentan cada día noticias de abundantes sucesos, algunas con marcada reiteración, y se expone lo más negativo que acontece en