Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE MARTES, 13 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC En la muerte de Isabel Carrasco Una trayectoria intensa Isabel, la política pasional MANUEL ERICE Vivió con ruido y ruidosa ha sido su muerte. Un asesinato a quemarropa que estalló y se abrió paso ayer en la Redacción de ABC con el impacto de esas noticias inexplicables para las que acaba habiendo respuestas pero no justificación. Isabel, Isabelita para los periodistas que ironizábamos en el Valladolid de los 90 con la política más correosa que he conocido, no dirigía, mandaba. Su vehemencia era tan inasequible como desbordante la valentía con la que abordaba los problemas. Un forcado frente al toro más exigente. Así se esmeraba la responsable de Economía de Castilla y León que aupó el presidente Juan José Lucas. Cada encuentro con la consejera era navegar en aguas turbulentas, entre argumentos técnicos y frases que eran sentencias. Y no precisamente en voz baja... Isabel presumía de su título de inspectora de Hacienda, que logró como número uno de la promoción, cuando rememoraba haber compartido estudios con Magdalena Álvarez. Pero no solo entonces. Recuerdo el ansia fiscalizadora con que hubo de someter a una dirección de Caja España politizada y mal gestionada. Con razones y argumentos, pero también con una implicación personal capaz de abrir heridas en los entornos más insospechados. Porque Isabel afrontaba cada reto como si fuera el último. Isabel y el silencio nunca se entendieron. Los medios llegaron a hacer su agosto con denuncias de sueldos múltiples, viajes pagados por empresarios... Pero ella nunca se inmutó. Con insultante seguridad en lo profesional, solo le inquietaba su hija Loreto, de la que hablaba con frecuencia de madre entregada. ¿Hay alguien capaz de explicar a Loreto que por despedir a una empleada, por mucha injusticia que pueda mediar, se puede morir a tiros en plena calle? Vecinos de León asisten al levantamiento del cadáver de Isabel Carrasco