Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 9.5.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.925 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14195 8 424499 000013 EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Una inspectora española a la caza del ciberdelito Julia Viedma se encarga del Complejo Mundial para la Innovación. Instalado en Singapur, perseguirá los delitos en internet CARMEN CALVO CORRESPONSAL EN SINGAPUR IGNACIO RUIZ- QUINTANO PEPE BLÁZQUEZ Era el patrón de Casa Salvador y su muerte nos deja sin ganas de pasear la calle de Barbieri del Porrina y Caracol, Ava y Luis Miguel, los exestudiantes de Oxford, Schnabel o Bardem E l Complejo Mundial para la Innovación es un edificio de siete plantas que el Gobierno de Singapur ha puesto a disposición de Interpol (Organización Internacional de Policia Criminal) para que traslade e instale en este país asiático el núcleo de operaciones desde el que combatirá el crimen en la red. Situado en el centro de la ciudad, en el lugar que ocupaba la estación de policía de Tanglin, el diseño futurista, de lineas curvas, cristal y abundante vegetación, está firmado por el estudio de arquitectura de Melbourne, Studio 505, autor de otras construcciones famosas de la isla como los teatros Esplanade. La española Julia Viedma, inspectora jefe del Cuerpo Nacional de Policia, es la persona encargada de la transferencia de estas operaciones de Interpol a Singapur y de asegurar que las exigentes demandas técnicas y de seguridad del organismo funcionen a partir de su inauguración en abril de 2015. La contribución de Singapur ha sido fundamental, ya que la organización se nutre de los presupuestos de los cuerpos de seguridad de cada país y poner más dinero en Interpol significa quitar policías de la calle dice Julia. Por ello, hace años que la institución, cuya sede central está en Lyon (Francia) involucra a agencias externas, gobiernos e iniciativa privada en la financiación de sus proyectos. Además del apoyo económico, Singapur ofrece como ventajas su estabilidad política, la ausencia de violencia, el mínimo riesgo de ataques terroristas o desastres naturales, sus conexiones aéreas y la presencia de numerosas compañías privadas que permitirán a Interpol crear alianzas estratégicas para combatir el crimen en la red. Uno de estos ejemplos de cooperación con la empresa privada es el sistema I- Checkit, que ofrecerá a los consumidores la posibilidad de descubrir si un producto es auténtico mediante una sencilla aplicación en el teléfono móvil o a las compañías aéreas detectar si un viajero está utilizando un documento de viaje robado o falsificado. Lo importante, dice Julia, es aprovechar las nuevas tecnologías para luchar contra el delito Hoy, casi todos los delitos pasan por internet El complejo de Singapur utilizará los últimos adelantos tecnológicos y dedicará importantes recursos a Investigación y Desarrollo y a la formación continua de policías de todo el mundo. Hoy en día, los delincuentes tienen una movilidad y facilidad de comunicación que les permite operar a escala planetaria. La tecnología les permite trabajar de una manera distin- ta. Necesitamos muchos medios, desarrollo tecnológico, formación y experiencia para combatir estos crímenes, ya que, en la actualidad, casi todos los delitos pasan por internet explica a ABC la policía española. Julia Viedma está asignada a Interpol desde 1998, después de años dedicada a la lucha contra el terrorismo islámico en Barcelona y a la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDECO) de Málaga. Ha ocupado diferentes cargos de alto nivel en la organización, desarrollando, entre otros, el sistema de comunicación interno, una red tan sofisticada que nunca ha sido vulnerada por los piratas informáticos. L FOTOS: ABC Complejo Mundial para la Innovación Al frente del futurista edificio que se levantará en Singapur estará esta policía malagueña con larga experiencia en Interpol os muertos no se terminan nunca, dijo un día Ruano, con el hastío del funebrista que sabe que es una costumbre ir viviendo. Hay rachas de alivio, en que casi parece no morirse nadie, y rachas terribles, como esta última, en que llega a producirnos asombro seguir tomando café y que nos conteste alguien cuando le llamamos por teléfono. Andaba él con la media lagartijera en lo alto, pero se empeñó en apalabrar una sobremesa que dedicaríamos a Curro Fetén. Ya no pudo asistir, y ahora se ha muerto. Pepe Blázquez era el patrón de Casa Salvador (y del festín de su sobremesa) y su muerte nos deja sin ganas de pasear la calle de Barbieri del Porrina y Caracol, Ava y Luis Miguel, galgos de Romero de Torres y dentistas de calaveras, los exestudiantes de Oxford, Schnabel o Bardem. La sobremesa es el refinamiento más elevado de la cultura madrileña. Sólo precisa de tres cosas: plato de cuchara, tabaco y conversación. Pepe cocinaba los guisos del Norte (San Sebastián) con la gracia del Sur (Cádiz) Fumó más que Wayne McLaren. Y fue un gran conversador de Madrid, que consiste en oponer, al amaneramiento del chisme, la virilidad del relato, más la diplomacia del bohemio. Ramón Gómez de la Serna admiraba mucho esa memoria del bohemio madrileño para reconocer a los que ha pedido antes. ¡Se perdería la caridad si se pidiese dos veces al mismo donador! Salvo pedido, jamás repitió un cuento Pepe, y era tal su control de la escena que en su presencia todos los retratos del comedor (fantasmas pirabando de buten) cobraban actividad, también el de esa dama de vestido de lunares que en la Gran Vía increpó a Luis Miguel por llevar de la mano a un niño con puro, que resultó ser su enano de la suerte, don Marcelino (pantalón corto, media alta y zapato Gorila ¡Señora, que tengo 55 años y soy bibliotecario por oposición! Cómo vamos a echar de menos las atardecidas con Pepe, si incluso ahora que se ha muerto, y no se mueve, parece que va a hablar.