Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es cultura CULTURA 65 En el punto exacto ANÁLISIS FREDY MASSAD ARQUITECTO E Terminal 2 Aeropuerto de Heathrow en Londres EFE la gente acudía a ver aterrizar los aviones. Hemos recuperado eso, para que la gente se acerque y pueda hablar con el pasaje que ha regresado. La T 2 Heathrow es su última realización. ¿Qué novedades presenta? Heathrow es un paso adelante en muchas cosas. Es la primera terminal que consigue una calificación de excelente en Breeam, que es el certificado medioambiental del Reino Unido. Reduce un 40 por ciento las emisiones de CO 2 comparado con una terminal de la misma generación y la misma normativa. Al mismo tiempo, es una terminal de la nueva cuarta generación. Son terminales que yo llamo multitasking buscan principalmente el confort del pasajero, darle total libertad para que pase muy rápido por la terminal si quiere, sin verse forzado a acceder a las tiendas y para que tenga un espacio de calma que le lleve a disfrutar del inicio de su viaje. ¿Mantiene la arquitectura española su renombre en el mundo? ¿Hay cansancio de firmas ya muy consagradas como Calatrava o Moneo? No hay cansancio. Los nombres mencionados y muchos otros muy reconocidos a nivel internacional evidentemente responden a un momento y a una generación de arquitectos españoles que han realizado excelentes obras por todo el mundo. Ahora hay una nueva generación de arquitectos españoles también muy buenos, muy premiados y reconocidos, que están empezando a hacer también realizaciones fuera. El nivel de Hospitales aeropuertuarios Luis Vidal ha trasladado su gran experiencia en aeropuertos a los hospitales, donde intenta plasmar algunos de los conceptos propios de las terminales de aviones: el paciente es lo primero, los visitantes van por un lado y el personal médico por otro, el espacio debe invitar a la espera sosegada. A mitad de construcción se encuentra ya el Nuevo Hospital de Vigo, que está siendo utilizado para establecer los baremos de breeam el certificado inglés en hospitales. Otros centros hospitalarios proyectados en España son el Infanta Leonor, de Madrid, y Can Misses, de Ibiza. Otros proyectos son el campus para la Universidad de Loyola, en Sevilla; la nueva sede del grupo Abengoa en Madrid, y el Centro de Arte Botín en Santander, junto a Renzo Piano. El diseño interior del restaurante del Museo Reina Sofía ganó el premio de arquitectura de Madrid. Entre los aeropuertos figura el de Zaragoza (finalista del premio Mies van der Rohe) Además de su sede en la capital española, tiene oficinas en Londres y Santiago de Chile. la arquitectura española ha estado, está y continuará estando en un nivel muy alto. ¿Hay alguna característica que pueda definir la arquitectura española? Los arquitectos españoles ejercemos cada vez más lo que yo llamo arquitectura responsable: los proyectos tienen que ser económica, social y medioambientalmente responsables y viables. Desde un punto de vista económico, los proyectos no pueden depender de becas y de continua financiación pública para estar abiertos, necesitan ser autónomos económicamente. Socialmente, porque son edificios de uso siempre para la sociedad. Y medioambientalmente viables: deben responder a los retos y las necesidades de hoy. Creo que los arquitectos españoles, se defina con estas u otras palabras, están en esa línea. ¿Notan los estudios españoles la salida de la crisis? Creo que está habiendo una mejoría. Nosotros lo estamos percibiendo ya que se están empezando a generar nuevas oportunidades, tanto en España como fuera. Ha sido una crisis mundial, no solo española. No cabe duda de que ha sido una crisis muy profunda para el sector. Pero creo que la crisis ha sido positiva. Tenemos que saber entender que ha sido un momento importante para tomar una pequeña pausa, respirar, analizar, ver qué excesos se estaban cometiendo y volver al camino del que antes hablaba de responsabilidad económica, social y medioambiental. n un presente en que la arquitectura oscila entre la indigestión causada por la cultura del exceso y el alejamiento del arquitecto de sus cometidos y compromisos esenciales y la preconización (como reacción y respuesta) del retorno hacia un cierto primitivismo aupado por muchos de los que dieron alas a aquellas desmesuras encontramos en medio, y posiblemente cerca del punto exacto, para responder a las demandas de este tiempo a un tipo de arquitectos como Luis Vidal. Con una actitud discreta que no delata el importante bagaje de proyectos (ni su envergadura) en la trayectoria de un profesional de su edad, que parece anteponer la prioridad de la idea de trabajo en equipo al personalismo y que también permanece ajena a los escaparates mediáticos, Vidal actúa fundamentalmente como un solucionador. Profesional que concibe el ejercicio de la arquitectura como un equilibrado compendio de factores que debe asumir riesgos, a la vez que prevenir un fracaso que repercutiría en primera instancia en la sociedad que recibirá el edificio y para la cual éste debe ser útil. Aunque muy atenta al valor estético, en la arquitectura de Vidal se advierte una clara primacía de la búsqueda de la calidad técnica y la intención de hallar los fundamentos de innovación en el ámbito de lo tecnológico, conceptos en los que se reconoce claramente el eco de Richard Rogers y Norman Foster, arquitectos con los que Vidal ha trabajado de manera estrecha, así como la influencia adquirida en Estudio Lamela. Arquitectura de eficiencia en la que ya se descartan aquellos preciosismos innecesarios o vanidosos que eternizaron y encarecieron demasiados proyectos. Los principios de responsabilidad económica, social y medioambiental bajo los que se rige Luis Vidal Architects son los que han absorbido como propios una generación que ha aprendido de las equivocaciones del pasado reciente y que está tratando de proponer un presente para la arquitectura basado en un rigor que recupere y ponga al día los mejores valores de un legado arquitectónico no tan distante. Aunque sería ingenuo dar por totalmente seguro que la crisis haya sido realmente una oportunidad de reflexión y transformaciones y hay que tener en cuenta el riesgo de posibilidad de volver a caer en el modelo anterior y sus errores y vicios sigue ahí latente, edificios como la T 2 de Heathrow pueden leerse como posibilidades que constatan ese presente que busca construir cambios.