Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 CULTURA DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es cultura ABC Terminal para naves espaciales comerciales Denver (Colorado) TOBY MELVILLE La crisis ha sido positiva para analizar los excesos que se estaban cometiendo Entrevista Luis Vidal Arquitecto Es uno de los arquitectos españoles del momento. Una exposición en Washington repasa su trabajo e inaugura en Londres la T 2 del aeropuerto de Heathrow EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON a próxima apertura de la T 2 de Heathrow, el principal aeropuerto de Londres, que Isabel II de Inglaterra inaugurará el 23 de junio, ha atraído de pronto la atención mundial hacia este joven arquitecto español que, sin hacer gran ruido, se ha colocado en la lista de las firmas españolas más solicitadas. Creo que es el resultado de un enorme esfuerzo y de un trabajo en equipo fantástico comenta, revindicando el mérito de las setenta personas que trabajan en el despacho que creó en Madrid hace justo diez años. Un repaso de sus creaciones es la exposición Encuentros abierta esta semana en L Washington y que luego se trasladará a Nueva York. Nacido en Barcelona en 1969 y formado en Greenwich, Luis Vidal ha ganado una gran experiencia en el diseño de aeropuertos lleva más de diez y eso le ha valido la selección para el proyecto del primer spaceport del mundo: una terminal para naves espaciales comerciales que se construirá en Denver (Colorado) ¿Lo del espaciopuerto no es ciencia ficción? La tecnología para realizar vuelos suborbitales está a la vuelta de la esquina. En cuatro o cinco años llegará al público general. Suponemos que será un estrato social relativamente pequeño el que podrá acceder a ese tipo de vuelos, por un problema de coste, pero este se irá reduciendo con el tiempo. Luis Vidal, en la nueva T 2 del aeropuerto de Heathrow en Londres REUTERS Lo que harán estos vuelos es volar diez veces más alto que la aviación comercial actual. Ahora se está volando a diez mil metros; este tipo de naves volarán a cien kilómetros. Lo que hacen es subir a esa altura, aprovechar la rotación de la Tierra y el ángulo de reentrada para poder abarcar un vuelo intercontinental en dos horas; en ese tiempo, por ejemplo, se podrá ir de Washington a Sidney. ¿Es un proyecto muy distinto al de un aeropuerto convencional? Sí. Para empezar la escala es muy diferente. Ahora mismo son terminales muy pequeñas. Tampoco son terminales muy complicadas o sofisticadas en términos de seguridad y equipaje, porque no se van a mover grandes números de pasajeros ni de equipaje. Lo que hemos querido hacer es recuperar el romanticismo y la excitación de volar. Antiguamente, en las terminales siempre había una terraza donde