Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 INTERNACIONAL DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es internacional ABC Actuación policial politizada El viceprimer ministro norirlanés y líder del Sinn Féin, Martin McGuinness, denunció ayer en un acto de homenaje a Gerry Adams en Belfast que las alegaciones contenidas en libros y artículos que el Servicio de Policía de Irlanda del Norte está mostrando a Gerry como pruebas de que estaba en el IRA en los 70 circulan desde hace 70 años, pero solo los sacan ahora Y preguntó, ¿No es eso una actuación policial politizada? Le respondieron con aplausos decenas de seguidores concentrados. El Sinn Féin atribuye el arresto a un supuesto lado oscuro de la policía norirlandesa, y considera que perjudica a los 350 candidatos que presentan en los comicios locales del próximo día 22. El enfado crece por minutos dijo el viernes Gerry Kelly, otro líder de la formación republicana. AFP M. Anderson, del Sinn Féin, y el vicepresidente norirlandés, McGuinness, piden ayer la liberación de Adams El caso Adams enfría el clima de encuentro entre viejos enemigos McGuinness califica las sospechas de su pasado en el IRA de rumores y cotilleo BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES En los documentos del gobierno norirlandés no existe la palabra terrorista Y los textos oficiales se refieren a un etéreo aquí para evitar tener que optar entre el Irlanda del Norte que prefieren los unionistas y el Norte de Irlanda empleado por los católicos republicanos. El fruto más valioso de los acuerdos de Viernes Santo de 1998 no fue la paralización de la violencia, que pervive desde entonces en el Ulster aunque en dosis muy moderadas, sino la genuina vocación de encuentro entre viejos enemigos encarnada en el liderazgo compartido entre unionistas radicales y el Sinn Féin en el Ejecutivo autonómico que surgió del tratado de paz. El ministro principal y el ministro principal adjunto conforman un vértice bicéfalo de una administración regional que opera con una doble cadena de mando, según explican a ABC varios funcionarios norirlandeses consultados. El primero es en la actualidad Peter Robinson, líder del Partido Unionista Democrático que en su día fundó el reverendo lealista Ian Paisley. Y su adjunto es Martin McGuinness, un excomandante del IRA que, en calidad de viceprimer ministro norirlandés, fue invitado el mes pasado a una cena de gala en el palacio de Windsor. Ambos comparten la responsabilidad en materia de víctimas y sobrevivientes según un esquema institucional diseñado precisamente para empujar a los viejos extremos del conflicto a una convivencia forzosa para afianzar la paz. Este frágil matrimonio de conveniencia ha llevado a generosas renuncias históricas de los dos partidos más beneficiados electoralmente por el acuerdo de paz. Pero está ahora al borde de la ruptura tras la detención el miércoles pasado del presidente del Sinn Féin. Trucos sucios Gerry Adams fue el artífice de la conversión a la paz del movimiento republicano norirlandés, y su voz en los acuerdos que impulsaron Blair y Clinton a finales de los 90. Por eso, ayer, el homenaje en su honor organizado por su partido estaba presidido por carteles que decían, Defended el proceso de paz, liberad a Gerry Adams con una foto acompañado por Mandela. En el acto, McGuinness actuó como orador principal para denunciar que las sospechas de que Adams era el líder del IRA en los 70 no son más que rumores, cotilleos y viejas páginas de periódico trucos sucios que ya se usaron en 1978 dijo- para detener al líder republicano después de una matanza del IRA contra un hotel de Belfast. Adams ha sido detenido esta vez por su posible conexión con el asesinato en 1972 de Jean McConville, una protes- tante convertida al catolicismo y madre de diez hijos al que el IRA acusó falsamente de chivata. El presidente del Sinn Féin ha negado siempre cualquier relación con el caso. Y, desde el arresto el miércoles, McGuinness ha responsabilizado de ello a una cábala o lado oscuro de la policía norirlandesa, a la que se refirió ayer como minoría resentida heredera del Royal Ulster Constabulary. El cuerpo policial norirlandés en los años del conflicto estaba compuesto esencialmente por protestantes, y coprotagonizó con el ejército británico la represión de la violencia. Para disociarlo de aquello, el cuerpo fue rebautizado en 2001 como Servicio de Policía de Irlanda del Norte. La policía tiene hasta las ocho de la noche para poner en libertad a Adams o presentar cargos en el marco del caso McConville, por el que ya han sido arrestadas siete personas en los últimos meses. La investigación se reactivó en 2010, después de que salieran a la luz las acusaciones contra Adams de un excompañero de filas, ya fallecido, que le señala como la persona que ordenó el secuestro y asesinato de Jean McConville. El testimonio forma parte de un archivo oral del conflicto del Boston College, un proyecto objeto estos días de pin- Plazo hasta hoy a las ocho La policía norirlandesa tiene hasta las ocho de la tarde para liberar a Gerry Adams o presentar cargos tadas amenazadoras en el Ulster. En el caso de presentación de cargos, el Sinn Féin ya ha advertido que se replantearía su apoyo a la nueva policía norirlandesa. Esa ruptura supondría desactivar uno de los tres pilares del acuerdo de paz: el primero fue el establecimiento de la autonomía norirlandesa, con un parlamento de 108 diputados y un gobierno multipartito de doce ministerios; el segundo fue la creación de un marco de cooperación con la República de Irlanda, para satisfacer la ambición territorial de los republicanos; y el tercero fue, precisamente, la transferencia al Ulster de las competencias sobre Justicia e Interior. Desde entonces, unionistas y republicanos han asumido la corresponsabilidad en la desmovilización de excombatientes, por un lado, y en la reparación de las víctimas del conflicto, que causó 3.500 víctimas mortales. Un proceso que ha despertado progresivamente la demanda de justicia por parte de las víctimas. En un proceso de desmovilización, ofreces garantías a los combatientes de que su pasado no será un problema; pero las víctimas cada vez presionan más para que se investiguen los casos históricos nos explicaba Shwan Reming, de la Queen s University de Belfast. Así, la policía norirlandesa mantiene abiertas cientos de investigaciones de crímenes del IRA y de los grupos terroristas lealistas, así como sobre la matanza de civiles a manos de paracaidistas británicos en el domingo sangriento de 1972. Esta reapertura de heridas históricas, agravada en el imaginario republicano con la detención de Adams, tienen lugar en una comunidad que no ha cerrado la puerta al miedo y a la memoria. Se calcula que existen aún unos 80 muros de la paz la mayoría erigidos después del acuerdo de Viernes Santo de 1998.