Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 PRIMER PLANO La Universidad no funciona Las claves de los mejores campus DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC Modelos excelentes que dominan el Estados Unidos Reino Unido Las donaciones privadas, clave de la financiación E. J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON La universidad como reflejo del culto a la libertad legislativa conocida como cédula real (o royal charter en inglés) Se trata De regreso de unas jornadas sobre la de una fórmula legal extraparlamenTransición española en Oxford en 1985, taria de origen medieval utilizada para el exministro de Exteriores José Ma- la creación de ciudades, de la BBC, o ría de Areilza concluía que lo que de- la Royal Opera House, que consiste en fine a Oxford es el permanente proce- un pergamino que firma la Reina y cusso dialéctico que lleva dentro de su todia el parlamento. vida ciudadana, la educación del homPompa británica al margen, este bre, el diálogo permanente del que en- tipo de acta fundacional garantiza una seña con el que aprende barrera de contención ante el ansia exSu definición captura el ADN libe- pansiva de los intereses políticos. Una ral que caracteriza la cultura acadé- autonomía real, no solo formal con mica británica. El culto sus excepciones puntuaa un intercambio de ideas es naSin politización les a la norma, comocon el permanente, a la originatural compatible La moneda de hecho de que la gran malidad del pensamiento, a cambio dentro yoría de las universidades la autocrítica como punde los muros to de partida. Lo que en británicas están financiamuchos países, como Es- académicos son das, total o parcialmente paña, son palabras vacías las ideas, y no por el Estado. cortadas y pegadas de deCon gran coste polítilas filias y creto en decreto, en el fobias políticas co, la coalición de conserReino Unido constituyen vadores y liberales que una garantía permanengobierna desde 2010 dete de que la moneda de cambio den- cidió en diciembre de aquel año, en tro de los muros académicos son las plena era de la austeridad, elevar las ideas, y no las filias y fobias político- tasas académicas máximas que puepartidistas. den exigir las universidades en InTodavía hoy, Cambridge es la uni- glaterra hasta las 9.000 libras anuaversidad que más premios Nobel ha les (11.000 euros) frente al techo anproducido del mundo. La mayor par- terior de 4.000. En Escocia, las tasas te de las universidades británicas son son sufragadas aún por fondos púconstituidas, no por ley estatal o au- blicos. Este notable incremento ha tonómica, sino por una arcaica figura comenzado a producir un desvío de BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES Gran parte del secreto del éxito de las grandes universidades de EE. UU. está en su financiación, de la que las donaciones constituyen una parte importante. Esas donaciones, realizadas por antiguos alumnos, particulares, organizaciones y empresas, marcaron un récord en 2013, después de que años anteriores la cifra hubiera decrecido por la crisis. Así, el año pasado el dinero recibido a través de esta vía fue de 34.000 millones de dólares, un 9 más que en 2012. Las diez principales con más donaciones recibieron al menos 400 millones cada una. El primer lugar de la tabla fue para la Universidad de Stanford, que obtuvo 931 millones de dólares. El segundo puesto lo ocupó la Universidad de Harvard, con 792 millones. La razón de esas grandes sumas está en que los centros no solo se dedican a la enseñanza, sino que una sustancial parte de su actividad y recursos va a la investigación y otras operaciones. Realizan investigación médica, tienen programas artísticos, cuidan a los donantes. Si vas a dar más de cien millones, probablemen- te tienes un propósito en mente y tratas de ser efectivo en una determinada área de cambio social o desarrollo científico declaró a US News Ann Kaplan, directora del estudio sobre las aportaciones económicas a las universidades de EE. UU. Otro motivo de la calidad de la enseñanza de los principales centros, conocidos en el mundo anglosajón como Ivy (hiedra) por las enredaderas que cubren los históricos edificios de Oxford y Cambidge y que copiaron algunas facultades al otro lado del Atlántico, es la mayor globalización de su alumnado. Comparado con los alumnos admitidos hace veinte años, Harvard recibe ahora un 27 menos de estudiantes estadounidenses, y Yale un 24 Ese descenso está cubierto por estudiantes extranjeros, cuyo número se ha doblado en las universidades de EE. UU. desde 1994 y supone un promedio del 10 según un extenso artículo publicado el domingo en The New York Times La mayor cuota de alumnos extranjeros permite en ocasiones matrículas más altas, al tiempo que, tratándose muchas veces de estudiantes procedentes de familias adineradas, garantiza donaciones de esos futuros antiguos alumnos.