Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 17 HACIENDO AMIGOS que otorga a cualquier ciudadano europeo el derecho de participar en todas las elecciones locales, en todas partes de Europa, allí donde resida. De este mismo artículo se deriva la protección consular de la UE para cualquier ciudadano europeo, allí donde sea amenazado. Como propone acertadamente Ana Palacio, la exministra de Asuntos Exteriores española (Carta a Europa, 15 de marzo de 2014, publicada por FAES) basándose en este Artículo 9, debería refundarse un nuevo dinamismo europeo, la próxima etapa. Por tanto, entre lo que habrá que elegir realmente el 25 de mayo, aunque por desgracia de forma implícita y con pocas explicaciones por parte de los candidatos, es entre una mayor ciudadanía para cada uno en Europa y la regresión a la condición de sujeto en nuestros respectivos países. Esta vuelta al sometimiento es todavía más evidente, aunque maquillada, en los proyectos independentistas de Cataluña o Escocia, ya que estos partidos, en el extremo opuesto de la idea europea, añaden una característica etno- cultural además de nuestra dependencia territorial. Una campaña a favor de la ampliación del Artículo 9 y del incremento de la ciudadanía alejaría el debate de las falsas alternativas entre nación y Europa, porque no existen soluciones nacionales, y aún menos regionales, para las exigencias prioritarias del desarrollo, del medio ambiente, de la energía o de la inmigración: todas ellas dependen del concepto de ciudadanía que se adopte. Por ejemplo, ¿el destinatario del crecimiento económico es el Estado nacional (la potencia) o el individuo (la felicidad personal) ¿Es el inmigrante un ciudadano como los demás y con qué derechos? ¿O habría que considerarlo eternamente como un sujeto del Estado del que huye? ¿La moneda tiene que servir al Estado, facilitando el gasto público, o tiene que proteger al ciudadano al que, por su parte, le interesa que sus ahorros no sean gestionados por el Estado? Espero que constatemos, gracias a estos ejemplos, que cualquier debate europeo puede reconducirse hacia esta elección entre el Estado y el ciudadano. Esto reaviva el génesis de Europa que deberíamos recordar siempre: sobre los escombros de la II Guerra Mundial y para que no volviese a producirse nunca, los fundadores de la UE quisieron limitar los poderes de los Estados nacionales, que históricamente alteran la paz, para reforzar los derechos del ciudadano, que esencialmente quiere la paz. En el momento de votar, habrá que pensar en estos orígenes olvidados demasiado rápido, en Ucrania y en el Artículo 9 de Maastrich. Lo que está en juego no es tan abstracto como parece cuando se formula así. IÑAKI EZKERRA EL ESPÍRITU DE LISBOA El 24 de mayo en Lisboa se van a confrontar y a dejar la piel dos eternos rivales entre los que no hay odio M ROCA pues a nadie le salen esas palabrotas por la boca a no ser que sean moneda corriente en su vocabulario. Lo mismo que el Rey pidió perdón por faltar a la dignidad de su cargo, así la vicepresidenta debería pedir perdón por su ofensivo lenguaje. Me parece muy triste ver al ABC mutilando frases para hacerle un favor al PP. Los hay que leemos otros periódicos sin censura Pese a lo que escribe, ABC reprodujo íntegramente la literalidad de la frase de la vicepresidenta en las páginas de la sección de España, aunque evitó en su portada lo más grueso de la expresión en consideración a la sensibilidad de los lectores. para comentar un extremo de un artículo de Gabriel Albiac aparecido en las páginas de Opinión, el del 1 de mayo. Un artículo laudatorio del expresidente José María Aznar decía con el que estoy completamente de acuerdo. Sin embargo, creo que debería aclarar y ampliar una frase de su artículo: Para cantar loas o diatribas está otra gente: clérigos, hombres de secta... En suma, necios Mi pregunta a Gabriel Albiac es: ¿Los clérigos son necios? rebajando así mucho ese completamente de acuerdo con el que había comenzado su carta. MARÍA DEL PILAR SAGUAR DELGADO. Sufro cada vez que leo en nuestro periódico esa designación del dirigente político Sr. Duran i Lleida, en la que le tildan de social cristiano o de demócratacristiano Hace bastantes años de que en Italia, y algunos otros países, este tipo de partidos dejaron de existir, dejando en paz al cristianismo de estas confrontaciones políticas. Me duele que cada vez que se cita a ese señor se añada como coletilla algo que en ningún modo se acerca a la realidad, al menos en cuanto a la vertiente pública de este político dice. Un enigma sobre Aznar Días después escribía ANTONIO SANTATECLA CARRO Dudas sobre un demócratacristiano Una nota más sobre terminología usada en las páginas del periódico, ésta a cuenta de una misiva enviada por Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. I admirado Luis Ventoso me dio ayer una alegría en su columna al piropear generosamente y rebatir tajantemente una Tercera de ABC que yo había escrito contra la Gran Belleza la oscarizada película de Paolo Sorrentino. Creo que es la primera vez que me pasa algo así: que alguien me elogia para mostrarme su absoluto desacuerdo. Creo sinceramente que no se puede aspirar a más en este país y en este oficio tan duros, en los que a menudo nos niegan el agua y nos ponen a caldo los que están totalmente de acuerdo con nosotros y justamente por eso mismo. Creo, en fin, que la columna de Luis, que casi me convence con sus desprejuiciados argumentos y su tono afectuoso; es decir el buen rollito que hay entre nosotros, sintonizaba muy bien con el acontecimiento que ha marcado la semana que hoy se cierra: el anuncio de esa cita que van a tener el día 24 de este mes en Lisboa esos dos grandes equipos de fútbol madrileños entre los que ha habido, hay y habrá siempre una proverbial, radical y hasta tribal rivalidad milagrosamente exenta de odio. En Lisboa, España va a tener la oportunidad de dar al planeta la mejor prueba de superación de una crisis nuestra que no es económica sino anterior a ésta. Por una vez en la vida va a haber un partido importante de españoles contra españoles en el que no se van a ver pancartas contra España; en el que no se van a proferir las consignas del mal rollo; de la inquina y el desdén al hermano; en el que no va a existir el menor peligro de que ni el Real Madrid ni el Atlético de ídem, ni merengues ni colchoneros, se entreguen al triste papel que suelen hacer esos clubes de fútbol que son algo más que un club Voy a tocar madera, pero yo casi me atrevería a jurar que no se verán en la gradas del estadio de La Luz otra tensión que no sea la estrictamente futbolística ni extemporáneas esteladas o bicruzadas. No sé por qué me da que no va a haber un puzle de pancartinas en el que pueda leerse: Madrid is not Spain Duran i Lleida ha dicho que en Madrid se disfruta con la confrontación Tiene toda la razón. Pero a Duran i Lleida hay que explicarle que eso es lo sano, porque confrontación no es sinónimo de enfrentamiento sino lo contrario. El hecho de que él confunda esos dos términos ya es muy significativo. Confrontarse es disfrutar de la diferencia del otro, aceptar en el otro su diferencia, dejarle ser sin dejar de ser nosotros. Decir que hay que evitar la confrontación es decir que hay que acabar con el pluralismo. El 24 de mayo en la capital lusa se van a confrontar y a dejar la piel dos eternos rivales entre los que no hay aversión. Yo creo que España debe vender al mundo y venderse a sí misma el Espíritu de Lisboa, esto es el arte de disfrutar de un equipo, de un juego, de un artículo contrarios al de uno. Por cierto, ahora que hablamos de esa bella ciudad portuguesa, me ha parecido un bodrio la película Tren de noche a Lisboa Lo digo, Luis, con la esperanza de seguir confrontándonos.