Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE DOMINGO, 4 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC Varios aficionados del Nápoles atienden en el suelo a otro, herido de bala antes de la final de la Copa de ayer en Roma EFE Final de la Copa italiana Los ultras están al mando El estadio Olímpico de Roma recibía al Nápoles y a la Fiorentina para la final de la Copa italiana. Horas antes, dos aficionados napolitanos sufrieron una emboscada. Los sacaron del coche y los tirotearon. Uno de ellos quedó en estado crítico por un balazo en el pecho. El otro recibió un disparo en la mano. Fue solo el más grave de los enfrentamientos entre hinchas de los dos equipos en diversos puntos de la ciudad. Hubo al menos otro herido de bala en un brazo. Hasta ahí, quedaba espacio para pensar en cierto marginalismo de la violencia de los sectores más extremistas de las aficiones. Quizá se trataba de algo perfectamente aislable, sin mayor repercusión en el conjunto del fútbol italiano. Pero cuando los espectadores ocupaban ya sus asientos, quedaron claros los síntomas del intolerable peso de los ultras en el fútbol italiano. Después del lanzamiento de varias bengalas al campo, la escena de una rendición. Marek Hamsik, jugador del Nápoles, se acercó a negociar con los cabecillas de los ultras. El fútbol pidiendo permiso al terror. Antes de comenzar a jugar, abuchearon el himno italiano, mientras en el palco, el primer ministro, Matteo Renzi, aficionado de la Fiorentina, lo cantaba. DEPORTES Enfrentamientos de aficionados del Nápoles con la Policía de Roma EFE