Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 2.5.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.918 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14185 8 424499 000013 EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Un millón por el manuscrito de la mejor canción de Dylan Sotheby s pone a la venta un capítulo fundamental de la historia del rock: el texto original del popular tema Like a Rolling Stone JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK IGNACIO RUIZ- QUINTANO ZALE De la crisis nos sacará el fútbol, que con la Gran Final resume la Marca España en Marca Madrid, invitando a pensar qué sería de España de haber llevado su capital a Lisboa A mediados de junio de 1965, Bob Dylan estaba de vuelta en Nueva York tras una gira por Inglaterra. Era un cantautor consolidado de la escena folk, con varios años subido a los escenarios de los garitos del Village neoyorquino y con éxitos rotundos, como Blowing in the wind Pero no estaba cómodo con su condición de líder de la canción protesta, de protegido de Joan Baez, de letra comprometida y guitarra de palo. Durante ese año y el anterior, había experimentado con el uso de instrumentos eléctricos en sus grabaciones. El 15 de junio se metió en el estudio de Columbia Records en la Séptima Avenida con la calle 52 con unos papeles que cambiarían el curso de la música. En esa época, Dylan estaba en plena catarsis creativa. Escribía prosa, poemas, canciones, pensamientos, sin descanso. En uno de sus ataques creativos, vomitó en sus propias palabras, un texto de unas diez páginas que incluía una frase cautivadora: How does it feel? ¿Qué tal siente? Dylan filtró el texto para dejarlo en la letra de una canción, Like a Rolling Stone que se convertiría en uno de los himnos de la música popular del siglo XX. Casi medio siglo después, ese trozo de la historia musical sale a la venta. Lo subastará Sotheby s en Nueva York el 24 de junio en una velada dedicada a recuerdos del pop y el rock que ha sido bautizada como De Presley al punk: una historia del rock roll Se trata de cuatro folios firmados por Dylan, con correcciones y añadidos que son el boceto final de la letra de Like a Rolling Stone Para Sotheby s, es el manuscrito de música popular más importante que haya salido a subasta con la canción que transformó a Dylan de cantante de folk a icono del rock Esto es suficiente para que, según la casa de subastas, las hojas tengan una estimación de entre uno y dos millones de dólares (entre 700.000 y 1,4 millones de euros) Himno de América Cuatro folios en los que Bob Dylan escribió y corrigió el texto de Like a Rolling Stone en 1965, salen a la venta desde 700.000 euros Lo cierto es que Like a Rolling Stone significó un nuevo camino para Dylan y para la música popular, dominada entonces por el folk serio y comprometido y por el rock dulzón e inocente (la canción llegó al número dos del Billboard de EE. UU. no pudo superar a Help de los Beatles) Dylan mostró la vía hacia un rock profundo, poético, con mensaje y desgarro. La canción influyó en las siguientes generaciones del rock y ha sido versionada hasta la saciedad, desde Jimi Hendrix hasta Bob Marley. Pero Like a Rolling Stone no lo tuvo fácil. Columbia Records no confiaba en una canción alejada del folk y que duraba más de seis minutos. La dejó en el cajón de las grandes canciones incomprendidas por los ejecutivos de marketing, pero Shaun Considine, que trabaja en la discográfica, consiguió distraer una copia y llevarla al club Arthur, en la calle 54, entonces el local de moda de la ciudad. El DJ la pinchó y el efecto en la sala, frecuentada por otros pinchadiscos y personalidades de la industria, fue sísmico según explicó Considine a The New York Times Columbia reconsideró su decisión y el 20 de julio de 1965 publicó el single. Springsteen recuerda lo que sintió cuando por primera vez escuchó la canción: Sonaba como si alguien hubiera abierto de golpe la puerta a tu mente A l final, de la crisis nos sacará el fútbol, que con la Gran Final resume la Marca España en Marca Madrid, invitándonos a repensar qué sería de España de haber llevado su capital a Lisboa en vez de dejarla en Madrid. Cuando el 98 decía que una seña de nuestra prosperidad es el cuero, no sabía hasta qué punto daba en el clavo, y eso que Azorín no vio a Trinidad Jiménez con aquella chupa negra de anuncio de Jacks para asaltar a Manzano en el Ayuntamiento de Madrid: Aznar se asustó tanto que hizo llamar a Gallardón. Ahora el cuero nos lleva a Portugal, y la alegría por la final se suma a la alegría por la eliminación de las tasas de basuras, de manera que lo que nos ahorremos de socaliña municipal lo destinaremos al gran botellón de Lisboa, y ya podría moverse la señora Botella un poco cerca de la UEFA relaxing cup of café con leche con Platini) para cambiar la fecha del 24, San Zoilo, por la del 15, San Isidro, que en Lisboa el Real haría de santo, y de yunta, el Atlético, ese equipo que ara, ara y ara... Pero en Lisboa veo más una pelea como la de Tony Zale con Rocky Graziano en el Yankee Stadium, de la que George Steiner ¡Steiner! aún recuerda cómo los compañeros de Zale en la siderurgia de White City avivaron y redujeron alternativamente la llama de los altos hornos en señal de homenaje. Jamás olvidaré el jubiloso resplandor amarillo blancuzco y rojo fuego ¡colores atléticos! que se extendió sobre el lago. En el descanso del quinto, destrozado por los puños de Graziano, y con una mano rota, Zale fue abofeteado a conciencia por sus segundos, que lo revivieron de tal modo que al iniciarse el sexto recibió a Graziano con una derecha que valía un K O. y el título mundial de los medios. Y veo más en Zale al Atlético. Y, como la siderurgia madrileña es la sicalipsis, veo las barras americanas de la capital atestadas de hinchas avivando y reduciendo copas ¡el lago de Steiner! al grito de viva Madrid que es mi pueblo.