Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 ABCdelOCIO VIERNES, 2 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC ref ln p eopa t pfb La dolce vita Montalbá POR FERNANDO R. LAFUENTE l genio de un novelista se muestra en la creación de personajes. Seres de papel que logran entrar en la vida del lector e instalarse en su memoria para siempre. Andrea Camilleri (1925) es de esos escritores. El comisario Salvo Montalbano (homenaje a Manuel Vázquez Montalbán) es el protagonista de una serie de historias, surgidas hace ahora veinte años, localizadas en la imaginaria Vigàta (Sicilia) con el que Camilleri ha trenzado un mapa memorable de tramas, junto a otros personajes inolvidables y un sentido del humor extraordinario. Se publica estos días una nueva entrega, Juego de espejos y uno vuelve a Montalbá y se enreda desde las primeras páginas en la vorágine laberíntica de un caso a resolver. Lo relevante en el autor siciliano es la enorme capacidad de seducción que imprime a la atmósfera y el clima en el que se desenvuelven el comisario y sus ayudantes. Esta vez el título hace alusión a ese inolvidable, y ya clásico, final de la película de Orson Welles, La dama de Shanghái Aquí, también, una despampanante mujer, Liliana, vecina de Montalbano, será el origen de las idas y venidas, de las amenazas y los equívocos en los que se desenvuelve la acción. E Juego de espejos Andrea Camilleri. Salamandra, Barcelona, 2014. 224 páginas. Traducción de Teresa Clavel Lledó. 15 Comisario Montalbano La 2. Sábados. 21.30. Serie completa en 18 DVD. Rai 2006. 42,31 Cuando salí de Cuba Ternera, 4. Tel. 91 522 93 18. 28103. Madrid. 20 Camilleri crea una estela de tipos, los ayudantes de Salvo, Fazio (siempre conciso y exhaustivo en sus investigaciones) y Mimí Augello (un bon vivant, eficaz y ligón insuperable) el secretario formidable Catarella (Cataré) el forense (el caustico Dr. Pasquano) y entre ellos, jueces, fiscales y el siempre presente jefe superior de Policía. Qué sería de las industrias y andanzas de Montalbano sin su asistenta (y cocinera) Adelina, con sus espléndidos arancini y la sempiterna Trattoria de Enzo. Uno de los aciertos de Camilleri autor de obras de teatro y guiones televisivos es trazar el perfil de cada uno de ellos a través de sus diálogos. Las expresiones, las frases, los comentarios, las interpretaciones de los hechos sucedidos conforman la clave de la narración. Lo mismo ocurre en la excelente serie de televisión que la RAI emitió (y que ahora se pasa por La 2, TVE) con el hallazgo de un Montalbano, interpretado de manera excelente por Luca Zingaretti, de una pieza. Y el acierto, también, de caracterizar al resto de los personajes bajo la estela especial que muestran en las novelas. Montalbá ya es alguien de la familia, a quien añoras cuando transcurre demasiado tiempo sin un nuevo episodio a la mano. La sencillez de Camilleri, en medio de la complejidad de la vida, es una cualidad condenadamente inigualable. Y ahora un respiro criollo. Cuando salí de Cuba es uno de esos lugares modestos y cotidianos en donde se disfruta una comida cubana de primer orden: tamales, tostones, fritura de malanga, chicharrones (torreznos) ropa vieja y papaya, entre tantos otros exquisitos platos componen una balada de sabores y placeres que habrían hecho feliz al exigente gourmet que es Montalbá. Nada menos. oE V RE DQR? BHVEuVUTuR 6? RP V R HV DQR? V 6 q gc shs qVELRV T; BÒE RE RH R VUHRTMGMRE D RHRPMSD Una imagen de la serie Comisario Montalbano ABC