Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ABCdelOCIO VIERNES, 2 DE MAYO DE 2014 abc. es ABC C ine Eugenio Derbez Me ven como llave del mercado latino Al mexicano le llueven las ofertas de Hollywood tras arrasar con No se aceptan devoluciones PABLO PAZOS L a vida del mexicano Eugenio Derbez cambió de la noche a la mañana con el estreno de su debut como director, No se aceptan devoluciones Rostro televisivo muy conocido en Iberoamérica, se vio catapultado a una nueva dimensión cuando el filme arrasó en en Estados Unidos. La primera semana fue espectacular y avasalladora: 26.000 dólares por sala. Una cifra que solo hacen Avatar o Los Vengadores Con 347 salas, frente a películas con 3.500, nos colamos hasta el segundo lugar. Los cines estaban llenos de la mañana a la noche rememoraba Derbez a principios de abril, durante su paso por Panamá con motivo de los premios Platino, donde fue elegido mejor actor (es también el protagonista) En total, la cinta recaudó casi 40 millones de euros solo en territorio estadounidense, aupada en un primer momento por un público netamente latino. Los americanos decían: ¿Por qué hay tanta cola? ¿Qué pasa con esta película? La industria dijo: ¿De quén es? Empezó a haber mezcla de razas Un éxito para el que Derbez todavía le cuesta encontrar una explicación. Creo que tiene magia, conecta muy bien con el público a nivel emocional y ha tocado corazones describe. El filme, en parte autobiográfico, cuenta la historia de un mujeriego que se ve de pronto al cargo de un bebé, con el que viaja a Los Ángeles en busca de la madre, que no aparece hasta que la niña ha cumplido 7 años y ambos han formado una familia. La niña, interpretada por la jovencísima Loreto Peralta, es precisamente una de las claves del éxito. Es una joya, una maravilla se deshace en elogios Derbez. Hasta dar con ella, sin embargo, pasó Muchas más balas sobre Bollywood GANGS OF WASSEYPUR. PARTE 2 Eugenio Derbez y Loreto Peralta, padre e hija en la cinta algo parecido a un tormento. Busca- culas que conectan con ellos. Conozco ba a un niño bilingüe de unos 6 o 7 a ese público, pero no quiere decir que años, rubio, de ojos azules y carismá- tenga el secreto al 100 tico, pero no daba con el adecuado. Ni Y, sin embargo, este cuento de hadas, siquiera el replantearse que fuera una que Derbez llevaba 12 años intentando niña dio resultado. Faltando semana contar, estuvo a punto de no escribirse. y media, desesperado, a punto de Me costó mucho entrar en el cine parar la filmación, dije por Twiporque venía de la televisión. Se tter: Si alguien conoce a alme cerraban las puertas y de Hicimos guien así, mándemelo A cidí que la única manera era 26.000 Loreto la recogía su madre darme trabajo a mí mismo. dólares por en la escuela cuando otra El obstáculo que me puso el sala, como madre le comentó el pecucine fue lo que me motivó a Avatar liar anuncio. Y así aparece hacer la película Justo cuanesta niña, que nunca había do tenía pensado estrenar y todado clases de actuación marse un año sabático, llegó el éxiDerbez canceló su contrato televisi- to. Es una montaña rusa. Han sido los vo y se trasladó con su familia a Los Án- seis meses más intensos de mi vida geles, donde le llueven las ofertas. Los confesaba, a punto de ser padre de nueamericanos me ven ahora como la lla- vo y cambiar de residencia. Un cambio ve para acceder al mercado latino. No que no le asusta. Le tengo mucho miecreo que sea así. Hay que tener un pro- do a la mediocridad. Ese es mi mayor ducto bueno. La gente no es tonta avi- miedo. Lo trato de suplir con trabajo, sa. Una responsabilidad que asume con pero me he vuelto workaholic (adicto al modestia: Hollywood se dio cuenta de trabajo) y tampoco es bueno. Me cuesque los latinos van al cine cuando hay ta trabajo divertirme. He querido tener una película que les interesa. No creo más vida, esa ha sido una de mis metas que sea precisamente yo, simplemente para este año. Ese es mi mi miedo: no hay un mercado descuidado y hay pelí- vivir todo lo que quiero vivir Dirección: Anurag Kashyap. Intérpretes: N. Sidiqqui, M. Bajpayee... O. R. M. N Comedia padresita y cantinflera NO SE ACEPTAN DEVOLUCIONES Dirección: Eugenio Derbez. Intérpretes: E. Derbez, L. Peralta. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE l éxito de esta película y de su director y protagonista, Eugenio Derbez, ha sido enorme en México y en otros muchos países, pero el éxito, ya se sabe, suele ser algo sospechoso, al menos para la E crítica de cine cuando llega a hacer su trabajo después que él. Sea o no sospechoso, lo que no es nunca el éxito es casual: No se aceptan devoluciones ni cuenta una historia especialmente reveladora ni lo hace tampoco de un modo brillante, pero... Su pareja protagonista es un tratado de química: un mujeriego y zascandil con deje de Cantinflas y una niña recién nacida que le deja en su puerta una de sus amantes ocasionales que se da a la fuga. Eugenio Derbez y la niña Loreto Peralta tienen esa complicidad, ese juego de frases y movimientos, esa naturalidad en el trato y en el retrato que tan bien cala en el público, recala en las taquillas y saca de quicio a la crítica que ve en ello un antídoto a su pastilla para la acidez. Naturalmente que es una comedia familiar, y naturalmente que está trufada de guiños sentimentales, y naturalmente que alude a la pinche guerra de sexos y al tópico de las güeritas gringas, y naturalmente que bromea con la frontera entre México y Estados Unidos, y naturalmente que le echa sacarina al café, y naturalmente que se alía con las zonas cómodas del espectador... todo lo cual nos indica que Eugenio Derbez es lo suficientemente hábil e ingenioso para conseguir que tenga éxito lo que pretendía que lo tuviera y no era nada fácil. o es, en realidad, la parte 2 de Gangs of Wasseypur sino su segunda mitad, por lo que resulta más que conveniente no meterse a ella sin haber visto antes la primera. De hecho, el arranque de esta segunda parte es el desenlace de la anterior, con la muerte de su protagonista, Shardar Khan, y la entrada en el juego mortal de sus descendientes. De presentación ahora tanto sirve la usada en el comentario a su primera parte: la narración enfoca varias generaciones de una familia carcomida por la violencia y la venganza durante el último medio siglo en una localidad de la India, lo cual convierte a esta familia en una prima lejana de los Corleone. El centro lo ocupará Faizal Khan, el hijo mayor de Shardar, y un personaje con mucho más calado, complejidad y aroma shakespeariano, que conduce la trama hacia niveles de mezquindad y violencia aún mayores. El director, Anurag Kashyap, aprieta el pedal del acelerador, engrandece el papel de los secundarios (hay un friso de tragedia griega en el cruce de traiciones en los personajes de fondo) y pone su cámara al servicio de un naturalismo de calle y una raro sentido del humor, con persecuciones grotescas y exceso de metralla... o falta de puntería. La impresionante música, lo singular de su filmación, de la personalidad del plano y la conjugación de secuencias, lo exótico de los sentimientos que sostienen la brutal y enrevesada trama, o la relación nunca evidente entre los personajes convierten a este película, toda entera, en una obra mayor de un género en el que creíamos haberlo visto ya todo.