Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 GENTESTILO VIERNES, 2 DE MAYO DE 2014 abc. es estilo ABC Cressida y el príncipe Enrique se pelearon por un billete de avión El Príncipe no quiso pagarle 790 euros de un vuelo. Eso provocó la ruptura definitiva ANA MELLADO LONDRES Comparación Mientras que Catalina (abajo) se ha adaptado perfectamente a su papel, Cressida (a la izquierda, hace unos días en Londres) se resiste a cambiar Algo tan aparentemente insignificante como un billete de avión para Estados Unidos acabó convirtiéndose en el detonante de la ruptura de Enrique de Inglaterra (29 años) y Cressida Bonas (24) según revela el diario Daily Telegraph La pareja tenía previsto volar a EE. UU. para asistir a la boda de un amigo del príncipe, Guy Pelly. Sin embargo, Cressi mostró cierta reticencia a acompañarle ya que le supondría gastarse 650 libras (790 euros) en el billete. De alguna manera le dejó caer a Enrique que no le merecía la pena pagar ese importe si su relación no iba a prosperar. La conversación derivó en sus planes de futuro y Cressida sacó a relucir los problemas que tenía derivados del acoso de la prensa inglesa. La Familia Real británica siempre se ha caracterizado por despertar unos niveles máximos de expectación. Cada paso es escrutado al milímetro. La visita oficial de los Duques de Cambridge a Nueva Zelanda y Australia constituye el ejemplo más reciente de esa constante exposición que soportan los miembros de la realeza y que quizá alcanzó su mayor nivel con la fallecida Princesa Diana. Cressida ha sido la última en sentir muy de cerca ese constante y creciente interés mediático. Por ello, tras la discusión sobre el billete de avión ambos acordaron que lo mejor sería continuar sus vidas por separado tras dos años de relación. Ella gana 20.000 libras anuales (algo más de 24.000 euros) y a pesar de no ser un salario muy alto, prefiere no contar con el apoyo financiero de sus padres. Por supuesto, no es fácil seguir el ritmo de gasto de un príncipe y al parecer, tampoco estaba dispuesta a que su novio le costease todos los gastos. La opinión generalizada de que ella es una rica heredera es mentira. Tampoco tenía sentido acudir a esa boda, ya que Cressida no era muy amiga del novio añadió uno de los amigos que asistirán a la boda. Centrada en su carrera Enrique volará ahora a Memphis junto a su hermano, el Príncipe Guillermo, para asistir al enlace. Probablemente, en el trayecto el Duque de Cambridge le ofrezca algún consejo sobre reconciliaciones, ya que él también se dio un tiempo con Catalina en el año 2007. Mientras, Cressida Bonas continúa con su rutina y el miércoles se la vio caminando cabizbaja por el barrio del Soho, donde trabaja para una empresa de marketing propiedad de su padre. El entorno cercano de Cressida, a pesar de haber lamentado la noticia, recalca que esta ruptura permitirá a la joven centrarse en su carrera, después de que hubiera relegado su pasión por la danza para poder pasar más tiempo con Enrique, que cumplirá 30 años el próximo mes de septiembre. Al parecer, no estaba preparada para verse obligada a elegir entre su carrera o su pareja. La Duquesa de Cornualles no pudo reprimir el llanto REUTERS En el centro de la imagen, Ayesha Shand, hija de Mark REUTERS Las lágrimas de Camila Parker en el funeral de su hermano Diez días después de la sorpresiva muerte de Mark Shand, su familia le ha despedido en un funeral en la iglesia de la Trinidad de Stourpaine, en Inglaterra. La Duquesa de Cornualles, Camilla Parker Bowles (66 años) hermana del fallecido, presidió el cortejo fúnebre acompañada por el Príncipe Carlos y su hija, Laura Lopes. Vestida de negro y sin poder contener su pena, la esposa del Heredero no pudo evitar que las lágrimas cayeran por su rostro tras el oficio religioso. La Duquesa de Cornualles ha estado en todo momento acompañada de su marido, quien al salir de la iglesia la agarraba de la mano para consolarla. Shand falleció de manera repentina el pasado 23 de marzo tras un resbalón en plena calle al salir de un local de Nueva York.