Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 2 DE MAYO DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 39 Mayor densidad En los cañones de Lisboa y Setúbal (Portugal) y Blanes (España) se hallaron más de 20 piezas por hectárea Zonas remotas del océano Nos hemos quedado impactados al descubrir que nuestra basura ha llegado antes que nosotros acercamos por primera vez a algunos de estos sitios, y nos hemos quedado impactados al descubrir que nuestra basura ha llegado antes que nosotros Las ubicaciones con mayores densidades de basura (más de 20 piezas por hectárea) fueron los cañones de Lisboa y Setúbal (Portugal) Blanes (España) y Guilvinec (Francia) Por el contrario, las densidades más bajas de desperdicios se hallaron en el banco Hatton, el talud continental en el lado norte del Canal Faroe- Shetland; en el cañón Whittard, al suroeste de Irlanda; en el banco de Rockall, al oeste de Irlanda y Reino Unido; y en el golfo de León (Mediterráneo francés) tanto en la plataforma continental como en sus cañones submarinos. El Gobierno británico teme que se vendan kebabs con carne de rata Un estudio de la agencia alimentaria revela que 43 de 145 muestras no contenían solo cordero ANA MELLADO LONDRES De lavabos hasta escoria Aunque en su mayoría se han encontrado residuos plásticos y aparejos de pesca, el profesor Company cuenta que también se toparon con objetos más voluminosos, como lavabos de cerámica enteros o la caja de la balsa salvavidas de un F- 15 (un avión militar) La investigadora del CSIC Eva Ramirez- Llodra, del Instituto de Ciencias del Mar, explica que un descubrimiento interesante son los depósitos de escoria (clinker) en el fondo marino La escoria es el residuo del carbón quemado por los barcos de vapor a partir del siglo XVIII. Sabíamos que hay residuos de escoria en el mar, pero ahora hemos visto que hay una gran acumulación bajo las rutas modernas de navegación, lo que indica que los principales corredores marítimos no han cambiado en dos siglos Los investigadores destacan que la basura es un grave problema en el ecosistema marino, ya que algunos animales pueden confundirla con comida e ingerirla. Estos mueren ahogados por los microplásticos o también por desnutrición debido a la obstrucción de sus estómagos. También corales y peces pueden quedar atrapados en los aparejos de pesca y redes abandonados, fenómeno que se denomina pesca fantasma Para Christopher Pham, de la Universidad de las Azores y autor principal del estudio, la gran cantidad de basura que llega al fondo del océano es un problema importante en todo el mundo. Nuestros resultados ponen de relieve la magnitud del problema y la necesidad de actuar para prevenir el aumento de la acumulación de basura en el medio marino ¿Qué tipo de carne comemos cuando nos llevamos a la boca un sabroso kebab? Realmente, nadie lo sabe. Al menos, eso es lo que ocurre en los locales de comida rápida del Reino Unido, según un estudio desarrollado por la Agencia de Estándares de Alimentos (FSA) y otro, por la asociación de consumidores Which? Ambos han llegado a la sorprendente conclusión de que los kebabs que se sirven como cordero, en realidad, contienen tanto cerdo, como ternera, pollo, pavo e incluso carnes cuya procedencia no se ha podido determinar. El análisis revela que de 60 platos, como currys o kebabs, detallados en el menú como cordero, 17 se habían adulterado mezclándolo con diferentes carnes, siete no contenían cordero en absoluto y cinco tenían una materia prima que no pudo ser identificada. La FSA, por su parte, concluyó que de 145 muestras de kebab, 43 no habían sido cocinadas exclusivamente con cordero. Ninguna sorpresa Nada más conocerse la noticia, el viceprimer ministro, Nick Clegg, fue preguntado en un programa de la emisora de radio LBC si se manejaba la posibilidad de que carne de perros, gatos o ratas se empleasen en los platos para abaratar los costes, ya que por lo general el cordero resulta bastante caro. Por supuesto que me preocupa que se estén vendiendo kebabs de rata. Creo que las autoridades sanitarias deben empezar a trabajar en esto contestó Clegg, que no tuvo ningún reparo en confesar su gusto por los kebabs, aunque no toma uno desde hace mucho tiempo. La revelación ha sido recibida con estupor especialmente entre las comunidades musulmanas e indias, que no comen un específico tipo de carne por creencias religiosas, pero también por el resto de la población que ha quedado estuEl viceprimer ministro británico, Nick Clegg, a su llegada a una reunión de gabinete en Downing Street ZUMA PRESS Los kebabs analizados contenían además un 98 de la cantidad de sal diaria recomendada y un 148 de las grasas saturadas permitidas pefacta al considerar la posibilidad de haber ingerido, perro, gato o rata pensando que en realidad era cordero. Los resultados de la encuesta no son ninguna sorpresa para mí. Siempre que se investiga de manera seria la composición de los alimentos o si se adulteran, se encuentra algo declaró Chris Elliott, director del Instituto para la Seguridad Alimentaria Mundial, que fue nombrado por el gobierno como responsable para hacer frente a la crisis de la carne de caballo en el Reino Unido. Las autoridades de Birmingham (una de las ciudades donde se llevó a cabo el estudio) han avisado de que los locales que ofrezcan kebab van a ser sometidos a rigurosas pruebas para que certifiquen la procedencia de la carne. De ser sorprendidos realizando algún tipo de irregularidad, podrán ser multados con hasta 5.000 libras más de 6.000 euros en concepto de incorrecto etiquetado de los alimentos Lo que en su origen fue un plato de reyes, hoy en día arrastra una pésima fama. Además de que la mayoría de los adictos al kebab admiten preferir no saber lo que comen, independientemente de si la carne es cordero o no, no son demasiado saludables. El döner kebab promedio contiene casi 1.000 calorías la mitad de la cantidad diaria recomendada para una mujer según una investigación llevada a cabo por 76 municipios de todo el país que han analizado 494 kebabs. Aún más: los kebabs analizados contenían un 98 de la cantidad de sal diaria recomendada y un 148 de las grasas saturadas permitidas. Ante este panorama, casi será mejor volver a la tan denostada hamburguesa.