Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES NACHO, cumplidor Respondió otra vez por la banda derecha. Firme atrás, no dudó en sumarse al ataque DOMINGO, 27 DE ABRIL DE 2014 abc. es deportes ABC ASÍ JUGARON D. LÓPEZ, espectador Tarde cómoda. Atento, estuvo bien protegido por sus defensas y apenas fue exigido VARANE, práctico Dificultades de inicio en pelotas laterales. Ganó confianza con los minutos y se asentó S. RAMOS, destacado Gran final de curso. Rápido, se anticipó en defensa. Muy ofensivo, tuvo el premio del gol MARCELO, vertical Reaparecía tras una lesión y estuvo activo. Pisó mucho el área navarra y pudo marcar DI MARÍA, apagado Sin la explosividad de otras tardes. Gran asistencia a Ramos en la jugada del 3- 0 Interludio de goles a la espera del Bayern Partido sin sobresaltos para el Madrid. Hubo reparto de minutos y brilló Cristiano Ronaldo. Antes, ofrenda de la Copa y emotivo recuerdo a Tito ra el argentino el sistema se quedaba en el 4- 4- 2 de los últimos tiempos o se estiraba hacia un tímido 4- 3- 3. Más lo intentó Ramos, que se empeñó en el gol como si lo hubiera apostado en betandwin Exuberante de fuerzas, sobrado. Varane, que se bastaba, parece que le dijo: Tira de aquí, anda, mete tu gol Gustó también Nacho en el lateral. Aplicado en defensa, raudo y sensato, pero no redicho. Encantador el silencio de Nacho. Es un Arbeloa sin pretensiones. Cristiano abrió el marcador con un remate clásico suyo, esa parábola puñetera que es como una folha seca a la que se lleva un viento racheado. Tres o cuatro ocasiones hubo después, pero todo al ralentí ante un Osasuna que daba menos miedo que Chiquito de Conde Brácula. Eso sí, mientras se mantuviese el 1- 0 no era posible abandonarse a las imaginaciones muniquesas, a charlar de cómo y qué pasará, a imaginar, en suma, el infierno alemán, que es una cosa deliciosa, la verdad, imaginar los tormentos que a uno le esperan. Pero en el siete de la segunda parte, cuando todo volvía a su localidad, Cristiano cogió su fusil y desde su lugar en la banda pegó un chut o, digámoslo en jerga escolar, volvamos a la infancia, un auténtico trallazo que buscó la escuadra (el palo largo del comentatista) y se incrustó en ella como un troquelado. Tremenda violencia su disparo ¿pero no queda mejor trallazo? pronunciamiento que acabó despóticamente con el partido. ¡Rayo latente Cristiano! Rayo que está siempre, rayo contenido que tarde o temprano prende. Cuando uno está tentado de ponerse sacrílego y decir que prefiere a Bale, que añora las composiciones pintureras de Benzema, llega él e impone su constancia estadística. Luego vino el gol de Ramos. Otro costa a costa que acabó en remate y en pirueta. Parecía un bailarín de Dreamland. Podía haberse ido del campo haciendo volatines. Pero qué tristeza táctica, qué hojaldre lo del Osasuna. Luego sería Carvajal con un brinco algo cómico tras pase de Isco. Carvajal de cabeza y de espaldas. Definitivamente, era la tarde para darse un capricho. Y se fue la gente contenta, sin querer pensar mucho en lo de Tito, huyendo el pensamiento hacia Múnich. Si 44- 2 o si la BBC. Humanas inquietudes en el atroz abril. HUGHES REAL MADRID D. López Nacho Varane S. Ramos Marcelo Di María (73) Modric (66) Illarra Isco Morata C. Ronaldo (61) Casemiro (61) X. Alonso (66) Carvajal (73) 4 OSASUNA A. Fernández Damiá M. Flaño Arribas Oriol Puñal R. Loé (58) Cejudo De las Cuevas Armenteros (73) O. Riera (63) Oier (58) Acuña (63) Lobato (77) 0 L a tarde estaba rara, muy primaveral. Un rayo de sol, un chaparrón. Abril es el mes más cruel, decía Eliot. Y tan cruel. El entretiempo, el dilema crucial de la rebequita, la suerte tornadiza. El inicio tenía de todo. Alegría por la Copa reencontrada, un partido tranquilo y la despedida, el recuerdo del estadio a Tito Vilanova, que queda en la memoria de todos como caballero, entrenador subalterno, táctico en la sombra y como emblema de desdicha, del sufrimiento, con su mueca doliente y su rostro semiembozado mientras ponía y quitaba el cono en La Masía. Jugar contra un equipo mientras se piensa en otro no deja de ser, como en el amor, una cosa un poco pérfida. En medio de la eliminatoria contra el Bayern, el Osasuna le planteaba al Madrid un partido de baño y masaje. Un partido- Illarramendi. Ancelotti dio descanso a algunos titulares y salió un once monogaláctico, el ataque entero para Cristiano. Junto a él, Morata, al que se ve que le quiere el público y le quieren aún más los compañeros. Un nueve trabajoso y trabajador que lo lucha todo, pero que empieza a dejar la impresión de que mejor jugaría de frente, partiendo de una mediapunta o de una banda. Echado a un lado, vaya. La operación corporal del delantero, ese control y media vuelta que es su salida al mundo, no la domina del todo. Hubo una jugada en la que Cristiano intentó un saque de banda rápido para el canterano. La urgencia en el saque de banda nos sonaba de algo. Nos hizo recordar a Raúl. Cómo aprovechaba el siete esas triquiñuelas, esos birlibirloques del balón. Pues Morata no, Morata se aturulló porque es casta, empeño, tesón, cojonudismo activo, vale, pero sin la gracia ni la pillería. Eso es: GOLES 1- 0, m. 6: C. Ronaldo. 2- 0, m. 52: C. Ronaldo. 3- 0, m. 59: S. Ramos. 4- 0, m. 83: Carvajal. EL ÁRBITRO F. T. Vitienes (C. cántabro) LA FIGURA C. Ronaldo No solo por los dos goles, impresionantes ambos, sino porque fue un peligro constante. LO MEJOR La actitud del Madrid, ambiciosa siempre. Sergio Ramos y, claro, CR. LO PEOR Osasuna se mostró algo contemplativo para lo que se jugaba. Sin ambición ESTADÍSTICAS Real Madrid 10 16 7 1 10 39 59 65 Remates Remates a portería Saques de esquina Fueras de juego Faltas cometidas Balones recuperados Balones perdidos Posesión Osasuna 0 5 7 1 8 38 55 35 sin el cómo me las maravillaría yo del mítico canterano. Así que Cristiano fue amo y señor del ataque, ayudado por las evoluciones de Marcelo, alegre siempre, y algo menos por Di María, que al principio estuvo algo reservón en su correr frenético y pegó el arreón de fútbol al inicio de la segunda parte. Según corrie- Cristiano celebra su primer gol ante el conjunto navarro