Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 MADRID LUNES, 21 DE ABRIL DE 2014 abc. es madrid ABC Arriba, la fachada del teatro. Abajo, uno de sus camerinos. Junto a estas líneas, Antonio Fuentes El patio de butacas del teatro Lara En las entrañas del teatro Lara La Bombonera es hoy un teatro moderno que guarda muchas leyendas JULIO BRAVO MADRID Cándido Lara De la carne a los bombones Cándido Lara y Ortal nació en Madrid en 1839. Era conocido como el carnicero de Antón Martín porque en esa plaza tenía su negocio de carne. Se hizo millonario con el suministro del ejército liberal en la segunda guerra carlista y emprendió después distintos negocios, Pocos teatros hay en Madrid tan sabrosos, con tanta historia y tantas leyendas como el Lara, conocido como la Bombonera, y situado en una de las calles más castizas de Madrid: la Corredera Baja de San Pablo. Todavía muchos actores y directores, al entrar y salir del recinto, saludan a doña Lola Membrives, una legendaria actriz cuyo fantasma, dicen, habita el teatro; hay quien asegura incluso que le ha oído cantar. Es célebre también el Lara por sus pasadizos: uno unía el palco real con el camerino de la primera actriz, y debajo del escenario había una trampilla por la que se alcanzaba un túnel que llevaba hasta el convento de San Plácido, en la cercana calle del Pez; se usaba, al parecer, durante la Guerra Civil. Y de allí salió y fue llevado hasta su casa a hombros Jacinto Benavente cuando estrenó Los intereses crea- además de tener la contrata de limpiezas y riegos del Ayuntamiento. Mientras construía una casa en la Corredera de San Pablo, se le ocurrió la idea de levantar un teatro en un solar colindante. Muchos le tildaron de loco, porque el lugar era un barrio excéntrico de callejuelas angostas y poco simpáticas Don Cándido, hombre discreto el único retrato suyo existente es el de su ficha se senador murió el 29 de junio de 1915. dos en 1907. La historia del Lara se remonta a 1873. Aquel año, Cándido Lara, un adinerado carnicero, encargó el proyecto del teatro al arquitecto Carlos Velasco Peinado, con la sugerencia de que se inspirara en el teatro del Palais- Royal de París. El 3 de septiembre de 1880 la futura Reina Isabel II, entonces Princesa de Asturias, presidió la inauguración del teatro sus descendientes, Alfonso XII y Alfonso XIII, serían asiduos visitantes del teatro Don Cándido había sido claro y le había dicho a su representante: Forme usted una compañía esencialmente cómica, contratando a los actores más caros Balbina Valverde Entre ellos figuraba Balbina Valverde, una actriz que estaría vinculada durante casi tres décadas al teatro. Su sueldo era de dieciséis duros (no lo subió durante todo el tiempo que estuvo en el Lara) Pero por él pasaron otros nombres como Lola Membrives, Rosario Pino, Leocadia Alba, Catalina Bárcena, Jerónima Llorente, Ruiz de Arana, Ricardo Zamacois o Emilio Thuillier. Allí se estrenaron, por ejemplo, Cenizas (1899) de Valle- Inclán; Doña Clarines (1909) de los herma-