Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 GENTESTILO SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es estilo ABC Símbolo de la lealtad El pastor alemán, a la izquierda, con el Rey en La Zarzuela; a la derecha, el Príncipe de Gales le sube a su hijo al lomo en Palma Arky, el perro de confianza del Rey Pilar Urbano también se equivocó en el nombre del pastor alemán que tenía Don Juan Carlos ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID Se llamaba Arky, con y griega según precisó el Príncipe de Asturias, aunque los periodistas de ABC nos empeñamos en escribirlo con i latina e incluso con q, en vez de k, y con esos nombres ha quedado inmortalizado en nuestra hemeroteca. Pero no se llamaba Larky, como lo menciona Pilar Urbano en su descalificado último libro, ni era para nada un perro agresivo. De hecho, de todos los animales que ha tenido la Familia Real desde la restauración de la Monarquía este pastor alemán es el que ha tenido más libertad para moverse por Palacio. Aunque se equivocara en el nombre, porque escribe de oídas, Urbano atribuye a este pastor alemán la categoría de único testigo de las conversa- ciones entre el Rey y Adolfo Suárez. Unas conversaciones que ella ha recreado y novelado, tergiversando torticeramente la verdad, según personas tan próximas al Rey como el propio Arky, pero que, a diferencia del pastor alemán, están vivas y hablan en lenguaje humano. Arky solo es uno más de los muchísimos muertos que se citan en el tanatolibro de Pilar Urbano. La memoria de casi todos ellos los humanos ha sido defendida por sus herederos o compañeros, pero Arky, que precisamente simboliza la lealtad llevada al extremo, no tenía quien lo defendiera del deshonroso papel que se le ha atribuido. Curiosamente, este perro era un viejo conocido para los periodistas que cubrían la información de la Familia Real en aquellos años. Su carácter dócil le permitió participar en los tradicionales encuentros estivales con la prensa que la Familia Real celebraba en Palma de Mallorca, por lo que en el archivo de ABC se conservan muchas fotos del animal tomadas en los veranos de los años ochenta; algunas son de 1982, otras de 1984 y otras de 1986. Pero también aparecía en otros encuentros celebrados en Madrid, unido a una familia a la que, como a todo pastor, le gustaba ver reunida. En una ocasión, el 24 de agosto de 1982, fue la noticia de portada: Arqui (así escrito) eludió el protocolo Y es que el perro se coló en la audiencia que el Rey concedió ese día en Marivent al académico Camilo José Cela para entregarle el título de cartero honorario. Era un perro tan bueno que los Reyes Con los Príncipe de Gales Carlos de Inglaterra subió a su hijo, el Príncipe Enrique, en el lomo del can en agosto de 1986 Saludo a Camilo José Cela Fue portada de ABC en 1982 cuando se coló en una audiencia del Monarca al académico no dudaron en que los acompañara durante la estancia de los Príncipes de Gales con sus dos hijos en Mallorca en el verano de 1986. Carlos de Inglaterra se dio cuenta de que el perro era dócil y noble y subió al Príncipe Enrique, que por entonces estaba a punto de cumplir dos años, sobre el lomo del pastor alemán, operación que, según la crónica de la época, no molestó en absoluto al perro. Arky no solo soportaba pacientemente los juegos de los niños, sino que convivía pacíficamente con el pequeño perro de aguas que entonces tenía la Reina. Decía el periodista Santiago Castelo, que cubría para ABC la información de la Familia Real, que Bruja y Arky eran dos de sus perros preferidos. Los nombres me los facilitó la Infanta Cristina, y el Príncipe Felipe, al verlo escrito en mi cuaderno con i latina, me dijo: Yo no sé cómo se escribirá, pero yo siempre lo pongo con y griega Se rió, se volvió otra vez hacia este cronista y con humor señaló: Será porque me gusta más la y griega Nadie se imaginaba que treinta años después estaríamos hablando del pobre Arky.