Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 GENTESTILO SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es estilo ABC La nueva alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en la Venta de Vargas, en San Fernando, la ciudad en la que nació ABC Los amigos con los que la alcaldesa de París se va a tomar tortillitas de camarones La mayoría son socialistas, como sus padres, muy comprometidos políticamente. ABC habla con ellos y recorre el San Fernando de Anne o Ana Hidalgo J. P. QUIÑONERO CARLOS CHERBUY PARÍS SAN FERNANDO A los 54 años, Anne Hidalgo acusa en su espalda la ligera curvatura de quien ha pasado muchos años inclinada sobre los papeles de un despacho, practicando poco o ningún deporte al aire libre. La hija de emigrantes pobres, que trabajaba duro en el colegio, hizo carrera estudiando documentos técnicos y burocráticos, ganándose como política adulta el respeto que inspiraba entre sus maestras de una escuela pública en una barriada de la periferia de Lyon. ¿Ana o Anne? Ni una ni otra. Sería imposible intentar comprender a esta francesa dejando de lado su origen andaluz. Una parisina encantada de serlo, pero que, además, presume de ser gaditana y compartir ciudad de nacimiento, San Fernando, con una leyenda como Camarón de la Isla. La nueva alcaldesa de París, la primera mujer que dirige los designios de la capital francesa, dio sus primeros pasos en las humildes calles del barrio de San Marcos, desde donde veía todo el entramado de caños que rodea la ciudad. Antes de hablar de Anne o Ana Hidalgo, hay que hacerlo de su padre, Antonio Hidalgo, y de su madre, María Aleu. Los dos, muy comprometidos con la política. Su progenitor se crió al cobijo de sus abuelos, ya que su padre, socialista y republicano, fue condenado a cadena perpetua tras regresar precisamente de Francia, país al que huyó durante la Guerra Civil, mientras que su esposa murió en aquel viaje de vuelta. Por ello, el electricista, que llegó a trabajar en los astilleros gaditanos, y la costurera, más que por problemas económicos, que también, pusieron rumbo a Lyon en los años sesenta por motivos políticos. Con casi 3 años, Ana y su hermana mayor, María, que tiene un año más, se enfrentaban a un país nuevo, un idioma diferente y una gran ciudad. Ana poco a poco pasó a ser Anne. Como quien no quiere la cosa, porque así la mos que Ana puede aspirar y conseguir llamaban fuera de su casa y así se que- lo que quiera Su primo Manuel Aleu dó. Con 14 años obtuvo la nacionalidad es uno de los pocos familiares que tiefrancesa. A partir de ahí comenzó a des- ne en San Fernando. La ve de año en tacar en los estudios. Tuvo una carre- año, cuando la primera regidora de Para meteórica como inspectora del Mi- rís deja de ser Anne y se convierte en nisterio de Trabajo en París y un irre- Ana. Cuando viene a visitar a sus pasistible ascenso político. Antes de salir dres en verano, nos vemos. Siempre ha hacia el cole que tenía más próximo, sido muy responsable, desde pequeña, Ana tenía bien presente la doctrina pa- y se ha pensado las cosas mucho. Lo terna: Tú y tu hermana tenéis que es- medita todo. Pero es muy perspicaz, tudiar mucho. Debéis estar entre las trabajadora, conciliadora y, sobre todo, mejores. Nadie os hará un favor. No pe- cercana. Por eso está donde está learos si os insultan. Trabajando, estuSus padres regresaron a San Fernandiando, podéis salir adelante y llegar do en 1993. Antonio y María se hicieron muy lejos Entre las hermanas Hidal- militantes del PSOE isleño, y acudía go, Ana era la aplicada, seria, discreta con frecuencia a las tertulias mañaney estudiosa; con la severidad de los ni- ras en la Casa del Pueblo. Allí presumía ños que son felices entre sus papeles de su hija Ana, quien comenzó a acuíntimos. María, más extrovertida, ter- dir a los actos del partido cada vez que minó cansándose de la austeridad fran- pasaba por la localidad gaditana. Macesa y decidió largarse a California; tras ría Jesús Castro, que se presentó a la cursar sus estudios, prefirió ser direc- alcaldía de San Fernando por el PSOE tora de empresa en Los y llegó a ser senadora, Ángeles, muy lejos de coge el teléfono mienRetorno a Cádiz la tentación de una catras ultima las maletas rrera burocrática al Sus padres volvieron para irse a París y esen 1993. Se hicieron tar allí en la proclamaservicio del Estado militantes del PSOE ción de Ana como alfrancés. Sabíamos y sabe- y acudían a tertulias caldesa de París. Tuve