Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 CULTURA SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es cultura ABC El tenor, doctor honoris causa por la prestigiosa institución Zarzuela Berklee College distingue a Plácido Domingo como leyenda de la ópera M. M. VALENCIA Plácido Domingo cambió ayer por un día la batuta y la partitura por el birrete. El tenor sumó un nuevo reconocimiento a su trayectoria por parte del Berklee College of Music, que le nombró doctor honoris causa. La prestigiosa escuela norteamerica escogió su campus de Valencia y un recinto, el del Palau de les Arts, en el que Plácido Doimingo ha cosechado grandes éxitos y en el que ha puesto la semilla para la formación de futuros talentos a través del Centro de Perfeccionamiento. Al respecto, el rector de la universidad estadouni- rrera y legado Plácido Domingo expresó su satisfacción por esta mancuerna entre Boston y Valencia ya que, según recordó, ambas han sido tan importantes en mi carrera. He dense, Larry Simpson, no escatimó cantado el Messiah de Haendel con elogios hacia el recién investido la Boston Symphony al comienzo doctor: Plácido Domingo es, de mi trayectoria en Estados sin lugar a dudas, una leyenUnidos y mi primera Bohèda viva de la ópera. Su insme con la gran soprano Retrumento único, conocinata Tebaldi, y desde hace miento profundo del arte años mantengo un víncude la música y expresivilo muy fuerte con el Palau dad trascienden el espacio de les Arts Reina Sofía y el tiempo En el transcurso del El tenor, de 73 años, se PLÁCIDO DOMINGO acto se interpretaron piezas musicales por parte de mostró enormemente orgulloso de este reconocimiento, so- los alumnos y profesores del Berklee bre todo viniendo de una institución College y de los discípulos del Cendedicada no solo a la música sino a tro de Perfeccionamiento Plácido la educación, ambas pilares de mi ca- Domingo. La faz del mundo Sorozábal: Black el payaso Leoncavallo: Pagliacci Int. M. J: Moreno, J. J. Rodríguez, R. Amoretti, J. Galán, J. De León, D. Menéndez, Coro y Orquesta del Teatro de la Zarzuela. Dir. escena: I. García. Dir. musical: D. Renzetti. Lugar: Teatro de la Zarzuela. Fecha: 5- IV. ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE El mundo de hoy y su civilizada corrección han dado prácticamente por perdida esa pirueta extravagante que es el circo. Gómez de la Serna la definía muy bien en una famosa conferencia dicha desde las alturas: El que habla desde un trapecio es como el que os habla en su lecho de muerte Lo sabía, pues él mismo era escarbador en la anatomía de la vida que es algo que ahora pueden practicar quienes acudan al Teatro de la Zarzuela dispuestos a ver la reunión de dos obras que toman al circo como escenario de fondo, tan disímiles como Black, el payaso y Pagliacci Pero no hay que dejarse llevar por las apariencias, tantas veces la comedia y la tragedia se dan la mano: aquí, la melancolía que desgrana la opereta de Sorozábal y el arrebato justiciero que alcanza el drama de Leoncavallo. El director teatral Ignacio García ya había ensayado la primera en una producción del año 2006. De ella permanece incólume la potente visualidad del espectáculo acentuada por un estupendo y estrafalario vestuario, así como la hábil transmutación que hace a un espacio vacío en el que los protagonistas consumen su impostura. En el primer reparto, Juan José Rodríguez y Rubén Amarotti, Black y White, tienen mucho que ver en el éxito al igual que Emilio Gavira, el jefe de pista, y Javier Galán, por citar a los inmediatos. Si en el primer caso la labor de los intérpretes es muy importante, en Pagliacci se vuelve definitiva con María José Moreno ofreciendo una punzante interpretación capaz de armar importantes dúos con Jorge de León, que triunfa con aguerrida potencia y un punto de destemple, y David Menéndez, cantante de manifiesta apostura. En todos los casos el maestro Donato Renzetti se entrega a un apoyo orquestal abundante y no siempre cariñoso, teatralmente bien direccionado, y capaz de llevar el drama a una saturada intensidad. Un ingenioso carromato acaba por otorgar realismo final a la escena de Pagliacci conformando un digno paisaje para un programa no tan disímil: al fin y al cabo el circo siempre ha sido una pista de compunciones.