Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 CULTURA SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es cultura ABC Así será la Biblioteca Nacional gracias a su nueva ley La institución vuelve a tener el rango de dirección general que perdió en 2010 JESÚS GARCÍA CALERO MADRID La Biblioteca Nacional de España (BNE) tendrá ley propia y por ello más autonomía de gestión. El anteproyecto, aprobado ayer en Consejo de Ministros, viene a devolver a la institución la importancia institucional perdida y la capacidad de recaudar fondos tanto del mecenazgo como de los recursos propios, al igual que ya ha ocurrido con el Museo del Prado y el Reina Sofía. Tal vez la espera ha sido un poco larga para una prioridad de la Secretaría de Estado de Cultura, pero lo cierto es que ha tenido que sobreponerse a algunas dificultades. Según cuentan quienes han participado en el proceso, lo más duro ha sido conse- guir los informes de Hacienda favorables para que la BNE vuelva a tener el rango de dirección general que perdió en 2010, en uno de los grandes errores políticos de Ángeles González- Sinde. Entre las medidas principales de esta ley, que es, en opinión de la directora, Ana Santos, la única manera de salir adelante figura el nuevo rango, una decisión que dignifica a la BNE como lo que nunca dejó de ser, una institución cultural de primer orden Pero, además, el anteproyecto refuerza el papel del Patronato, que dejará de ser un órgano consultivo para tener también algunas capacidades ejecutivas, entre ellas la toma de las decisiones sobre adquisiciones y otras iniciativas de mecenazgo. La convocatoria para el puesto de director (y para el de subdirector) tendrá rango europeo. De hecho, al igual que el Prado y el Reina Sofía, el Gobierno quiere dotar de cierta estabilidad por consenso a las instituciones culturales de cabecera, a las que los vaivenes políticos no ayudan en absoluto. Fachada de la Biblioteca Nacional IGNACIO GIL Regulado por esta ley nacerá en un futuro el Estatuto de la Biblioteca Nacional de España, un texto que establecerá en detalle la estructura orgánica necesaria para que esta institución cultural adapte su funcionamiento al nuevo entorno de la información que ahora es eminentemente digital. La preservación del contenido digital y la utilización de internet para dar el mayor número de servicios posible son aquí los retos básicos. La posibilidad de captar sus propios recursos económicos y realizar operaciones mercantiles (productos derivados, merchandising de exposiciones, etc. abre también todo un abanico de actuaciones que puede ayudar a financiar la institución. El otro eje será el refuerzo del papel de liderazgo de la BNE dentro del sistema bibliotecario español y también su posición de referencia internacional para el hispanismo. Se prevé la creación de un comité científico que será el que marque las líneas de investigación y de colaboración con las universidades.