Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es cultura CULTURA 49 In Utero (1993) Para el disco que siguió a su consagración no se quería dar tregua: contrataron como productor al personaje más radical, Steve Albini. Kurt Cobain renegaba del éxito y quiso ponérselo difícil a la audiencia. Luchaba además contra sus demonios a través de las letras, lo que adquiere un sentido trágico sabiendo que fue su carta de despedida. Contiene gritos tan desesperados como Rape Me MTV Unplugged in New York (1994) Si la voz de Kurt Cobain sonaba desgarradora, despojada de su habitual armadura sonora se convierte en escalofriante. Probablemente sea el desenchufado que transmita una emoción más intensa. Suponía la cara opuesta de In Utero pero llevaba ese mismo demonio interior que, cuando se publicó el disco, ya nos hablaba desde el más allá. Fotografía del músico incluida en el libro Kurt Cobain. La historia de Nirvana que publica Libros Cúpula acabar con el mundo novela de corte generacional publicada este mismo año y que acaba, como muchas otras cosas en aquel momento, con el líder de Nirvana metiéndose una escopeta en la boca. Aquel fatídico 5 de abril, Kurt Cobain se fumó unos cuantos cigarros, escribió en dos tandas una nota de suicidio y, tras inyectarse una dosis de heroína, se pegó un tiro. Se mató, sí, pero, en realidad, ya había empezado a morir un poco cada día desde que una sobredosis le dejó tirado en una habitación de hotel de Nueva York en enero de 1992. No había pasado ni medio año desde que Nevermind (1991) le convirtiese en portavoz involuntario de una generación tocada y hundida, y así es precisamente como estaba el propio músico. Tocado, hundido por una celebridad que no sabía manejar. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco leyendo ni escribiendo En estas tres últimas giras he llegado a valorar mucho más a toda la gente que he conocido personalmente o como fans de nuestra música, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, el sentimiento de culpa y la empatía que siento por todo el mundo escribiría Cobain el día de autos. Y el mito del rock se hizo carne literaria tas (Borzillo realizó más de 50 entrevistas a personas cercanas al músico de Seattle) el libro busca separar Quizás el chico nunca haya existi- realidad y ficción, dos mitades que do escribe William Burroughs (1914- en ocasiones han ido demasiado de 1997) al comienzo de Los chicos sal- la mano en lo que a la historia del múvajes (1971) novela que narra la re- sico se refiere. Para ello, la autora revolución iniciada por un grupo de gistra el día a día de las carreras y las jóvenes para acabar con el modelo vidas de los integrantes de Nirvana social de finales del siglo XX. Pero re- y añade testimonios en primera persultó que ese muchacho existía y se sona, anécdotas de los momentos llamaba Kurt Cobain (1967- 1994) más importantes de la banda y Un Cobain que, nervioso recuerdos sobre su corta e como un escolar ante su intensa discografía. primer día de colegio, Los libros de Roviajó el 21 de octubre cha y Borzillo son de 1993 junto a su solo los dos últimánager, Alex mos ejemplos de McLeod, hasta Launa extensa colecwrence (Kansas) ción literaria en para conocer a Butorno a la figura del rroughs, su héroe y líder de Nirvana. gran influencia. Según Desde la publicación McLeod, conocerle fue en 2003 de sus inquiepara Cobain un gran regatantes Diarios inéditos lo algo que jamás pensó (Reservoir Books) a la bioEl encuentro que podría suceder Este grafía Heavier Than Kurt Cobain visitó encuentro, del que se tuvo Heavier (Mondadori, a William constancia gracias a cua 2005) en la que Charles Burroughs en su tro fotografías (una ilustra R. Cross, que tuvo acceso casa de Kansas en este artículo) que apareciea la correspondencia peroctubre de 1993. Cumplía así su ron junto a las pertenensonal de Cobain, recogió gran sueño cias del músico tras su famás de 400 testimonios llecimiento, sirvió a Serpara construir un retravando Rocha como punto de partida to íntimo y estremecedor. Sin olvidar de Nada es verdad, todo está permi- el cómic Kurt Cobain. El ángel errátido (Alpha Decay) libro que retra- tico (Malsinet, 2005) la colección ta con acertado pulso el espíritu de de artículos El enigma Kurt Cobain la cultura de los 90. Una cultura que (Ma Non Troppo, 2007) la novela de bailaba al ritmo de Nirvana y seguía, Care Santos La muerte de Kurt Coaunque de lejos, los efluvios filosófi- bain (Alba) Cobain íntimo (Caecos de la generación Beat, llamada a lus Books, 2008) o Kurt Cobain ser sucedida por los jóvenes X, here- (Orion, 2001) deros del malditismo de Kurt Cobain. Pero no solo de literatura vive el Un malditismo que terminó en tra- mito de Kurt Cobain. Gus Van Sant gedia hace hoy veinte años y al que, retrató los últimos días del líder de de alguna forma, ha intentado dar Nirvana en la película Last Days respuesta la periodista Carrie Borzi- (2005) con Michael Pitt como digno llo en Kurt Cobain. La historia de protagonista, y A. J. dirigió Nirvana (Libros Cúpula) publica- el peculiar documental Kurt Cobain: do hace apenas un mes en nuestro About a Son (2006) que se estrenó país. Con testimonios y fotos inédi- en Toronto y ganó el festival In- Edit. INÉS MARTÍN RODRIGO MADRID Carta de despedida Una carta de despedida cuyos primeros esbozos se encuentran en In Utero el tercer y último disco de estudio de Nirvana y un mazazo de angustia, tensión, enfermedad y muerte. Casi todo lo que Cobain expuso en su nota de suicidio es fácilmente rastreable en un disco que, generosamente reeditado el año pasado con motivo de su 20 aniversario, destila rabia y frustración. La angustia adolescente ha pagado bien, ahora estoy aburrido y viejo escupe en Serve The Servants arranque de un disco que el batería de la banda, Dave Grohl, ha reconocido que no puede escuchar sin pensar en la muerte de su compañero. Así que se cumplen veinte años del suicidio de Cobain y a los amantes de las fechas les gustará saber que en breve también se cumplirán dos décadas desde que apareció el Unplugged In New York souvenir postmortem que convirtió a Nirvana en una banda para todos los públicos y que, intuyendo quizá lo que estaba por venir, Cobain concibió como una suerte de funeral, lirios negros y velas incluidos. Llevaba mucho tiempo planeando su adiós, pero parece que todavía no lo ha conseguido. EFE