Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es internacional ABC Estallido de violencia al final de la protesta sindical en Bruselas Al menos dos policías y siete manifestantes, heridos en la marcha contra los recortes ABC BRUSELAS EFE Hollande (centro) posa junto al nuevo Gobierno francés en el Elíseo Francia busca hacer frente a Alemania con la alianza de Italia Hollande y Valls necesitan aliados para esquivar la austeridad impuesta por Merkel JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS En su primer consejo de ministros, François Hollande, presidente, y Manuel Valls, primer ministro, han intentado dar moral de combate a un Gobierno calificado de inmediato de enfermo político de Europa Dos horas después que la pareja Hollande Valls flanqueada por una Ségolène Royal radiante, a dos pasos del padre de sus cuatro hijos celebrasen su primer consejo de ministros, el vespertino Le Monde abría su primera página tratando a Francia de mal alumno de Europa, junto a una Italia que no desea hacer frente común con un país muy disminuido políticamente Según Le Monde, Hollande intenta federar una suerte de frente común de países que no consiguen cumplir el Pacto fiscal europeo, esperando conseguir apoyos contra la disciplina germánica de Berlín y de la Comisión Europea. Consciente del escepticismo que suscitan su persona, su Gobierno y el incierto futuro económico de Francia, Hollande abrió el primer consejo de ministros de su nuevo equipo leyendo una invitación al coraje de tres folios, en la que les pide celeridad, determinación y audacia. Hombre orquesta del nuevo equipo, Manuel Valls, por su parte, hizo llegar a sus ministros una pequeña guía de trabajo en la que les solicita trabajar en equipo, redactar proyectos de Ley más breves y mejor fundados. Valls pronun- ciará el próximo martes su discurso de investidura ante la Asamblea Nacional. Los ecologistas y la izquierda socialista venderán caro sus voto. Al tiempo que, temerarios, algunos diputados han amenazado con no votar o votar contra la investidura de Valls. Pura gesticulación. Ningún diputado socialista se atreverá a provocar a Hollande tras la catástrofe de las elecciones municipales. Consenso de la izquierda Valls deberá pronunciar un discurso de consenso, en el que intentará contentar todas las sensibilidades gubernamentales (nacionalistas de izquierdas, socialdemócratas, socialistas tradicionales, reformistas) con algunos guiños a la mayoría presidencial (ecologistas e izquierdas varias) Sin olvidar el envío de alguna elocuente señal a Berlín y a la Comisión Europea. Hollande ha pedido a Manuel Valls y a Michel Sapin, ministro de Finanzas, que aceleren para intentar salir al paso de unos sondeos catastróficos para las próximas elecciones europeas. Dos primeros sondeos anuncian que el Frente Nacional (FN, extrema derecha) puede ser el primero o el segundo de los partidos más votados en Francia en esos comicios. El PS podría quedar en un humillante tercer puesto, detrás de la UMP de Nicolas Sarkozy y el FN de Le Pen. A dos meses de las elecciones europeas, la catástrofe electoral de las municipales y las desastrosas previsiones económicas francesas, Hollande espera que su ministro de Finanzas consiga un nuevo aplazamiento de los incumplidos compromisos europeos, confiando en que la popularidad de su jefe de Gobierno le permita evitar catástrofes políticas mayores. Al menos dos policías belgas y siete manifestantes resultaron ayer heridos en Bruselas, durante los enfrentamientos al término de una protesta sindical convocada en el barrio europeo de la ciudad por representantes de veinte países de la UE. Entre los convocantes de la manifestación contra los recortes económicos estaban las centrales españolas CCOO y UGT. Más de 25.000 personas participaron en la marcha, que recorrió el centro de la capital belga para terminar cerca del Parque del Cincuentenario, muy próximo a las sedes de las instituciones comunitarias que estaban protegidas por un amplio dispositivo policial. Algunos manifestantes intentaron saltarse los cordones policiales, prendieron pequeños fuegos y lanzaron proyectiles contra los agentes, quienes respondieron utilizando botes de humo y emplearon cañones de agua para dispersar a los alborotadores, según informó Efe. En la manifestación participaron sindicatos de veinte países europeos, en particular de Bélgica, Francia, Holanda y Alemania, pero también de Eslovenia, la República Checa o Polonia, entre otros, además de España. La protesta, que se celebró bajo el lema Un nuevo pacto para Europa. Luchando por la inversión, empleos de calidad e igualdad fue con- vocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) para criticar los recortes aplicados a raíz de la crisis económica y defender políticas de inversión. Protestamos no solo contra la austeridad, sino porque estamos convencidos de que hay alternativas distintas a ésta que deben favorecer la creación de empleo dijo a la prensa el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. Petición al BEI El también presidente de la CES explicó que la organización propone un Plan Marshall en versión siglo XXI es decir, un programa por el que se invertirían anualmente durante 10 años 250.000 millones de euros para crear 11 millones de empleos. Estos fondos procederían del Banco Europeo de Inversiones (BEI) nuevos impuestos a las transacciones financieras, de la capitalización de fondos estructurales y también de entidades privadas, y deberían complementarse con las políticas nacionales. Las inversiones, dijo Toxo, deberían orientarse a políticas a escala europea, como proyectos en infraestructuras o de innovación y desarrollo. El líder de CCOO criticó además que los ejecutivos europeos suavizan las medidas de austeridad solo cuando se aproximan citas como las elecciones para elevar las expectativas electorales de los partidos en los gobiernos Fotogalería de imágenes de la protesta sindical en Bruselas Un manifestante lanza una piedra a la Policía ayer en Bruselas REUTERS