Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es internacional ABC Un buque australiano busca en el océano Índico el avión malasio desaparecido AFP Las cajas negras del avión malasio están a punto de apagarse Si se agotan sus baterías, nunca se sabrá qué le ocurrió al vuelo MH 370 PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Los familiares de Wang Houbin, un empresario chino que volvía de hacer negocios en Malasia a bordo del desaparecido vuelo MH 370, llevan ya cuatro semanas sin saber nada de él. Pero eso no es lo peor. Lo que les corroe las entrañas es el temor a no descubrir jamás dónde está Wang Houbin, de 28 años, ni qué le pasó al avión de Malaysia Airlines en el que viajaba, cuyo rastro se perdió la madrugada del sábado 8 de marzo cuando cubría la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas. Para duplicar su desgracia, saben que se trata de una probabilidad cada vez más real porque, a medida que pasan las horas, disminuyen las posibilidades de localizar las cajas negras del aparato, cuyas baterías se agotan al cabo de un mes. Un plazo que se cumple el lunes y que, aunque podría durar algunos días más, ya ha comenzado su inexorable cuenta atrás. A la desesperada, y sin haber hallado todavía ningún resto que permita acotar el rastreo, el equipo internacional de búsqueda se lanzó ayer a intentar localizar dichas cajas negras, que emiten una señal submarina al caer al agua. Para ello, el buque de la Armada australiana HMAS Ocean Shield arrastra un localizador de cajas negras de la Marina estadounidense en la zona del Índico donde se sospecha que se estrelló el vuelo MH 370. A 1.700 kilómetros al noroeste de la ciudad australiana de Perth, se trata de un corredor de 240 kilómetros de largo que también está siendo inspeccionado por el buque británico de investigación oceanográfica HMS Echo dotado con un potente equipo de sónar. El objetivo de ambos es captar las señales de las cajas negras del avión de Malaysia Airlines antes de que se agoten sus baterías. Con un cable de 6.000 metros para llegar al fondo marino en la zona de búsqueda, el localizador estadounidense es arrastrado por el navío HMAS Ocean Shield y consiste en un micrófono cilíndrico de 70 centímetros recubierto por un módulo triangular que parece una raya y mide un metro. Pero, para detectar la señal de las cajas negras, debe situarse en su radio de acción y moverse a una velocidad de entre uno y cinco nudos por hora (entre 1,6 y 9 kilómetros por hora) 14 aviones y 9 barcos El área donde hay mayores probabilidades de que el avión chocara con el agua es donde empezaremos el rastreo submarino explicó a los reporteros en Perth el responsable de la búsqueda y antiguo mariscal del Ejército australiano, Angus Houston, según informa Reuters. Mientras los investigadores siguen especulando con todas las hipótesis, desde una avería hasta un secuestro pasando incluso por el suicidio de los pilotos, la búsqueda continúa en la zona donde los satélites localizaron por última vez al avión. Un área de 223.000 kilómetros cuadrados (casi la mitad de España) a dos horas y media de vuelo de Perth que está siendo peinada por 14 aviones y nueve barcos. A pesar de que los satélites han fotografiado desde el espacio cientos de objetos flotando sobre el mar en dicha zona, no se ha confirmado que ninguno de ellos pertenezca al avión desaparecido. Para ayudar en el rastreo, hoy llega al área de búsqueda el submarino nuclear británico HMS Tireless así como una fragata de Malasia. Pero tanto los familiares de Wang Houbin, uno de los 153 pasajeros chinos del avión, como los investigadores temen que todos los esfuerzos sean en vano si no se encuentran las cajas negras. Solo pueden resistir un mes bajo el agua P. M. DÍEZ El avión desaparecido, un Boeing 777- 200 ER, dispone de dos cajas negras: una que registra los datos del vuelo, como velocidad, altitud y dirección; y otra que conserva los últimos treinta minutos de conversación en la cabina o las dos últimas horas en caso de que sea digital. Ambas cajas negras, en realidad anaranjadas, pueden resistir un mes sumergidas a 6.000 metros de profundidad durante el que emiten una señal Caja negra de un avión ABC submarina. Como la radiobaliza del localizador dura un mes antes de que cese sus transmisiones, nos acercamos al momento en que podría expirar reconoció Angus Houston, militar australiano que coordina la búsqueda. En medio del misterio, las cajas negras son la última esperanza para averiguar por qué el aparato cortó sus transmisiones y se desvió hacia otro rumbo. Pero en el caso del vuelo de Air France que se estrelló en julio de 2009 mientras cubría la ruta entre Río de Janeiro y París, el avión y sus cajas negras fueron recuperados al cabo de dos años y sirvieron para aclarar las causas del siniestro.