Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA SÁBADO, 5 DE ABRIL DE 2014 abc. es españa ABC La Reina y los Príncipes de Asturias estarán aforados ante el Supremo La nueva ley del Poder Judicial establece que, en su caso, serían juzgados en el alto Tribunal y excluye a las Infantas NATI VILLANUEVA MADRID L a Reina y los Príncipes de Asturias serán aforados ante el Tribunal Supremo, es decir, en caso de ser imputados por algún delito la causa tendría que ser investigada y enjuiciada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Así lo anunció ayer el ministro de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que se aprobó el anteproyecto de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) Doña Sofía, Don Felipe y Doña Letizia serán así los únicos miembros de la Familia Real que tengan el mismo tratamiento judicial que otros altos cargos, como el presidente del Gobierno, sus ministros, diputados y senadores y la cúpula judicial. Quedan fuera las Infantas Doña Elena y Doña Cristina y, por supuesto, Iñaki Urdangarín, porque, según el ministro, el aforamiento obedece a las funciones de Estado que se realizan Y en este sentido, recalcó que la Reina comparte las funciones de Estado que realiza el Rey, como también lo hacen con especial intensidad los Príncipes de Asturias. Don Juan Carlos, por su parte, no precisa aforamiento porque según establece la Constitución española su figura es inviolable y no está sujeta a responsabilidad jurídica. Esta protección judicial no es exclusiva de los Reyes. Lo mismo ocurre con todos los Jefes de Estado de los países de nuestro entorno, ya sean Monarcas o presidentes de una República. Doña Sofía, junto a los Príncipes de Asturias, durante un acto en el Palacio Real ERNESTO AGUDO Corregir una disfunción En un momento en el que se cuestiona el aforamiento de políticos especialmente en casos de corrupción, RuizGallardón aseguró que el aforamiento no se trata de un privilegio para el aforado, sino un instrumento para aumentar la seguridad jurídica sobre personas que el legislador entiende que deben ser objeto de una tutela por razón de las funciones que se le encomiendan Y reconoció que es una disfunción en la estructura del Estado el hecho de que un ministro estuviese aforado y el Heredero de la Corona no lo estuviera. En la misma línea se pronunció hace ahora un año el fiscal general del Es- Justicia perpetúa el fuero especial de los políticos N. V. MADRID Otra de las novedades previstas en el anteproyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) relativa a los aforados es que aunque abandonen el cargo que les proporcionó esa condición, seguirán siendo investigados y juzgados por el alto tribunal correspondiente en lugar de por un juez de instrucción o un tribunal ordinarios. Ello, siempre bajo la condición de que el delito fuese cometido en el ejercicio del cargo aforado (cuando era diputado, senador, etcétera... Esta medida está regulada ya en algunos estatutos de autonomía, pero ahora el mandato será estatal. Por ejemplo, si un senador es imputado en un procedimiento por corrupción mientras ocupa su escaño, y en la siguiente legislatura deja de serlo, pero a la vez se mantiene su imputación porque el proceso judicial no ha concluido aún, seguirá siendo el Tribunal Supremo quien le investigue, y no un juez de instrucción. Supone, en realidad, una suerte de perpetuación del aforamiento porque el delito lo cometió siendo senador, aunque ya no lo sea. El Ministerio de Justicia considera que el hecho de que el alto cargo aforado esté a disposición del mismo tribunal en todo momento (aunque deje de gozar de esa condición) evitará retrasos en la instrucción de las causas penales. Si abandona su escaño y el proceso judicial ya iniciado tiempo atrás cambia de manos, el nuevo juez encargado del caso tiene que empezar casi de cero en su investigación. Justicia cree que esto ocasiona dilaciones indeseadas y, a su juicio, se evitará ahora.