Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 CULTURA MARTES, 1 DE ABRIL DE 2014 abc. es cultura ABC Muere Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia Referente mayúsculo en Historiografía, el marqués de Castrillón falleció a los 82 años J. C. DELGADO MADRID Gonzalo Anes fallecía durante la madrugada del lunes en su domicilio madrileño a los 82 años. Marqués de Castrillón desde 2010, fue director de la Real Academia de la Historia desde 1998, cargo para el que fue reelegido cuatro veces, en 2001, en 2004, en 2007 y la última de ellas en 2010. Nacido en el año 1931 en Trelles (Asturias) cursó sus primeros estudios en Navia y Avilés. Obtiene la licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid en 1957 y alcanza el grado de Doctor en Ciencias Económicas por la misma Universidad en 1966. Su tesis Las crisis agrarias de la España Moderna es galardonada con el premio Taurus, editorial en la que se publica. En 1967 fue nombrado catedrático por oposición de Historia Económica Mundial y de España en la Universidad de Santiago de Compostela, pasando en 1968 a la Universidad Central de Madrid, donde fue catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas. Fue consejero del Banco de España de 1980 a 1989, al tiempo que ingresaba en la Real Academia de la Historia (1980) con el discurso Los señoríos asturianos Miembro del Patronato del Prado, lo presidió entre 1987- 1990. Después, en 1995, gana el Premio Nacional de Historia por El siglo de las luces (Alianza Editorial) Se trata de una revisión de un anterior trabajo homónimo, que forma parte de la Historia de España dirigida por Miguel Artola. Poco después, en 1998 pronunciaba en el Congreso de los Diputados una de sus conferencias más importantes, La Constitución histórica con motivo del vigésimo aniversario de la Constitución Española. Ese mismo año es nombrado director de la Real Academia de la Historia. Uno de sus objetivos principales al frente de la institución es el Diccionario Biográfico Español un total de 50 tomos con 40.000 personajes, 5.000 biografías de españoles y extranjeros. La publicación en 2011 de los primeros 25 tomos se vio envuelta en una gran polémica, sobre todo por las entradas del historiador Luis Suárez, que decía de Francisco Franco que mon- tó un régimen autoritario pero no totalitario y la de Carlos Seco, que afirmaba que el Gobierno del socialista Juan Negrín fue prácticamente dictatorial Como consecuencia se pidió a la Academia desde dos Gobiernos (en 2011, la ministra del Ejecutivo socialista Ángeles González- Sinde y, en 2012, su sucesor del PP, José Ignacio Wert) que revisara el Diccionario. La Real Academia de la Historia se vio obligada entonces a crear una Comisión para revisar y corregir esta obra. Doctor Honoris Causa por las Universidades de Oviedo, Alicante y Sevilla, este experto en historia económica fue también vocal de la Junta de Gobierno de la Fundación Príncipe de Asturias, y fue condecorado con la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio y la de Isabel la Católica. El Marqués de Castrillón también cofundó el Centro de Estudios de Política Exterior en 1988 y formaba parte de las Asociaciones Española de Ciencias Históricas, Internacional de Historia Económica e Internacional de Demografía Histórica. Menéndez Pidal, al mando Tras la muerte de Anes, el historiador Faustino Menéndez Pidal de Navascués (Zaragoza, 1924) asume la dirección de la Real Academia de la Histo- Gonzalo Anes ABC SANTIAGO CASTELO ANES, ÍNTIMO Era un ser cálido y tierno, lleno de ironía, con humor, sarcasmo e inteligencia G onzalo Anes era un hombre exquisito, lleno de sensibilidad y de delicadeza. Su vastísima cultura; sus conocimientos de la economía y de la Historia, y su punto de hieratismo y lejanía le hacían parecer ante las gentes como un ser frío y distante. Pero no lo era. Quería serlo y aparentarlo. Quienes tuvimos la suerte de tratarlo en la intimidad podemos afirmar que era un ser cálido y tierno, lleno de ironía, con un humor y un sarcasmo a veces revestidos del aguijón del inteligente, pero al que no le faltaba la ternura; que amaba profundamente a su tierra asturiana y que sostenía unas tertulias cuajadas de agudeza y simpatía. Su entrega a la Real Academia de la Historia ha sido ejemplar. Elegido director en 1998, ganó sucesivas reelecciones y eso le hizo blanco de la inquina de algunos historiadores que no le perdonaban ni sus éxitos personales ni la fructífera actividad de la Academia. Lo de siempre. Sacó con orgullo el Diccionario Biográfico Español y sufrió las iras de algunos intolerantes. Aguantó estoicamente; pero el Diccionario está ahí. Para su memoria y orgullo de España. Le conocí a mediados de los ochenta, cuando empieza a escribir regularmente para ABC. En esta Casa ha dejado páginas extraordinarias, ha pronunciado conferencias memorables, ha presidido jurados. Hace unos días, con motivo de la clausura de los actos del 110 aniversario de ABC, que presidió Mariano Rajoy, estuvimos sentados juntos. Me hablaba de las Terceras sobre el siglo XVIII que estaba preparando y que me mandaría antes de Semana Santa. Precisamente, una Tercera suya, España y el Islam le valió en 2005 el premio nacional Francisco Valdés de Periodismo. Era extremadamente coqueto. No quería que se supiera su edad y procuraba que los estragos de los años no hicieran excesiva mella en su organismo. Se cuidaba y bromeaba sobre ello. La mayor felicidad de su vida se la dio el Rey nombrándole marqués.