Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 1 DE ABRIL DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 45 ITALIA EVITAR ABUSOS En Italia se penaliza el abuso de las urgencias. Si bien hay variaciones en función de cada región y existe un código de gravedad. Si se trata de una emergencia y peligra la vida del paciente (código rojo) no se paga. Si se trata de una urgencia menor (código verde) o es algo leve (código blanco) el paciente debe pagar hasta 25 euros de sanción. La medida se impuso en 2012 para evitar abusos y colas en los hospitales. De hecho, en 2010 el 70 de la gente que iba al hospital no presentaba un cuadro grave. 1. Se introduce un catéter por una de las arterias femorales hasta llegar a la antigua prótesis aórtica que no le funcionaba 2. Mediante un balón, se coloca la nueva prótesis en la posición idónea durante una estimulación muy rápida del corazón y bajo control radiológico y ecocardiográfico 3. La nueva válvula comienza a funcionar y la paciente vuelve a tener un ritmo cardíaco saludable Válvula Situación exacta de la válvula Balón Catéter Catéter Corazón Catéter Posición idónea Inflado del balón y colocación de la vávula Retirada del catéter P. S. ABC Dos vidas salvadas gracias a una intervención pionera de corazón Un hospital español, pionero en colocar a una embarazada una prótesis aórtica con un catéter JANOT GUIL BARCELONA REINO UNIDO CUOTA DE PERTENENCIA En Reino Unido no existe actualmente un sistema de sanciones. Tampoco se ha impuesto el copago. Sin embargo, el exsecretario de Estado de Sanidad laborista, Norman Warner, propuso ayer la creación de una tasa mensual de 10 libras mensuales (12 euros) en concepto de cuota de pertenencia para mantener el sistema sanitario. Warner es autor de un informe que recomienda acciones drásticas ante un sistema que, de no hacerse nada, tendrá en 2020 un déficit anual de 30.000 millones de libras. PORTUGAL PAGO POR URGENCIAS Los pacientes de Portugal no solo tienen copago sanitario, sino que también deben abonar las urgencias. Aunque no se trata de una sanción, en el país vecino el paciente debe abonar 20 euros por utilizar el servicio. De hecho, se cobra más en Urgencias que en el centro de salud. Si bien no se advierte del mal uso, en los hospitales se está entregando actualmente una nota informativa advirtiendo a la gente del coste real de las urgencias para evitar abusos y disuadir a la gente de acudir a los hospitales sin motivo. En el barcelonés Hospital Vall d Hebron, Catalina Echegaray y Miles Dufrasne, posaban ayer radiantes ante las cámaras con su hijo Otto, de dos meses. Es el primero que han tenido y ya se le puede apodar como bebé milagro Catalina, de 28 años, no lo tenía fácil para ser madre porque sufre una cardiopatía congénita grave, una estenosis (estrechamiento) de la válvula aórtica que suele agravarse con el embarazo. A los 22 años fue intervenida para implantarle una prótesis aórtica biológica (hecha de pericardio de vaca) una alternativa a las válvulas mecánicas. La joven hacía vida normal pero cuando quiso ser madre, a los 27 años, puso su vida en riesgo. Según explicaron ayer un equipo de médicos de la Vall d Hebron liderados por el cardiólogo David García- Dorado, a las 20 semanas de gestación la válvula protésica de Catalina comenzó a fallar, se degradaba más rápidamente de lo habitual (algunas duran hasta 10 años) Entonces, se planteó el dilema médico. O abortaba, una opción que no quería Catalina y que era además un riesgo para la madre, o se le implantaba una nueva válvula aórtica biológica. Las válvulas que suelen ser más efectivas son las mecánicas, pero para implantarlas es necesario una operación a corazón abierto, una cirugía agresiva que encima requiere un tratamiento con anticoagulantes, lo que a su vez comporta riesgos para el embarazo. En suma, peligro doble: para la madre, por su cardiopatía, y para el feto, que en el 30 de los casos no sobrevive. Finalmente, la solución adoptada fue una conocida técnica de cateterismo que el propio hospital ya había El pequeño Otto, con sus padres: Catalina y Miles EFE La madre no quiere riesgos Catalina Echegaray no está dispuesta a tentar a la suerte: Si tengo otro hijo será adoptado practicado en ocho pacientes, pero que por primera vez en el mundo se ha aplicado a una embarazada. La técnica es la llamada valve in valve (válvula dentro de válvula, en inglés) y es mínimamente invasiva. Se coloca una nueva válvula, biológica (bovina) dentro de la que ya está implantada. Para llevarlo a cabo, a Catalina le introdujeron un catéter a través de una sus arterias femorales hasta llegar al corazón, a la válvula dañada. Entonces, se colocó la nueva válvula, de manera concéntrica. Como capas de cebolla explicaba el doctor Bruno García. La operación fue un éxito, el embarazo llegó a buen término y el pasado 29 de enero el pequeño Otto vio la luz, tras una cesárea. No se sabe cuántos años aguantará la nueva válvula o si en un futuro deberá ser repuesta por una mecánica. Por lo pronto, Catalina no piensa correr más riesgos para no tentar a la suerte. Si tengo otro hijo, será adoptado avanzó. Fuente: Hospital Vall d Hebron Cómo se realizó el implante de la prótesis aórtica