Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Larga Guerra del siglo XX, 1914- 1989 14 Segunda Guerra Mundial 70 En Noruega se decidió el acceso de la Kriegsmarine al Atlántico ALBERTO IGNACIO ARILLA E l 16 de febrero de 1940, en el fiordo de Jossing, el destructor británico Cossack interceptaba y abordaba al buque germano Altmark perteneciente a la flotilla de abastecimiento del acorazado Graff Von Spee cuando éste regresaba a Alemania con 300 prisioneros británicos, que serían liberados tras el abordaje. Esta acción naval produjo- -aparte de las protestas del gobierno de Oslo por la violación de su soberanía- -el convencimiento en Hitler de que los británicos no iban a respetar la neutralidad Noruega. En efecto, días antes de la invasión alemana, las marinas británicas y francesas habían iniciado el minado de las aguas noruegas (Operación Wilfred) con objeto de bloquear la ruta naval del hierro sueco que se embarcaba en Narvik para ser transportado a Alemania. Inicialmente prevista para el día 5, finalmente el 7 de abril partía de Scapa Flow la flota británica mientras embarcaban las primeras tropas destinadas a la invasión. En esos mismos momentos, la marina alemana zarpaba de sus puertos con el mismo objetivo. Bases navales alemanas Scharnhorst Lutzow Admiral Scheer Flotilla 14 U- Boot (Narvik) Fiordo de Alta Bahía de Bogen El control de los fiordos permitió a la marina alemana una salida al mar abierto de la que había carecido durante la Gran Guerra Narvik Tirpitz Admiral Hipper Flotilla 13 U- Boot (Trondheim) Fiordo de Faetten Trondheim (1940 1945) NORUEGA Bergen Flotilla 11 U- Boot (Bergen) Prinz Eugen Bismarck (1942 1945) Fiordo de Grimstad Desde entonces, la Kriegsmarine y la Royal Navy se enfrentaron violentamente durante los meses de abril a junio por el control del Mar del Norte y los fiordos noruegos. Durante los primeros días de la invasión, la marina alemana sufrió también diversas pérdidas frente a las defensas costeras noruegas y la acción de los submarinos que patrullaban la zona. A lo largo de toda la costa atlántica escandinava, se desarrollaron los combates navales, con un balance de hundimientos parejo por ambas partes. Sin embargo, el control de los puertos noruegos y los fiordos permitió a la Kriegsmarine una salida al mar abierto, de la que había carecido durante la Gran Guerra. Por primera vez, la flota de superficie germana, tenía acceso libre al Atlántico, tras romper las barreras que la encerraban en el Mar del Norte. De forma suplementaria, pero no menos importante, gozaba de una serie de bases desde donde sus cruceros y acorazados pudieron patrullar y hostigar sin descanso las rutas de convoyes del Atlántico Norte y el Ártico. El Bismarck Gneisenau Scharnhorst Hipper Tirpitz los buques más emblemáticos de la Kriegsmarine tuvieron sus bases permanentes o temporales en los fiordos noruegos, pudiendo salir a mar abierto escapando a la vigilancia de la marina y la aviación británicas y representando una amenaza real durante toda su vida operativa de tales bases. La neutralización de estos buques y sus bases constituyó una prioridad absoluta para el Almirantazgo británico a lo largo de toda la guerra, pero más si cabe tras la entrada de la URSS en la contienda al lado de los aliados, cuando el mantener abierta la ruta del Ártico para el abastecimiento a la URSS por mar se convirtió en un factor crítico. Los personajes Carl Gustav Mannerheim Indiscutible líder de los finlandeses. El mariscal Mannerheim lideró el ejército finlandés durante la Segunda Guerra Mundial. Primero, tras la agresión soviética en la Guerra de Invierno, y luego, en la denominada Guerra de Continuación, al posicionarse su país al lado de Alemania tras la invasión de la URSS por la Wehrmacht en 1941. Esta nueva campaña tenía como único objetivo la recuperación de los territorios perdidos en la Guerra de Invierno. En 1944, con el Ejército Rojo en las fronteras de Finlandia, no dudaría en cambiar de bando y enfrentarse a los alemanes, temeroso de que su país se viera abocado a perder la independencia a manos de una URSS victoriosa. Veterano de la Primera Guerra Mundial con el ejército zarista y líder de los ejércitos blancos fineses en la guerra civil, en 1946 se apartó de la vida política y militar de su país retirándose a Suiza. Eduard Dietl General de los Gebirgsjäger La figura del general Eduard Dietl está indisolublemente ligada a la Batalla de Narvik, donde sus Gebirgsjäger (tropas de montaña) se enfrentaron a las fuerzas aliadas por el control del vital puerto de la ciudad, siendo capaces de resistir a pesar de ser más que cuadruplicados en número. Nazi convencido, héroe de la Gran Guerra e integrante de los Freikorps, Dietl fue encumbrado a la categoría de héroe nacional por sus acciones en Narvik al final de de la campaña noruega. Permaneció en Escandinavia y en el Ártico como comandante del Cuerpo de Montaña noruego, que actuaría en el frente del Ártico durante la guerra con la URSS. En 1942 fue ascendido a Jefe del Grupo de Ejércitos Laponia. Sin embargo, no pudo repetir sus éxitos anteriores, ya que el objetivo de la campaña, el vital puerto de Murmansk, nunca fue seriamente amenazado. Murió en un accidente de aviación en 1944. Askainen, 4 de junio de 1867 Suiza, 27 de enero de 1951 Bad Aibling, 21 de julio de 1890- Steiermark, 23 de junio de 1944