Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID MARTES, 11 DE MARZO DE 2014 abc. es madrid ABC Nadie me habló nunca de abusos dice ahora un exjefe del Valdeluz La alumna tratada por la Comunidad reitera que le aconsejaron no denunciar. Servicios Sociales lo niega M. J. ÁLVAREZ MADRID JESÚS MANDRI ABOGADO DEL EXDIRECTOR Y EL EXJEFE DE ESTUDIOS No teníamos conocimiento de los abusos sexuales Ninguna alumna nos comentó nunca nada Esas fueron las declaraciones que ayer realizaron el exdirector del Colegio Valdeluz Agustinos, Eustaquio Iglesias, y el exjefe de Estudios, Juan José Cossío, ante el juez encargado del caso. Ambos están imputados por el magistrado por no denunciar las supuestas vejaciones que habría cometido el profesor de Ética, Filosofía y Música, Andrés Díez, contra alumnas de entre 12 a 17 años, tanto en el centro escolar como en la academia anexa Melodía Siglo XXI, y que, presuntamente, los dos exresponsables conocían. Sin embargo, ayer Cossío, quien en sede policial se vino abajo y reconoció que sabía que el docente podría haber cometido abusos y que el director estaba al tanto- -pues él mismo se lo comunicó tras conocer el primer caso en 2007- sin que ninguno hiciera nada, se desdijo. Tan solo recibió un comentario de la menor que aludía a que se llevaba mal con Díez y que quería cambiar de profesor, pero no fue necesario ya que comenzaba el curso y él no le iba a dar clase subrayó Jesús Mandri, abogado de los dos exresponsables y religiosos. Sin embargo, dicha joven, la que supuestamente puso en conocimiento de Cossío la situación por la que atravesaba, ratificó lo que declaró en sede policial. Así, indicó que había sufrido abusos desde los 13 a los 16 años. Vamos a pedir la nulidad de ambas declaraciones ante la Policía por defecto de forma al comparecer como testigos En el centro, el exjefe de Estudios, a la derecha, el exdirector dor- -en prisión provisional desde hace un mes- Ramón Muñoz; así como una de las letradas de las acusaciones particulares, Paloma Gutiérrez. La Comunidad de Madrid, por contra, desmintió las declaraciones de la joven. Asuntos Sociales, de quien depende el CIASI, afirmó que una psicóloga sí le aconsejó que denunciara aunque, finalmente, ni sus padres ni ella lo hicieron, tal y como consta en su informe, en el que ni siquiera aparece que recibiera atención legal porque no la solicitó Al margen de este asunto, el defensor de los dos exresponsables del ValJOSÉ RAMÓN LADRA deluz anunció que esta semana pedirá la nulidad de las declaraciones realizadas ante la Policía de sus clientes, por defecto de forma, ya que acudieron como testigos y no como imputados. Además de que los hechos no son ciertos y no están acreditados, de estarlo, habrían prescrito Se derrumbó tras siete años La víctima, que ahora tiene 24 años, se derrumbó ante el tribunal, siete años después de los supuestos hechos, al rememorar el calvario que sufrió. La muchacha, que acudió sola y sin abogado, ya que solo ha denunciado ahora ante la Policía, sostuvo también que se lo contó a otra profesora y a sus padres. Éstos la llevaron a un psicólogo particular y de allí la derivaron al CIASI (Centro de Intervención en Abuso Sexual Infantil) de la Comunidad. Reiteró que ahí, en donde estuvo en tratamiento un año (2007- 08) le aconsejaron no denunciar ya que su testimonio no resultaría ni conveniente ni creíble Así lo manifestaron los abogados defensores de los tres imputados, Mandri; el del docente y presunto abusaLa residencia de mayores donde ocurrieron los hechos, Reina Sofía, está en Las Rozas VÍCTOR LERENA Un cigarrillo en la cama de la anciana desató el incendio mortal C. HIDALGO MADRID Un cigarrillo mal apagado fue la causa más probable del origen del incendio que la noche del domingo costó la vida a un matrimonio de ancianos de la residencia Reina Sofía, en Las Rozas. Según fuentes de la investigación, el cigarrillo mal apagado prendió en la cama de la mujer, que respondía a las iniciales M. C. M. G, de 74 años y natural de Talavera la Real (Badajoz) La anciana fumaba bastante. Su marido, el también fallecido A. H. A. de la misma edad y madrileño de nacimiento, era fumador, aunque menos. Se sospecha que la colilla prendió en la cama mientras dormían. A la hora del suceso, las 21.50, el matrimonio ya se había retirado a dormir a su habitación, en la planta baja del módulo C. Una enfermera pasó media hora antes por el cuarto y comprobó que ambos se encontraban bien. La pareja llevaba en la residencia desde abril de 2013. Él tenía problemas de movilidad y por eso estaban en la planta baja. Ambos murieron asfixiados por el humo y, dentro de la tragedia, los bomberos evitaron que las llamas afectaran a otras dependencias.