Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 11 DE MARZO DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 35 FRANCIA Las escuchas a Sarkozy incendian en Francia política y judicatura JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS AFP AFP David Cameron y Sam Cam El primer ministro empleó a una niñera de Nepal y su mujer se encargó personalmente de agilizar los trámites para que obtuviera el pasaporte británico Nick Clegg y Miriam González El viceprimer ministro británico ha preferido reconocer que tiene a una mujer belga como asistenta doméstica David Cameron contrató a una asistenta extranjera sin papeles El viceprimer ministro Nick Clegg admite que en su casa trabaja una mujer belga ANA MELLADO LONDRES Las escuchas de las conversaciones telefónicas privadas entre Nicolas Sarkozy y su abogado, Thierry Herzog, sospechoso de posible tráfico de influencias, se han transformado en un incendio político, jurídico y humano, tras el intento de suicidio de un magistrado. Estimando que Sarkozy y su abogado se beneficiaban de las filtraciones de un magistrado, Gilbert Azibert, dos jueces pidieron a la policía judicial que pincharan los teléfonos del expresidente y su abogado, para intentar confirmar las sospechas de posible tráfico de influencias, del que hubiera podido beneficiarse Gilbert Azibert. Según el semanario Le Point Azibert intentó suicidarse a las pocas horas de hacerse públicas tales revelaciones. Se trata del capítulo más atroz del escándalo. Diciendo hablar en nombre de muchos abogados, Pierre- Olivier Sur, presidente del Colegio de Abogados de Francia, ha hecho público un llamamiento al presidente de la República, pidiendo que cesen inmediatamente las escuchas policiales de los teléfonos de Sarkozy y su abogado. A juicio del presidente de los abogados franceses, se trata de una práctica intolerable que dinamita los principios de la defensa judicial. Mientras el Gobierno británico trata de contener la llegada de extranjeros, comprometiéndose a reducir la inmigración neta a menos de 100.000 para el año 2015, no parece en cambio que sus líderes presenten algún tipo de reparo en contratar mano de obra foránea en sus hogares. Durante años, la familia Cameron no sólo empleó a una niñera de Nepal para hacerse cargo de sus pequeños, sino que la propia mujer del primer ministro, Samantha Cameron, se encargó personalmente de agilizar los trámites legales para que la empleada pudiera conseguir un pasaporte británico. La niñera obtuvo la ciudadanía británica a finales de 2010, meses después de que los Cameron se mudaran al 10 de Downing Street, tras la victoria electoral en mayo de ese año. Los trámites ordinarios requieren unos seis meses para procesar la solicitud. La predilección de los Cameron por las cuidadoras extranjeras se refuerza al conocer que la nanny que sustituyó a la nepalesa también es extranjera. Anticipándose a que le señalaran con el dedo, el viceprimer ministro, el liberal demócrata Nick Clegg, ha preferido reconocer que tiene a una mujer belga como asistenta doméstica. El doble rasero de unos líderes políticos que, por un lado, disuaden a potenciales inmigrantes, endureciendo las prestaciones sociales y el acceso a la ayudas, para luego contratarlos ellos mismos, ha sido criticado ferozmente por el nuevo secretario de Estado de Inmigración, James Brokenshire. La pudiente clase política se beneficia de la mano de obra barata de los inmigrantes, mientras que a empleadores normales se les sanciona si tratan de aprovecharse de los extranjeros Estas duras declaraciones proce- den de una persona cuyo antecesor, Mark Harper, se vio obligado a dimitir tras salir a la luz que había empleado a una asistenta doméstica sin papeles. Paradójicamente, Harper fue el precursor de una controvertida campaña publicitaria que paseaba carteles con consignas polémicas como vete a casa o serás detenido en furgonetas que circulaban por los distritos londinenses con mayor inmigración. Acoso judicial Christine Toubira, ministra de Justicia, estima, por el contrario, que los jueces están en su derecho a pedir el pinchazo de los teléfonos de dos sospechosos, abogado y exjefe de Estado. La izquierda esgrime la bandera de la independencia de la justicia. La derecha denuncia el acoso judicial de un ex presidente candidato a su propia reelección como jefe del Estado, dentro de tres años. Un 80 de los lectores del matutino conservador Le Figaro estiman que Sarkozy es víctima del acoso judicial por razones evidentemente políticas La violencia de los enfrentamientos verbales entre políticos y abogados de distinta sensibilidad coincide con un clima social y político de profunda crisis, a dos semanas cortas de unas elecciones municipales que no cambiarán gran cosa, pero contribuyen a complicar y enrarecer una situación donde continúa medrando el Frente Nacional (FN, extrema derecha) de Jean- Marie y Marine Le Pen, los grandes beneficiarios de la crisis de fondo que vive una Francia convertida en enfermo político de Europa. Giro en el discurso La revelación de los trapicheos de Sam Cam (como se la conoce popularmente) arrecian el agrio debate de la llegada de extranjeros a Reino Unido en un momento en que su marido ha endurecido su discurso sobre inmigración entroncando con el éxito del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP) antieuropeo y detractor acérrimo de los inmigrantes. Este es un ejemplo perfecto de una desorientada y adinerada elite que domina ahora la política en el Reino Unido. Los británicos decentes ordinarios están pagando el precio por la pérdida de puestos de trabajo y una depreciación salarial significativa en los últimos años ha comentado el siempre procaz líder del UKIP, Nigel Farage. Secretario de Inmigración La pudiente clase política se beneficia de una mano de obra barata, mientras que a otros se les sanciona