Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES, 11 DE MARZO DE 2014 abc. es internacional ABC Un avión militar vietnamita continuaba ayer las labores de búsqueda del vuelo de Malaysia Airlines MH- 370 REUTERS Un iraní compró los billetes de los dos viajeros con pasaportes robados Kazem Alí podría llevar tres años mandando a ilegales rumbo a Europa PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Nueva sorpresa en el misterio del vuelo de las aerolíneas de Malasia desaparecido el sábado, donde viajaban dos pasajeros con pasaportes robados que han disparado las sospechas de un atentado terrorista. Según informó ayer el Financial Times un intermediario iraní conocido como el señor Alí compró sus billetes en una agencia de viajes de Pattaya, meca del turismo sexual en Tailandia. Pero este descubrimiento, que podría apuntar a una conexión con el terrorismo islamista, da pie a otra hipótesis totalmente distinta por las circunstancias de la compra. Tal y como explicó al citado diario la touroperadora del establecimiento, Benjaporn Krutnait, el señor Alí no pidió expresamente los pasajes para el vuelo MH 370 de Malaysia Airlines entre Kuala Lumpur y Pekín. En principio, requirió el pasado día 1 unos billetes baratos con destino final a Europa para dos clientes suyos: uno que viajaba a Copenhague con un pasaporte italiano y otro a Francfort con uno austriaco. Ambos documentos habían sido sustraídos a sus titulares en Tailandia. En trayectos distintos, la dependienta hizo una reserva con Qatar Airways y otra con Etihad. Pero ambas expiraron sin que fueran abonadas y, cuando el señor Alí volvió a la agencia el pasado jueves, le pidió de nuevo los pasajes más baratos para los mismos destinos. Ahí fue cuando la operadora reservó los billetes del fatídico vuelo MH 370 entre Kuala Lumpur y Pekín, donde ambos pasajeros se detendrían unas horas antes de reemprender el viaje a Ámsterdam, siguiente escala de su periplo hacia sus respectivos destinos finales. La última pista El señor Alí Así se identificó Kazem Alí a la hora de comprar los billetes en una agencia de viajes de Pattaya, meca del turismo sexual en Tailandia. Los indicios Según los investigadores, este descubrimiento podría abrir la hipótesis de una red de inmigrantes ilegales a Europa, pero no explica la desaparición del avión. Pista abierta Las autoridades mantienen abierta la pista del atentado islamista como castigo a los Gobiernos chino y malasio. Cliente habitual En sus declaraciones al Financial Times la agente de viajes desvinculó al intermediario Alí del terrorismo islamista porque lleva tres años comprándole billetes de avión y pidió los más baratos sin solicitar una ruta concreta. Fuentes de la Policía tailandesa confirmaron a la cadena CNN esta historia añadiendo que el comprador se hacía llamar Kazem Alí. Tras ver las grabaciones de las cámaras de seguridad en el aeropuerto de Kuala Lumpur, las agencias de inteligencia ya han identificado a uno de los impostores que embarcó con un pasaporte robado. Puedo confirmar que no es malayo (la etnia musulmana mayoritaria en Malasia) pero no puedo divulgar a qué país pertenece manifestó al diario The Star el inspector general de la Policía de ese país, Tan Sri Khalid Abu Bakhar, quien indicó que el hombre tampoco es de la provincia china de Xinjiang Hasta ahora, se había especulado con que la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines podía estar relacionada con el terrorismo islamista de dicha región musulmana, sacudida por fuertes tensiones independentistas. Dicha teoría se apoya en el salvaje ataque de hace dos semanas en una estación de trenes china, donde murieron 29 personas a manos de una decena de hombres armados con cuchillos, presuntos terroristas uigures de Xinjiang. Pescando en río revuelto, un grupo hasta ahora desconocido, las Brigadas de los Mártires de China, se atribuyó ayer la desaparición del aparato, según informó el periódico tailandés The Nation Pero su reivindicación resulta muy dudosa porque no ofreció ningún detalle del supuesto atentado. Por su parte, el jefe de la Aviación Civil de Malasia, Azharuddin Abdul Rahman, explicó a Sky News que los dos pasajeros con pasaportes robados no tenían aspecto asiático y que, de hecho, uno era negro. Frente a la hipótesis del terrorismo islamista, apuntó que ambos podían pertenecer a una red de inmigración ilegal camino de