Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MARTES, 11 DE MARZO DE 2014 abc. es españa ABC 10 ANIVERSARIO DEL 11- M Cinco héroes madrileños que ABC reúne en Atocha a 5 profesionales que intervinieron tras el atentado. Allí han revivido su particular 11- M MARÍA ISABEL SERRANO MADRID Se cumplen diez años. Como si son cincuenta. Qué más da. A ellos nunca se les va a olvidar aquel 11 de marzo de 2004. Les tocó de lleno. Tuvieron que trabajar como nunca habían imaginado. Aunque estuvieran entrenados para situaciones límite y catastróficas, aquello fue distinto. Un infierno que logró sacar la profesionalidad de nuestros cinco héroes anónimos. Hoy les ponemos cara. Y se enfadarán. Ninguno quiere colgarse ese título. Todos dicen que ellos cumplían con su trabajo y que los verdaderos héroes fueron los vecinos de Madrid, que no están entrenados pero que sacaron lo mejor de sus corazones. Eso les sirvió a nuestros cinco protagonistas de estímulo dentro de la barbarie y el dolor de mi- les de familias. ABC ha reunido en uno de los escenarios de la masacre terrorista a estos cinco magníficos. Y que me disculpen por el calificativo porque hubo muchos mas en cada rincón de la ciudad. Lo sabemos. Pero gracias a ellos hoy podemos poner un rostro a la profesionalidad y al trabajo hecho con cabeza y, también, con corazón. Un común denominador En la estación de Cercanías de Atocha, dentro y fuera, cargados de recuerdos, nos han revelado sus sentimientos y las sensaciones de aquella jornada tan negra que se saldó con 191 muertos y más de 1.800 heridos. Ellos cinco son un samur como le gusta decir al jefe Ervigio Corral; una médico forense, Carmen Baladía, que el 11- M, curiosamente, dirigía el Instituto Anatómico Forense; un simple bombero como relata el hoy subdirector del Cuerpo, Eugenio Amores, quitándose importancia. También una telefonista de excepción, Mónica Gavieiro, operadora de Emergencias 112, que estaba de baja pero que corrió a su puesto de trabajo. Y Antonio Barrero, el policía municipal al que las bombas de la calle Téllez pillaron a pocos metros de donde estaba trabajando. Hay un común denominador en los cinco. Aquella experiencia les hizo agarrarse más a la vida. No fueron los únicos. Hoy, ellos, tienen la palabra. ERVIGIO CORRAL DIRECTOR DEL SAMUR EUGENIO AMORES BOMBERO DEL AYUNTAMIETO DE MADRID El Samur estaba preparado. ETA nos había enseñado Como los otros cuatro valientes que nos narran su experiencia vivida el 11- M, Ervigio Corral, jefe del Samur, insiste machaconamente en que aquel trágico día ellos cinco no fueron héroes de nada. La heroicidad estuvo en el pueblo de Madrid dice con temple este hombre casado y padre de dos niñas. Lo peor, en lo personal, fue Ifema Así recuerda lo que pasó en la enorme morgue en que se convirtió el pabellón de ferias madrileño. Fue horrible. Nadie se imagina lo que es confirmar la muerte a los familiares. La labor de los psicólogos fue fundamental Lo que más me costó ese día asegura Corral fue dejar de ser médico. Tuve que dar un paso atrás y dejar que mis compañeros actuaran. A mí me correspondía coordinar todo aquello. Todo el dispositivo y repartir todos los recursos. La respuesta de mis compañeros fue total A Ervigio las primeras noticias del atentado le llegaron de inmediato, cuando se dirigía a su trabajo en la plaza de Legazpi. Me parece que hay una explosión en Atocha, comentamos. Durante el camino activé el protocolo de catástrofes. Muchos se presentaron de forma voluntaria. En una hora, pasamos de ser 80 a 400 Estamos acostumbrados a trabajar con la muerte. El Samur estaba preparado. ETA nos había enseñado durante muchos años El 11- M no se me va a olvidar en la vida. Pero con el paso del tiempo me ha dejado, y quiero que se me entienda bien, un sentimiento positivo más que negativo: el ejemplar comportamiento de las familias y de todo los ciudadanos de Madrid No voy a leer esta entrevista. Lo hago por pura terapia Otro que no quiere ninguna medalla de héroe. En realidad, ninguno de nuestros cinco protagonistas lo admite. Que no, que no. Y cuando les escuchas, sabes que tienen razón. Verán porqué. Nosotros estamos acostumbrados y adiestrados. Los ciudadanos no. Y ellos fueron determinantes con su comportamiento Lo dice Eugenio Amores, hoy subdirector del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Curtido en las tragedias como el 11- M y el accidente de Spanair, por no citar más ejemplos, este hombre de 59 años lleva treinta de servicio. Y con más fuerza que nunca. Aquel día no se me olvidará en la vida pero procuro relativizar. ¿Sabes por qué? Pues porque no leo lo que digo cuando me preguntan. Por eso no voy a leer esta entrevista. Pura terapia Sí te digo que aquello era difícil de entender. No olvidaré el silencio y a los heridos deambulando, perdidos y en estado de shock Iban así porque, además de lo dantesco de la escena y del drama que empezaban a vivir, la onda expansiva de las explosiones te deja sordo comenta. Eugenio hace honor a su apellido, Amores, que reparte a raudales. Es lo más duro que he visto. Desproporcionado. Al principio pensé en otro atentado como los que ya habíamos vivido en Madrid pero, al ir llegando, me dije: Esto es otra cosa Reconoce que hay un episodio que quedará siempre en su retina. Estuve en los cuatro lugares del atentado. En Santa Eugenia, al rescatar un cadáver, vi un libro y unas zapatillas idénticas a las de mi hijo. Y pensé en sus padres