Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABCdelOCIO VIERNES, 7 DE MARZO DE 2014 abc. es ABC C ine Prostituirse antes de prostituirse JOVEN Y BONITA Dirección: François Ozon. Con: Marine Vacth, Géraldine Pailhas N Ozon encontró en Marine Vacth (a la derecha) a la protagonista perfecta para su filme François Ozon Quiero que los espectadores se hagan preguntas El director de En la casa o Potiche vuelve a la cartelera con Joven y bonita DAVID MARTOS n año después de revisitar la adolescencia con En la casa aquella película especular basada en un texto de Juan Mayorga François Ozon regresa a la cartelera española con Joven y bonita un nuevo ensayo sobre esos años convulsos que nos convierten en adultos. La adolescencia ha sido idealizada por el cine, nos han dado la impresión de que es la mejor etapa de la vida... ¡y para mí fue terrible! decía el cineasta francés en el Festival de Cannes, donde presentó la cinta. No me gustó mi adolescencia, fue complicada y dolorosa, así que he querido ofrecer una visión más compleja sobre esa etapa Y la historia que ha escogido es la de Isabelle, una chica de 17 años que se dedica a la prostitución a espaldas de su familia. Para él era importante que vendiese sus servicios sexuales sin una motivación clara, que procediera de una familia burguesa que no necesitara dinero. No quería darle al pú- U blico cierta información que le diera ser, en sus características. Pero no la juzseguridad. Quería incomodar a la au- gué. Y tampoco creo que François la juzdiencia, forzar a los espectadores para gue Vacth, que en el encuentro luce un que se hagan preguntas. Isabelle es una avanzado embarazo, tenía 21 años cuanchica muy misteriosa, no hay respues- do interpretó a la joven Isabelle. No tentas psicológicas para lo que le pasa go ni Facebook ni Twitter. Sé que ahora explica Ozon durante su encuentro con vivimos en la época de la interactividad, ABC. Para preparar ese retrato oscuro pero no es cosa mía dice cuando le prehabló con policías especializados guntamos si la fama que da el cine en menores. le deja vivir como vive su ge Para repartir el papel me neración. ¿Vive pendiente entrevisté con todas las acde su belleza? La belleza trices francesas de su edad, es el resultado de la mirapero eran muy realistas, era da de los otros sobre ti. como estar en una serie de No es algo en lo que pientelevisión. Con Marine se, afecta más a los demás Vacth pasó otra cosa. Estaque a mí misma contesba allí, pero a la vez no estaba. ta con seguridad. Podías sentir que algo ocuTras el pase de la película, rría en su interior dice casi algunos críticos identificaEtapa difícil con devoción. Es precio- Ozon confiesa que su ron su esquema con la Beladolescencia fue sa, pero a la vez hay algo le de jour de Luis Buñuel. muy fuerte dentro de ella. compleja y dolorosa Me encanta la película Le pasa un poco como a confiesa Ozon. La he visCharlotte Rampling también en la pe- to otra vez y me he dado cuenta de que lícula. Meses después, en París, compro- trata sobre la fantasía. Es un juego. Mi bamos la existencia de ese halo de mis- película va más sobre la realidad. La reterio durante una entrevista con la ac- ferencia cinematográfica principal para triz, que responde con frases cortas y esta cinta es una película francesa que muy reflexivas. fue muy importante para mí que se lla Nunca quise comprender por qué ma A nuestros amores de Maurice mi personaje hace lo que hace. Eviden- Pialat. Es la película más bella que se ha temente pensé en ella, en quién podía hecho sobre la adolescencia o hay en esta película de Ozon ni el menor rastro de Buñuel, aunque pueda parecerlo si solo se atiende a su sinopsis, pues se concentra en la práctica insondable de una mujer (una jovencita de 17 años) de la prostitución sin que medien motivos económicos o familiares. Su coincidencia con Belle de jour se termina en ese ejercicio clandestino de supuesta rebeldía. Ozon cuenta otra historia cuya esencia habría que mirar más en la adolescencia, el despertar no exactamente al sexo sino al poder que otorga el sexo cuando coinciden las dos palabras del título. La película nos muestra desde el comienzo el potencial armamentístico de la protagonista, encarnado con un imbatible arsenal de encantos por la modelo Marine Vacth, en un ambiente de verano e ingenuidad. Puesto que Ozon prefiere atender más a lo climático que a lo sentimental, esa protagonista veraniega e ingenua entra en la estación del otoño escolar con la fuerza renovada de una mujer curtida que, sin ofrecer mayor emoción o explicación, decidirá prostituirse como alternativa inexplicable, o no explicada, a su vida normal de familia burguesa. Probablemente Ozon y su película aspiran a que el espectador sustituya ese acto irrazonable con la potencia de un tópico: la atracción de lo clandestino en esa edad de conflicto, el inevitable gesto de rebeldía de quien tiene dardo pero no diana, el descubrimiento del sexo como fuente no de placer sino de poder... Acaso habría que atender a la banda sonora, a esas canciones perdidamente sentimentales y apasionadas de Françoise Hardy o las alusiones a Rimbaud, que serían como la única pista, la huella en que pisar, para entender lo que Isabelle siente o pretende. Es curioso cómo el director no acepta el reto de la lógica y nos cuenta la historia de Isabelle sin el menor atisbo de drama hasta el desenlace impostado (el personaje de Charlotte Rampling llega para darle apariencia de profundidad, de vuelo vital, pero es un artificio, un recurso cremallera para lo que ha de estar naturalmente desabotonado) Joven y bonita queda, en realidad, como un retrato inquietante no de la mujer, sino del final de la adolescencia, que es la última fortaleza del ser humano desde la que se puede desafiar al mundo adulto sin perder la gracia ni el derecho a tu lugar en él. O. R. MARCHANTE