Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 7 DE MARZO DE 2014 abc. es estilo GENTESTILO 61 EN SU PUNTO La prensa americana se mofa del vestido de Elsa Pataky Claro está que para gustos los colores y de ahí que muchos hayan alucinado con el análisis que ha hecho BEATRIZ CORTÁZAR el arquitecto Joaquín Torres en su espacio de Sálvame dando su verCon la cara de felicidad que tenía Elsa sión de lo que haría con la casa que Pataky (37 años) al desfilar por la al- Curro Romero y Carmen Tello tiefombra roja de la gala de los Oscar, nen en Espartinas. Un reportaje en el gesto de pena que se le habrá que- la revista Love muestra algunas esdado al comprobar que todas las crí- tancias de esa vivienda que conozco ticas han sido demoledoras con el bien y puedo asegurar que se trata vestido de Eliee Saab que eligió para de una de las casas más bonitas y aleesa ceremonia y que fue un auténti- gres que hay en Sevilla y sus alredeco despropósito. A punto de dar a luz dores. a los mellizos que espera de su maLógicamente se trata de la vivienrido, Chris Hemsworth, Pataky no da de un torero de 80 años con una estuvo nada acertada con ese diseño vida a sus espaldas y muchísimos de pedrería en verde esmeralda que recuerdos. Por suerte no está decoparecía iba a reventar en cualquier rada con sus trofeos taurinos y sí momento. Es verdad que hoy con un gusto muy sevillano, ACORDE las mujeres no sólo escondonde las telas y las flores La casa de den sino muestran orgucobran protagonismo. Ver Curro Romero es llosas sus barrigas de valo que haría Torres con adecuada a un rios meses pero precisaesos salones es simpletorero de 80 años, mente la que lució Elsa no mente alucinar. pese a la sólo ha provocado que casi Para un futbolista que opinión de toda la crítica se llevara las apenas pisa su casa y cuanTorres manos a la cabeza, sino que do está se pasa horas delante sencillamente no se entiende. de la Play Station sirven esos soTampoco triunfó el vestido de Pe- fás minimalistas con mesas o suelos nélope Cruz (39) a quien se la vio ma- de piedra negra y blanca. Para una nejarse muy torpemente con los me- figura como Curro Romero, ese mitros de gasa que llevaba. Lo mejor, nimalismo lleno de metal o piedra sin duda alguna, sus joyas de Cho- puede resultar de lo más lúgubre, frío pard, firma a la que es fiel desde hace y falto de personalidad. Además la muchos años. Eso sí, el guiño espa- decoración estándar con estética de ñol lo puso con el bolso de Loewe, por oficina o sala de visitas ya está muy el que también cobra. pasada. Momento en el que Pistorius se tapa la cara para llorar REUTERS Oscar Pistorius Dios, déjala vivir, no dejes que muera Un médico que acudió a la casa del atleta tras el tiroteo ofrece un desgarrador testimonio JAIME VELÁZQUEZ PRETORIA Poco después de escuchar varios disparos procedentes de la casa de Oscar Pistorius (27 años) en el complejo de Silverwoods (Pretoria) el radiólogo Johan Stipp acudió hasta la residencia de su vecino. Encontró a un hombre de rodillas junto al cuerpo de una mujer, sin saber, entonces, que se trataba de Pistorius. El atleta sudafricano le metía los dedos en la boca a la mujer para tratar de reanimarla. Era en vano. Stipp miró sus pupilas dilatadas, comprobó que no tenía pulso en el cuello y vio tejido cerebral que se derramaba desde una herida en la cabeza. Era obvio que había sido herida de muerte Por primera vez, el Tribunal Superior de Pretoria ha escuchado el testimonio de un testigo directo de los fatales acontecimientos ocurridos en la víspera de San Valentín de 2013, cuando Oscar Pistorius mató de cuatro disparos a su novia, Reeva Steenkamp. Un escalofriante relato. Recuerdo sus primeras palabras: Le he disparado, pensé que era un ladrón. Le he disparado dijo Stipp entre los sollozos de los familiares y amigos de Reeva Steenkamp. Mientras, Pistorius se tapaba los oídos y comenzaba a llorar. Por un momento, el atleta pareció experimentar una náusea, y los alguaciles tuvieron que acercarle una bolsa de plástico por si fuera a vomitar, según relataron varios periodistas cercanos al banquillo de los acusados. Pienso que sus sentimientos eran sinceros. No paraba de repetir: Dios, déjala vivir, no dejes que muera Después, el hombre subió la escaleras y desapareció durante dos minutos continuó el doctor Pregunté por la pistola; por un momento, temí por su vida Arrepentido y desesperado Stipp fue llamado por la Fiscalía, pero su testimonio dibujó el retrato de un hombre arrepentido y desesperado por las consecuencias de sus actos. Ese retrato casa con la versión de la defensa del atleta, que argumenta que Pistorius le disparó por error al confundirla con un intruso. Sin embargo, el testimonio del vecino también condena al corredor paralímpico: oyó unos gritos de mujer procedentes del cuarto de baño que él podía ver desde su ventana, con las luces encendidas y una silueta moviéndose en su interior. Si una mujer gritaba por su vida, tal y como relató Stipp, desde un cuarto de baño iluminado, es imposible que Oscar disparara contra la puerta del cuarto de baño creyendo que su novia se encontraba en la cama y que en el interior del habitáculo del inodoro se ocultaba un ladrón. Los gritos respaldan, además, la tesis de la Fiscalía de que el tiroteo se produjo durante una discusión de pareja. Pataky posa junto a su marido en la gala de entrega de los Oscar AFP