Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES, 7 DE MARZO DE 2014 abc. es internacional ABC SEGÚN PARIS MATCH Hidalgo, candidata socialista a la alcadía de París, acusada de cohecho ABC PARÍS Níger entrega a Libia a Saadi, el hijo futbolista de Muamar Gadafi Está acusado de reprimir la revolución que acabó en 2011 con 42 años de dictadura LUIS DE VEGA MADRID La publicación francesa Paris Match acusa a la candidata socialista a la alcaldía de París, Anne Hidalgo, de haber disfrutado de unas vacaciones en un hotel de lujo en la localidad de Courchevel con todos los gastos pagados La misma revista, no obstante, recoge la negativa del entorno más próximo a Hidalgo sobre tales acusaciones. Paris Match afirma que en el hotel de prestigio Pinnacle cada noche cuesta entre 1.450 y 5.650 euros. Desde el gabinete de comunicación de Hidalgo se ha desmentido categóricamente que la alcaldable socialista hubiese aceptado pasar unas vacaciones de lujo en el mencionado hotel. Anne Hidalgo nunca ha pasado unos días en Courchevel. Su agenda está repleta y no vamos a perder un fin de semana, antes de las elecciones, perdiendo también una oportunidad de hacer campaña Los asesores de Hidalgo denuncian la campaña de bombas fétidas e insinuaciones y los métodos para dejar a su política en la cuneta. En un comunicado, se habla desde el PS de acusaciones frívolas y falsas Por su parte, el hotel Pinnacle no confirma ni niega las informaciones de Paris Match Tengo un deber de confidencialidad con los clientes se limitó a declarar el director del establecimiento. La política de origen español Anne Hidalgo aparece como favorita de las encuestas, por delante de la exministra conservadora Nathalie Kosciusko- Morizet, que pese a contar con el respaldo explícito del expresidente Nicolas Sarkozy no parece tener detrás a todo el aparato de su partido. Prueba para Hollande Las elecciones municipales que se celebrarán en Francia a finales de mes servirán para repartir el poder local, pero también para medir las fuerzas a nivel nacional, dos años después del triunfo en las presidenciales del socialista François Hollande. Se trata del primer escrutinio nacional desde que Hollande accedió al palacio del Elíseo y de que su victoria fuera respaldada, un mes más tarde, por una mayoría en las legislativas. Por eso, las municipales servirán de termómetro para comprobar el desgaste del Partido Socialista (PS) el estado de los conservadores de la UMP tras la derrota de Nicolas Sarkozy y la auténtica pujanza del ultraderechista Frente Nacional (FN) de Marie Le Pen, que todas las encuestas dan en claro ascenso. Las autoridades de Níger entregaron ayer a Libia a Saadi Gadafi, futbolista e hijo del dictador, quien había escapado del país en septiembre de 2011, poco después de que Trípoli cayera en manos de los rebeldes y unas semanas antes de que su padre muriera linchado nada más ser detenido en Sirte. Saadi Gadafi está acusado de haber reprimido el levantamiento popular que acabó ese año con los 42 años de dictadura de su padre. Está también implicado en la muerte de un antiguo entrenador de un equipo de fútbol de Trípoli en el que jugaba. Libia lo tratará conforme a las normas internacionales dice un comunicado oficial que cita la agencia Afp, que señala asimismo que Saadi Gadafi llegó al aeropuerto de Miitiga con las manos atadas y los ojos vendados antes de ser trasladado a la prisión de alHadhba, en Trípoli. Las agencias han difundido fotografías en las que se le ve con el uniforme azul de reo mientras, arrodillado en el suelo, le afeitan la barba y le rapan la cabeza. Son fotos del antes y el después de la sesión de peluquería. Saadi Gadafi, de 40 años, huyó en una caravana de varios vehículos por el sur de Libia hacia territorio nigerino cuando el régimen impuesto a sangre y fuego por su padre acababa de desmoronarse. En Níger ha estado acogido por razones humanitarias hasta que el Gobierno de Niamey decidió repatriarlo. En todo este tiempo, Saadi Gadafi ha llegado incluso a tratar de instalarse con identidad falsa junto a su familia en el Pacífico mexicano, con ayuda de una banda de delincuentes y falsificadores que fue desarticulada en el país norteamericano. Saadi Gadafi, en una foto difundida por la jefatura de prisiones libia AFP SAADI GADAFI HIJO DEL EXDICTADOR LIBIO Un jugador del montón Perfil Saadi Gadafi tenía el grado de coronel en el Ejército de su padre, Muamar Gadafi. Pero él pensaba que lo suyo era jugar al fútbol. Llegó a lo más alto cuando fichó por el Perugia, de la Primera división italiana, pero antes de haber disputado un solo minuto dio positivo por nandrolona en un control antidopaje. En la Liga libia, si cogía el balón no había jugador que se atreviera a hacer una falta; tampoco los árbitros pitaban nada en contra del hijo del líder que era capitán de su equipo y de la selección nacional, y presidente de la Federación de Fútbol, todo a la vez recordaba en 2012 Abdul Rezaq Jrana, excapitán de la selección nacional, en una entrevista con ABC. Era un jugador del montón y sus guardias controlaban la grada para que nadie pitara o insultara. Se vivía una mezcla de tensión y cachondeo Intentó escapar a México Pocos meses después de llegar, en febrero de 2012, trató de llamar a la rebelión para que sus seguidores acabaran con la revolución, según pidió a través de unas declaraciones a la cadena Al Arabiya. Las palabras que acaba de pronunciar Saadi Gadafi en Niamey son inaceptables dijo seguidamente el presidente de Níger, Mahamadou Isouffou, en una entrevista con el diario Le Monde En todo caso, el riesgo a una posible ejecución si era repatriado es lo que le ha mantenido en Niamey. Solo pronunciar el nombre de Saadi Gadafi revolvía las tripas al mundo del fútbol en la Libia de la revolución, cuando los ciudadanos empezaron a poder explayarse en público. El hijo del dictador había hecho y deshecho a su antojo en la Liga, la selección y el la Federación. Jugó en varios equipos locales, fue capitán en el combinado nacional y hasta fichó por el Perugia italiano antes de que lo echaran por positivo en un control antidopaje. Muerte de un exentrenador Las nuevas autoridades también lo acusan ahora de su supuesta implicación en la muerte de un exentrenador del Al- Ahly de Trípoli mientras era jugador de este equipo en 2005. Todo en un país en el que los locutores de televisión que retransmitían los partidos tenían prohibido referirse a los jugado- res por su nombre. La orden era decir simplemente el número que llevaban en la camiseta, para no hacer sombra al nombre del sátrapa y su entorno. El principal miembro de la familia Gadafi en manos de las nuevas autoridades de Libia es Seif El Islam, el heredero del dictador. Fue detenido por guerrilleros en octubre de 2011 cuando trataba de escapar por el desierto hacia Argelia, Malí o Níger. Seif está reclamado por crímenes contra la Humanidad por el Tribunal Penal Internacional de La Haya, pero las autoridades libias se niegan a entregarlo y aseguran que tendrá un proceso justo a pesar de las serias dudas que han lanzado al respecto distintas organizaciones humanitarias internacionales.