Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 7 DE MARZO DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 23 El fiscal baja a 4 años la petición de penas a Permach y Etxeberria Las dilaciones en el caso de las herrikos le obligan a aplicar atenuantes JUAN FERNÁNDEZ- MIRANDA MADRID La petición del fiscal JOSEBA PERMACH DE 12 AÑOS A 4 Y 6 MESES El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba AFP Rubalcaba frenó antes la moción por miedo a otro motín en Navarra Temor al precedente de 2007, que obligó a Blanco a plantarse en el Comité Regional GABRIEL SANZ MADRID Cuando los miembros del Comité Regional del PSN, máximo órgano entre congresos de los socialistas navarros, se reunieron ayer ya sabían que no lo hacían para decidir sobre la moción de censura a Yolanda Barcina, sino para ratificar el veto de Ferraz 18 horas antes. Eso, o la expulsión del partido de quienes contravinieran la orden del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Otra cosa es la situación política tan precaria en la que queda el líder de los socialistas navarros, Roberto Jiménez, que, a pesar de las reiteradas señales que le llegaban de Ferraz, condujo el coche hasta el borde del precipicio. Porque, aunque Rubalcaba ha mantenido un perfil más que bajo en toda la crisis, siempre tuvo claro que con Bildu ni a la vuelta de la esquina en palabras de la vicesecretaria general y cabeza de lista europea, Elena Valenciano. Su objetivo era y es no repetir el agosto de 2007, cuando la Dirección Federal se encontró con los hechos consumados de un pacto con Nafarroa Bai e IU para aupar a la Presidencia del Gobierno Foral a Fernando Puras. Por eso, a Rubalcaba no le gustó escuchar cómo Roberto Jiménez anunció el 12 de febrero que iba a echar a Barcina sí o sí después de la comisión de investigación; y mucho menos, oír la réplica de Jiménez a Valenciano cuando ella dijo que con Bildu, nada: El PSOE en Navarra soy yo dijo el todavía barón navarro. Como veía que el asunto se enredaba, la Dirección Federal envió a Pamplona el 18 de febrero, y días subsiguientes, al secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, Antonio Hernando; para dejar claro a todo el PSN que Ferraz nunca iba a apoyar la moción contra Barcina, ni directa ni indirectamente. Como quiera que los viajes de Hernando no surtieron efecto el portavoz adjunto del Grupo Socialista en el Parlamento de Navarra, Pedro Rascón, siguió mostrándose hasta el miércoles firme y tajante a favor de que haya elecciones el 25 de mayo en Navarra Rubalcaba aprovechó que ese día había acabado la ronda con los otros portavoces de la oposición para tomar la iniciativa. El desembarco de Ferraz Sobre todo, se trataba de no ver repetida aquella escena del desembarco de media Ejecutiva Federal el 1 de septiembre de 2007 en el Comité Regional. Hasta Pamplona fueron el entonces secretario de Organización, José Blanco; su mano derecha, Óscar López, y la entonces secretaria de Política Autonómica, Carmen Hermosín, para frenar in extremis la moción de censura contra UPN que iba a aupar a Fernando Puras. Como ocurre ahora, José Luis Rodríguez Zapatero, no estaba dispuesto a dar argumentos al PP con una ETA todavía viva. Hoy, la banda languidece, pero Rubalcaba y Valenciano se juegan mucho en las elecciones europeas. Como era previsible, el último gran juicio contra el entorno de la banda terrorista ETA estaba marcado por las dilaciones indebidas que se han producido durante el proceso. Se trata del llamado caso de las herriko tabernas que investiga la financiación de la banda terrorista a través de estos locales y que comenzó a instruir el juez Baltasar Garzón en el año 2002. En la mañana de ayer, tras cinco meses de juicio, el fiscal presentó sus peticiones de condena para 25 de los 34 acusados que se han sentado en el banquillo. En todos los casos rebajó sus pretensiones iniciales, ya que, según explicó, debían aplicarse atenuantes como consecuencia de los retrasos. A otros nueve les retiró la acusación. Así, los dos principales acusados una vez que Arnaldo Otegi quedó excluido de este caso vieron cómo el fiscal rebajaba su petición de 12 años de cárcel a cuatro años y seis meses por un delito de integración en grado de dirigentes. Se trata de de Joseba Permach y Rufino Etxeberria, ambos exdirigentes de Batasuna. El fiscal Vicente González Mota también pidió cuatro años y medio de cárcel para Joseba Álvarez Forcada, Karmelo Landa y Juan Cruz Aldasoro, para quienes inicialmente había solicitado diez años de prisión. Para otros siete acusados de pertenencia a banda armada rebajó la pena de diez a dos años y medio de prisión, y para trece imputados por colaboración con organización terrorista de ocho a dos años y dos meses. Finalmente, retiró la acusación contra 9 de los acusados inicialmente. Asesora a Martín Garitano, diputado general de Guipúzcoa, en asuntos económicos RUFINO ETXEBERRIA DE 12 AÑOS A 4 Y 6 MESES Actualmente es el encargado del aparato de resolución de conflictos de Sortu. KARMELO LANDA DE 10 AÑOS A 4 Y 6 MESES Profesor de Ciencias de la Información en la UPV, fue de los más duros de Batasuna. JOSEBA ÁLVAREZ DE 10 AÑOS A 4 Y SEIS MESES Como responsable del área internacional de Batasuna se ha encargado de buscar aliados fuera de España JUAN CRUZ ALDASORO DE 10 AÑOS A 4 Y 6 MESES Frente institucional de ETA En su exposición oral, el fiscal destacó que por primera vez un tribunal se va a pronunciar sobre si militantes de Herri Batasuna formaban parte del frente institucional de la estrategia y la acción de ETA, de tal forma que en este juicio no se aborda la lucha armada sino la lucha institucional de la banda. Por su parte, Dignidad y Justicia y la AVT mantuvieron su petición de penas para Permach y Etxeberria y calificaron de ridícula la petición del fiscal. Llegó a ser uno de los máximos representantes de Batasuna en Navarra. Le sustituyó P. Barrena. Videoanálisis del informe del fiscal en el juicio de las herrikos