Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID JUEVES, 6 DE MARZO DE 2014 abc. es madrid ABC Tomás Gómez Carrera hacia ninguna parte Seis pasos hacia el descrédito La ruina económica de Parla cuestiona la capacidad de gestión del líder del PSM, que arrasó el municipio como alcalde con una deuda de 221 millones MIGUEL OLIVER MADRID El tranvía de Parla ha lastrado las cuentas del municipio, casi, de por vida. El Tribunal de Cuentas denuncia la desaparición de 40 millones. E Se vendió como Invictus en las elecciones autonómicas de 2011, pero logró los peores resultados en la historia del PSM al perder seis escaños l problema de Tomás es que tiene un pasado que se llama Parla. No puede presumir de nada porque antes él ya la ha pifiado como alcalde. No puede proponer nada, porque ya ha demostrado que siempre hace lo contrario de lo que dice. Ha dejado un municipio en la ruina más absoluta. Con estas alforjas es muy difícil emprender un viaje hacia la Real Casa de Correos Quien así habla es un veterano socialista madrileño que hace años que ve con escepticismo el liderazgo de Tomás Gómez en la región. Un antiguo diputado de la Asamblea de Madrid que ve con preocupación hacia dónde se encamina su partido. Un camino hacia el descrédito. Un camino hacia ninguna parte. Tomás Gómez aterrizó en 2007 en la secretaría general de los socialistas madrileños. Siete años después, el PSM sigue instalado en el desconcierto. Nada ha cambiado en un partido que ansía la llegada de las elecciones autonómicas y municipales de 2015 como En su época como alcalde de Parla colocó a varios amigos con altos sueldos en el Ayuntamiento; el pulpo fue el mejor ejemplo: 60.000 euros En plena escalada preelectoral Lissavetzky, el contrapeso de Rubalcaba en el PSM S. M. MADRID Las relaciones entre Gómez y Rubalcaba son prácticamente inexistentes; Ferraz no lo ha querido nunca como candidato y él tampoco respeta a su líder El Partido Socialista en Madrid nunca ha sido una balsa de aceite. Ni antes, ni ahora. Y a ello no ayuda que existan dos pesos pesados en el mismo espacio: Tomás Gómez y Jaime Lissavetzky. Y menos aún, que ambos mantengan posturas no siempre coincidentes. De hecho, Lissavetzky mantiene una fuerte amistad de muchos años con Alfredo Pérez Rubalcaba, jefe técnicamente hablando de Tomás Gómez pero con quien éste ha tenido más de un encontronazo en los últimos tiempos. Y pueden venir más. Lissavetzky se puede convertir en protagonista de uno de esos frentes que se abran a no tardar, si se hace realidad la pretendida candidatura de Antonio Miguel Carmona a la cabeza de lista municipal del PSOE por Madrid, que promovería el secretario del PSM. Jaime Lissavetzky lleva cuatro años dando la dura batalla de la oposición en el Ayuntamiento, y cree tener ganado el derecho a repetir intento, más ahora que las encuestas apuntan posibilidades de victoria en bi o tripartitos futuros. Cuando Pérez Rubalcaba le situó al frente del PSOE municipal, quería equilibrar el peso de un Tomás Gómez que Batalla por la lista La salida del ahora rival de Ana Botella de la lista electoral abriría una guerra con la dirección nacional ya apuntaba maneras. Si ahora Gómez quisiera moverle la silla electoral a Lissavetzky, se abriría una brecha de difícil disimulo. La misma que se produciría si fuera la Federal la que intentara colocar algún candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid diferente del propio Gómez, que también ambiciona ser cabeza de lista para el Gobierno autonómico. No sería la primera vez que se da un cara a cara así: Tomás Gómez ya le planteó, y le ganó, unas primarias al propio José Luis Rodríguez Zapatero cuando éste le indicó que prefería a Trinidad Jiménez para competir con Esperanza Aguirre por la Comunidad, en 2010.