Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 24 DE FEBRERO DE 2014 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Defensa de la unidad JOSÉ MARÍA CARRASCAL LA MARCA UCRANIANA Ucrania no es un país, son dos. Es una marca fronteriza con la mitad occidental, del Imperio Austrohúngaro, y la oriental, del imperio ruso UIEN crea que el problema de Ucrania ha terminado se equivoca; acaba sólo de empezar. Hasta ahora, era un problema ucraniano. Hoy, es un problema europeo. Y espero que no se solucione como los europeos solucionamos nuestros problemas: con otra guerra, justo cuando se cumple el centenario de la primera Grande aunque hubo otras muchas, incluida la de los Cien Años Ucrania no es un país, son dos. De hecho, es una marca fronteriza con la mitad occidental, del Imperio Austro- húngaro, y la oriental, del imperio ruso. Tras el hundimiento de ambos imperios, surgió la Ucrania artificial, gobernada alternativamente por las oligarquías de ambos signos, igualmente corruptas, incapaces, absolutistas y odiándose entre sí. Mientras el pulso se mantuvo dentro del país, no pasó a mayores. El problema ha surgido ahora, cuando los dos citados imperios intentan reconstruirse. Putin trata de restablecer en lo posible la Unión Soviética, y Alemania sueña con el Reich, el Imperio que no llegó a tener, a través de la Unión Europea, completado al sur y al oeste, pero sin cerrar por el este, donde Ucrania es pieza fundamental. A algún lector le parecerá que estoy novelando. Pero tras haber vivido, estudiado y admirado a Alemania profundamente, he llegado a la conclusión de que la mayor frustración de los alemanes es no haber pertenecido al Imperio Romano, y su sueño, reconstruirlo. ¿Recuerdan el Sacro Imperio Romano- Germánico? Es lo que nos ha llevado a la crisis actual. Al choque de ambos proto y pos- imperios en su punto más candente: Ucrania, la marca donde se entremezclan. Es muy posible que ni Berlín ni Moscú lo hayan buscado conscientemente. Pero la inercia histórica tiene una fuerza irresistible, y no hay que olvidar que las más de las guerras llegaron por los falsos cálculos de una o las dos partes. No estoy anunciando la Tercera Guerra Europea. El tiempo de las grandes guerras europeas ha pasado, entre otras cosas, por no tener Europa fuerzas para librarlas. Pero para las pequeñas guerras todavía le queda ímpetu y conflictos. Recuerden los Balcanes, otra marca fronteriza. Allí se impuso occidente, aunque dejando heridas aún no cicatrizadas. En Ucrania, tengo mis dudas. Rusia es hoy mucho más sólida, segura y rica. Mientras la UE está llena de problemas de todo tipo. De hecho, sin Estados Unidos sería incapaz de afrontar el desafío ruso, no ya militar, sino económico, y la mejor prueba es que está pidiendo ayuda al Fondo Monetario Internacional es decir, a Washington para apuntalar a la nueva Ucrania. Lo que está por ver si Obama quiere meterse en otro conflicto. Mirando el caso desapasionadamente, la salida más práctica sería la división de Ucrania en las dos partes que la forman. Pero puede ser la más difícil de alcanzar: los nacionalismos, como sabemos o deberíamos saber son lo más irracional del mundo. Así que nos queda sólo esperar y cruzar los dedos. Susana Díaz y las dudas de los suyos Susana Díaz llegó al poder en Andalucía tras la dimisión de Griñán por el escándalo de los ERE fraudulentos, y lo hizo con un mensaje claro de defensa de la unidad de España, muy necesario en su partido, inmerso en la desorientación territorial. Ayer incidió en esa veta que tan buena acogida le ha conseguido. Al PSOE nadie le va a quitar la bandera de la unidad de España dijo. Aunque antes de seguir con el entusiasmo, debería mirar a sus propias filas, a lo que en ese ámbito se cuece en el PSC, y a los guiños del PSE a los verificadores de ETA. Q Susana Díaz JUAN FLORES CARTAS AL DIRECTOR ETA es incompatible con la democracia en este país Me ha estremecido ver en la Prensa el número de personas que ETA ha ido asesinando a lo largo de los años en la España democrática y con gobiernos de todos los colores políticos: UCD, PSOE y PP. Esos muertos que ETA de forma calculada e indiscriminada ha utilizado para apoyar sus fines son muchísimos más que los muertos de los opositores de Ucrania que ahora escandalizan a Europa. Las organizaciones criminales y antidemocráticas, como ha sido calificada ETA por la comunidad internacional, sólo tienen un final si quieren renunciar a su extorsión: pedir perdón por el daño causado sin razón y desaparecer de la vida pública. Porque si no es así, nos quedará la duda a los españoles de si el sufrimiento, miedo, rabia y paciencia infinita que tuvimos todos fue en vano. Y sobre todo nos quedará la duda de si vivimos en un país libre y democrático. Una organización de pistoleros que durante décadas ha tratado de imponer, lo que sea que hayan querido imponer, asesinando a cientos de ciudadanos, no puede jamás entrar en la organización política de una sociedad democrática madura. Lo contrario sería destruir la esencia de los principios En el trágico aniversario Hoy se cumplen tres años del fatal accidente que nos arrebató a nuestros compañeros Sergio Valdepeñas, Mario Hernández, Miguel Ángel Díaz, Víctor Zamora y Javier Muñoz. Todos ellos eran militares veteranos, experimentados artificieros y todos ellos tenían una larga experiencia internacional consolidada en numerosas misiones fuera de nuestras fronteras. Hace tres años, y una vez más, se preparaban para cumplir su misión. Se fueron mientras se instruían para ser cada vez más eficaces; nos dejaron cumpliendo, como siempre, con su labor callada y sacrificada, aquella que les obligaba a estar preparados para afrontar las situaciones más difíciles y de mayor riesgo. La explosión inesperada de una carga segó sus vidas durante unas prácticas de desactivación y destrucción de municiones, mientras se preparaban para ayudar a mantener la paz en el sur del Líbano. Hoy, nos unimos con fuerza, con amor y con entrega a los familiares de nuestros caídos en el merecido recuerdo a su memoria, sirvan estas líneas para compartirlo con ustedes. TENIENTE CORONEL LUIS SANZ MUÑOZ JEFE DEL BATALLÓN DE ZAPADORES MECANIZADO N XII democráticos. Sería muy triste. ROBERTO MENCHÉN DEL CERRO MADRID Europa y Ucrania, qué hipocresía La hipocresía de Europa respecto a Ucrania es doble. Por un lado, jaleamos a quienes luchan y mueren por un acercamiento a la UE, mientras que ningún país de la UE quiere a Ucrania dentro. Desde nuestro insufrible complejo de superioridad, sonreímos bobamente al ingenuo europeísmo del oeste ucraniano y amenazamos con sanciones a su gobierno democrático por hacer lo que nosotros no tenemos redaños de hacer: sofocar la ilegítima violencia con legítima violencia. Por otro, condenamos a la extrema derecha y alardeamos de nuestros sistemas protectores y garantistas, defensores de minorías oprimidas, mientras ignoramos que estas revueltas en Ucrania están inflamadas por la extrema derecha, y que desde hace veinte años media Ucrania oprime, pisotea y discrimina al tercio rusófono de su ciudadanía. Entretanto, según aplaudimos el irremediable romanticismo eslavo, ellos mueren por docenas sobre los gélidos adoquines de Kiev, con la temeridad que sólo los eslavos