Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 18 DE FEBRERO DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 41 Las atrocidades del doctor Morín 273 años de cárcel Fiscalía pidió un total de 273 años de cárcel para Morín por practicar un total de 89 abortos ilegales en sus tres clínicas de Barcelona: Ginemedex, TCB y Barnamedic. Prueban con éxito un test de saliva que diagnostica la depresión La prueba mide el nivel de cortisol, una hormona relacionada con el estrés RAFAEL IBARRA MADRID Abortos de 32 semanas En la causa, constaban abortos de hasta 32 semanas. En un 95 de los casos se justificaban por el supuesto de riesgo grave para la salud física o psíquica de la embarazada que contemplaba la Ley de 1985. Pero se hacía de manera mendaz, sin que hubiera informe psiquiátrico al argumentar riesgo psíquico, según las acusaciones. que podrían tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad y así proporcionar tratamiento preventivo. El nuevo biomarcador permitirá un enfoque más personalizado de aquellos niños con un mayor riesgo de depresión. La depresión, mayor o clínica, es un grave problema de salud mental que afecta a una de cada seis perso- 115 testigos Durante el juicio llegaron a declarar 115 mujeres que habían abortado en las clínicas de Morín, aunque como testigos. La jueza de instrucción las desimputó durante la investigación al entender que no sabían que cometían una ilegalidad. Ecografías manipuladas Las acusaciones sostenían que se manipularon las ecografías y se hacía constar una edad gestacional inferior del feto para poder abortar en los límites que marcaba la ley. La Audiencia no consideró probadas estas manipulaciones. Saber si una persona tiene o no depresión ha sido siempre una cuestión muy subjetiva, especialmente en los niños y adolescentes. Pero es posible que, por fin, exista una prueba física y cuantificable para identificarla. Basta un simple test de saliva para medir los los niveles de una hormona, el cortisol, para determinar si una persona, en este caso un adolescente, tiene riesgo de sufir este trastorno mental. De alguna manera el hecho de poder medir físicamente un marcador va a facilitar el diagnóstico de aquellas personas con depresión. La presencia de cifras elevadas de cortisol, hormona que se asocia con el estrés, en los adolescentes varones que poseen además la sintomatología de la depresión, multiplica por catorce las probabilidades de desarrollar depresión. Por eso, los investigadores de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, aseguran haber identificado el primer biomarcador una señal biológica de la depresión y consideran que gracias a esto se podría identificar aquellos niños nas en algún momento de su vida. Sin embargo, hasta ahora no se habían identificado biomarcadores para la depresión mayor. Ahora disponemos de una manera muy real de identificar a los adolescentes con mayor probabilidad de desarrollar depresión, lo que puede ayudar a orientar estratégicamente los programas de prevención e intervención en estos individuos afirma Ian Goodyer de la Universidad de Cambridge. Para Matthew Owens, otro autor del estudio que se publica en la revista Proceedings el nuevo biomarcador permitirá un enfoque más personalizado de aquellos niños con un mayor riesgo de depresión Adelantarse al problema Las tasas estimadas de trastorno depresivos oscilan entre el 2- 4 en la preadolescencia y un 10- 20 para el final de la adolescencia. El pronóstico es mucho peor cuando la depresión se inicia durante la adolescencia que cuando lo hace en la edad adulta. Además, los adolescentes no tratados tienen una mayor probabilidad de consumir drogas, de problemas sociales de adaptación, de enfermar e incluso de suicidio. En el estudio, para demostrar la fiabilidad de su método, los investigadores evaluaron los niveles de cortisol en la saliva de los adolescentes participantes en dos grandes estudios del Reino Unido. El primer grupo lo formaron 660 adolescentes y 1.198 adolescentes el segundo. Los investigadores obtuvieron información sobre sus síntomas de depresión, además de tomar muestras de saliva para cuantificar los niveles de cortisol. Trituradoras de fetos En las clínicas se hallaron restos de la instalación de trituradoras de fetos y facturas de su compra. En el juicio, Morín afirmó que se utilizaban para triturar pollos y cerdos usados para prácticas de estudiantes de veterinaria. La presencia de cortisol multiplica por 14 el riesgo Cómo engañar y pescar las células de un tumor cerebral N. R. C. MADRID Testigos de cargo Además de los reportajes con cámara oculta, un pilar de la acusación era la declaración de dos testigos protegidos, dos exempleadas de Morín, aunque en el juicio ambas se retractaron. La Audiencia le exculpa La Audiencia de Barcelona absolvió a Morín y al resto de acusados al considerar que todos los abortos se practicaron según la ley, con personal titulado y con el preceptivo dictamen previo emitido por los psiquiatras. Un grupo de investigadores de la Universidad Emory de Atlanta (EE. UU. ha diseñado un original método para luchar contra uno de los tumores cerebrales más agresivos, el glioblastoma. En lugar de dedicar todos sus esfuerzos a diseñar nuevos fármacos más potentes (y casi siempre más tóxicos) para acabar con las células cancerosas optaron por desarrollar un dispositivo que permite reducir el tamaño del tumor o mover las células malignas hacia una zona de fácil acceso para extirparlas. El glioblastoma no solo es un tumor letal, también es un cáncer perverso que se extiende por el cerebro hasta colonizar zonas de difícil acceso quirúrgico con lo que resulta a veces muy difícil la extirpación del tumor. El equipo de Ravi Bellamkonda ha diseñado una herramienta que permite engañar y pescar las células cancerosas cuando están extendiéndose por el cerebro a través de los nervios y los vasos sanguíneos. En la revista Nature Materials cuentan cómo lo hacen utilizando una pequeña varilla de polímero y nanofibras más finas que un cabello humano que imitan la forma de los nervios y los vasos sanguíneos. La varilla se coloca en la ruta de las células cancerosas para desviarlas de su camino. Esta pequeña barra lleva incorporada además una gota de gel de un fármaco que mata las células del glioblastoma. Las células cancerosas confunden la varilla con un ner- vio o un vaso sanguíneo, viajan hasta a ella y mueren fulminadas por el fármaco como si se tratara de un pez que se traga el anzuelo. Así se consigue que el tumor vaya al encuentro del fármaco, en lugar de ir el medicamento a la caza del cáncer. Facilitar la cirugía La técnica no elimina por completo el cáncer, pero el grupo de Bellamkonda cree que puede utilizarse para reducir su tamaño o mover un tumor inoperable a una zona superficial del cerebro, más accesible para el bisturí del neurocirujano. De momento, el experimento solo se ha probado en cerebros de ratas a los que se les injertaron tumores de glioblastoma humanos. Pero la técnica también se ha probado con células de cáncer de mama y de próstata en el laboratorio, con la esperanza de que la estrategia pueda servir para otro tipo de tumores.