Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MARTES, 18 DE FEBRERO DE 2014 abc. es internacional ABC EN EL GULAG DE KIM JONG- UN Delaté a mi madre y a mi hermano por un plato de arroz Con el testimonio de prisioneros en campos de trabajo, la ONU publica un detallado informe sobre violación de derechos humanos en Corea del Norte PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Niños en el gulag Condenados antes de nacer Palizas de muerte, hambre hasta el extremo de comer hierbas o serpientes, trabajos forzados en minas y canteras, violaciones, abortos a golpes y torturas medievales para arrancar confesiones... Estas son solo algunas de las atrocidades indescriptibles que la ONU denunció ayer en su más completo informe sobre las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte. Gracias al testimonio de desertores que han logrado escapar de tan anacrónico y represor régimen, así lo ha documentado un comité especial después de un año de trabajo, que ha incluido 240 entrevistas confidenciales y audiencias públicas con 80 víctimas y testigos en Seúl, Tokio, Londres, Washington y Bangkok. En sus 372 páginas, el informe es un rosario de relatos espeluznantes que retrata al régimen dirigido por el joven dictador Kim Jong- un, quien llevó al paredón a su exnovia el pasado verano y en diciembre ejecutó a su tío y mentor, Jang Song- thaek, para que nadie la hiciera sombra. La gravedad, escala y naturaleza de estas violaciones (de los derechos humanos) revelan un Estado que no tiene comparación en el mundo contemporáneo critica el informe, que recomienda llevar al régimen estalinista de Pyongyang al Tribunal Penal Internacional de La Haya por sus crímenes contra la Humanidad. Pero lo más seguro es que sus denuncias se queden en agua de borrajas porque China bloqueará con su derecho de veto en el Consejo de Seguridad cualquier medida contra, Corea del Norte, su aliado. Precisamente, en el Campo 14 nació Shin Dong- hyuk, quien sufrió todo tipo de miserias y vejaciones en los 23 años que pasó tras sus alambradas electrificadas hasta que, finalmente, logró huir. Víctima del atroz sistema judicial norcoreano, Shin Dong- hyuk relata en el informe de la ONU que fue condenado incluso antes de venir al mundo porque los hermanos de su padre habían desertado, lo que arrastró a toda la familia y a varias generaciones posteriores. Fugado en enero de 2005, es el primer prisionero nacido en una campo de trabajo que ha logrado salir del país y contar su trágica experiencia. Su vida, plasmada en el libro Escape from Camp 14 del periodista Blaine Harden, es un brutal relato de hambre, muerte y deshumanización con una ejecución como primer recuerdo y pasajes estremecedores como el que describe a su madre como una mera rival por la comida tales extremos, que denunció a los guardias del campo que su madre y su hermano se iban a escapar para que le dieran una ración completa de arroz con la que llenar el estómago Me habían prometido esa recompensa y por eso les delaté reconoce Shin, quien señala que en ese momento me sentí muy orgulloso porque estaba obligado a informar a los guardias Generaciones en el gulag Por un abuelo desertor Denuncias Orgulloso tras delatar a su madre En su declaración ante el comité de la ONU, Shin Dong- hyuk detalla que la alienación en dichos campos llega a LA NOVIA Y EL TÍO, EJECUTADOS También por un delito que no cometió, Kim Hye- sook, otra de las víctimas citadas, se pasó más de la mitad de su vida en el gulag: 28 de sus 51 años. Cuando aún no había cumplido 13 años, fue internada junto a sus padres, su abuela y hermanos menores en el campo número 18 de Bukchang, en la provincia de Pyongan sur, porque su abuelo desertó a Corea del Sur. Trabajos forzados Hasta los niños Según explicó Kim Hye- sook en una entrevista a ABC en noviembre de 2010, hasta los niños tienen que trabajar en los campos transportando ladrillos a partir de los 13 años, o bajando a la mina y acarreando cestos con 25 kilos de carbón A cambio, la única comida que recibían era, básicamente, maíz humedecido. Hambre Hierba y alfalfa para saciarse Hyon, exnovia de Kim, ejecutada por pornografía ABC Campos de prisioneros Para reeducar a 120.000 personas Para llenarse el estómago, los famélicos prisioneros, apenas esqueletos humanos, tienen que comer hierbas o alfalfa. En contadas ocasiones, nos daban arroz de la peor calidad. Y un poco de carne solo en fechas especiales como los cumpleaños de los líderes, pero muchos presos se ponían malos con diarreas por falta de costumbre relató Kim Hye- sooks. Ejecuciones Entre 80.000 y 120.000 personas languidecen en cuatro grandes campos de reeducación localizados en Corea del Norte, denominados kwan li- so En este siniestro archipiélago gulag de campos de control total destacan, con 50.000 detenidos en cada uno, el número 22 en Hoeryong (provincia de Hamgyong norte) y el 14 en Gaechon (Pyongyang sur) Sin motivo y para dar ejemplo Jang Song- thaek, tío de Kim Jong- un, ejecutado por traidor y drogadicto REUTERS Kim Jong- un Nos convocaban por los altavoces y teníamos que presenciar los fusilamientos como escarmiento. Mataban a la gente por robar comida, intentar huir o incluso por preguntar los