Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ABCdelOCIO VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014 abc. es ABC E n portada Robert Redford Mi ego fue la motivación para rodar esta película La leyenda de Hollywood brinda uno de los papeles más difíciles de su carrera en la impactante Cuando todo está perdido MARÍA ESTÉVEZ H que atraviesa el sueño americano, donace frío en Santa Bár- de al héroe le sobrepasan las circunsbara, la pequeña loca- tancias: Estamos en un momento en lidad californiana que que los americanos nos sentimos perrinde honores a Robert didos. Entiendo el paralelismo del que Redford durante su habla. Como le ocurre al personaje en Festival de Cine. Ho- el filme, en América, ahora, no sabellywood alcanza otra dimensión cuan- mos dónde poner los pies, estamos do se trata de hablar con alguna de perdidos en el mar. Como artista siemsus leyendas, y Redford, sin duda, es pre he estado obsesionado con la idea una de ellas. A sus 77 años, el actor del sueño americano en todas las veradmite sentirse halagado por el presiones de mi trabajo, como director, mio que le entrega el certamen: como actor y como productor. Los Santa Bárbara es como volCreo que siempre he persepremios y ver a casa, Sundance esta guido metas que me fueron en Utah, pero yo soy un chiimpuestas por una generalas co de California, crecí aquí nominaciones ción anterior a la mía. En haciendo surf y paseando América admiramos la amno me por sus montañas Con el bición hasta tal punto que interesan esta se convierte en obsesión paso de los años, Redford ha ido desdoblándose como direcy se traduce en dinero y éxito, tor, productor, actor y fuerza motor pero dejamos a un lado muchos vadel Festival de Sundance: Soy un lores humanos como la familia y la hombre curioso, me interesa todo compasión. A mí me interesa averiasegura. Su último reto es interpretar guar cómo esas situaciones afectan a Cuando todo está perdido a las ór- la gente, qué provoca ese comportadenes de J. C. Chandor. Una actuación miento que el crítico del New York Times Cuando todo el mundo daba por hecalificó como la mejor en su carrera. cho que conseguiría una nominación Este filme ha sido una oportunidad al Oscar, la Academia, de nuevo, decimaravillosa de regresar a mis raíces como actor confiesa el intérprete. El guión, el primero que un alumno de Sundance ofrece a este gigante del cine, tenía solo treinta páginas cuando llegó a sus manos: Físicamente me pareció muy difícil de interpretar, no hay casi diálogo y a nivel corporal era muy duro. Al mismo tiempo, me pareció una maravillosa oportunidad de competir conmigo mismo para ver si era capaz de hacerlo Humilde y sincero, Redford reconoce que su ego se interpuso en su camino: Necesitaba demostrarme a mí mismo que podía rodar este filme. Hago una interpretación J. C. Chandor completa, mi ego fue mi El director de principal motivación para la celebrada rodar la película, no lo voy Margin Call a negar cambia La cinta ofrece además totalmente de registro una visión del anticlímax de dejar a Redford fuera de la carrera por la estatuilla: Las nominaciones y los premios no me interesan. Lo que quiero es hacer películas con contenido, entretenidas y que el público vaya a verlas. No pienso en los galardones, porque no significan nada para mí. Se trata de escalar la montaña, no de quedarse arriba, en lo alto, con una bandera o una copa de ganador Una interpretación corporal Durante los 106 minutos que tiene Cuando todo está perdido Redford da una clase maestra de interpretación usando su cuerpo como único instrumento mientras lucha contra los elementos: Siempre he disfrutado rodando mis escenas de acción, me divierte porque me considero un atleta. Con la edad hay ciertas cosas que uno ya no puede hacer. No puedo saltar muy alto o correr muy rápido, hay que enfrentarse a la realidad. Para mí, lo más difícil de rodar este filme fue estar mojado todo el día, no tanto por la hipotermia sino por el estado depresivo en el que me dejaba esa situación. J. C. Chandor me protegía cuando se daba cuenta de cómo el personaje afectaba a mi estado de ánimo, debo reconocer que es un director muy considerado Casado con la pintora alemana Sibylle Szaggars, Redford reconoce que uno de los momentos en los que se ha sentido solo y enfrentando a la muerte, como su personaje, fue en un viaje de avión de Santa Fe (Nuevo México) a Santa Rosa, en California: Eran las diez de la noche y ambos motores del Jet se pararon durante nueve minutos. El avión cayó y las luces se apagaron. En mi mente pasaron muchas cosas en esos nueve minutos. Experimenté todo eso que has leído. Pasamos de estar de 41.000 pies de altura a 18.000, nos quedaba claro a todos que la situación no iba a cambiar. Empecé a pensar en el golpe, si lo iba a sentir, si sobreviviría: estaba oscuro y nos encontrábamos en mitad del desierto. Llegado a ese punto acepté mi situación, mi muerte. Fue uno de esos momentos en los que entendí que dependía de algo que estaba fuera de mi control Pocos actores tienen un currículo Su peor momento vital El avión cayó y las luces se apagaron. Empecé a pensar en el golpe, en lo que iba a sentir. Llegado a ese punto, acepté mi situación, mi muerte con la calidad y la cantidad del que ha creado Redford para sí mismo, aunque a él no le importa el pasado sino el presente y seguir hacia delante: Jamás miro atrás, nunca lo he hecho. Un día te levantas y te das cuenta de que en tu retrovisor eres historia. Yo no quiero ser solo historia Disfrutando al máximo el presente, Redford reconoce que ha aprendido