Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 DEPORTES VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014 abc. es deportes ABC Es un héroe nacional La gente me da la mano por la calle. El fútbol siempre une, y este triunfo ha unido a un país que lo ha pasado mal le recibió al llegar a Trípoli. El éxito era una forma de aunar al pueblo después de tantos sufrimientos. El técnico valora la situación: Este país ha sufrido una guerra y el fútbol es una de las cosas que unen. El triunfo ha unido a un pueblo que lo ha pasado mal Con su tez blanca y rojiza, como la camiseta del Athletic, con su pelo aurífero, Javi es inconfundible en Trípoli, en Bengasi o allá adonde vaya. El Rubio lo llaman en árabe. La gente me para y me saluda por la calle. No entiendo lo que me dicen, pero están muy contentos, que es lo importante Clemente, a su llegada a Trípoli, tras conquistar para Libia la Copa de África de Naciones EFE Faltaron la ría y la gabarra El 12 de octubre fichó por dos temporadas, hasta 2015. Mis objetivos eran hacer un equipo para jugar esta Copa de África de Naciones y para clasificar a Libia ante la próxima Copa de África de 2015, que se disputará en Marruecos. Estaré aquí hasta que me canse La diferencia entre las dos competiciones es que el torneo conquistado por Clemente solo lo pueden disputar los futbolistas que militen en las ligas de cada país, no los jugadores emigrados a Europa. El Rubio de Baracaldo ha vuelto a celebrar un título treinta años después de sus éxitos con el Athletic. Han sido varios días de fiestas. Fue recibido al bajar del avión con rosas lanzadas por los aficionados. Posteriormente hubo comidas, bailes, fuegos artificiales, recepciones. La única diferencia con los triunfos con el Athletic es que nos han faltado la ría y la gabarra Trapattoni fue el otro candidato a ocupar el puesto de seleccionador de esta nación árabe. Al Tishani, presidente de la Federación Libia de Fútbol, acertó. En un país roto por la guerra, el Rubio de Baracaldo ha armado una selección que acaba de ganar su primer título Clemente unifica Libia TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN H a conquistado la Copa de África de Naciones cuando nadie, solo él, lo esperaba. Fichado el 12 de octubre como seleccionador libio, el primer ministro del país, Ali Zidán, soñaba con una victoria que uniera a la población tras la dura guerra vivida hasta hace tres años, que acabó con la dictadura y la vida de Gadafi. El éxito de Clemente era muy difícil, casi imposible. Tenía que elegir futbolistas de una Liga desangrada que resurge paulatinamente. El promedio de edad del equipo es de 23 años subraya el técnico ante ABC. Solo tenía un jugador de 32 años, otro de 28 y un tercero de 26. El resto eran futbolistas jóvenes. Hay varios que podrían jugar en España, pero no voy a dar nombres, que vengan a verlos advierte con la picardía que le define. Abushnaf y Elmehdi Elhouni son dos delanteros con hechuras. Al Mahdi, Saleh y Almaghasiv también tienen condiciones para militar en nuestro fútbol. Picardía inyectó en los jugadores para alcanzar el primer éxito histórico de Libia en el fútbol mundial. Ante todo, defensa firme. Hubo partidos en que jugué con tres defensas y en otros puse cinco. En ataque coloqué dos o tres puntas, según el rival Y ganó el campeonato con una victoria y tres empates, resueltos a los penaltis en cuartos de final (ante Gabón) semifinales (contra Zimbabwe) y la final, en la que venció a la favorita, Ghana, por 4- 3 desde los once metros, tras el cerocerismo reinante en el partido reglamentario. Hoy es un héroe nacional dicen en Libia. El primer éxito del país Estoy contento por la felicidad que ves por todos los sitios donde hemos ido. Cuando llegamos de Sudáfrica con la Copa estuvimos seis horas monta- dos en el autobús, porque todo el mundo nos paraba para celebrarlo con nosotros. Es el primer éxito de Libia en el fútbol y esto ha sido, es, una fiesta nacional por todos los lugares de este inmenso país Hay un cántico del triunfo del vizcaíno: ¡No tenemos agua, no tenemos luz, pero tenemos a Clemente! El entrenador niega la mayor. Aquí hay luz y agua. Es una nación rica, con mucho petróleo La letra surge en recuerdo de las zonas más depauperadas por la guerra. El primer ministro, Ali Zidán, Cocino yo y llamo a Arguiñano para preguntarle cuánta sal o cómo lo hago Clemente vive a salto de avión entre Zarauz y Trípoli. No se ha llevado a la familia. Por eso, es cocinero antes y después de fraile. De Bilbao se trae los productos que no tiene en Libia y compite con Arguiñano. Tiene dos gourmets esperando cada día sus platos. ¿Quiénes trabajan con usted en la selección libia? Ramón Catalá, que es mi ayudante y con quien trabajo con el vídeo para ver tanto a los rivales como nuestros partidos y jugadas, y Álex Fernández, que es responsable del campo físico y también trabaja en otros conceptos. Todos nos ayudamos. Ustedes viven juntos. Me dicen que no les deja cocinar. ¿Por qué? ¿Tan malos son? No es que lo hagan mal, pero no les dejo hacer nada porque yo lo hago mejor. Soy el que cocina en la casa. ¡Estos dos comen a la carta! Me traigo de Bilbao las cosas que no encuentro en Libia, por ejemplo, el bacalao. Usted es un cocinitas Me comentan que llama a Arguiñano para preguntarle cómo hacer sus platos de diez ¡Claro que llamo a Carlos! ¡Cada dos por tres! ¡En cuanto tengo un problema le pregunto cuánta sal hay que echar o cómo lo hago! ¿Los libios le muestran fotos de sus éxitos con el Athletic y de su etapa con España? Sobre todo los periodistas. Me enseñan fotos de la ría y la gabarra y de partidos de la selección.