Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CULTURA VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014 abc. es cultura ABC El rosario de temporales agrava el deterioro de la catedral de Santiago Las últimas lluvias multiplican las goteras en el santuario jacobeo, que arrastra una deficiente conservación ABRAHAM COCO SANTIAGO C uando en mayo del pasado año el entonces secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, viajó a Compostela para ordenar arzobispo al orensano José Rodríguez Carballo, a quien el Papa Francisco había elegido para un puesto en su equipo, hubo quien percibió cómo sobre el altar mayor caía un pequeño trozo de techo. Era una prueba más de que en la catedral de Santiago nieva y llueve, de que sus cubiertas y en general el estuche barroco que recubre a la estructura románica están muy deterioradas y necesitan una intervención que no puede demorarse más y para la que, sin embargo, no se consiguen reunir los treinta millones de euros requeridos a corto plazo, según las estimaciones del plan de restauración elaborado por el templo. Entonces era primavera y el polvo blanco que se desprendió en la ceremonia era consecuencia de que el interior de la bóveda se estaba secando por el aumento de temperatura y la pintura se soltaba. Los responsables del santua- El agua se filtra al interior del templo a través de varios puntos rio jacobeo no se cansaron de enviar mensajes de alarma. Desde entonces la situación solo ha empeorado. Los últimos temporales encadenados que han golpeado Galicia desde Navidad han llenado de cubos el interior de la basílica. El pasado fin de semana, en otra ordenación episcopal, esta vez del nuevo obispo auxiliar de la archidiócesis, hubo algún prelado que se llevaba la mano a la cabeza para secarse alguna gota repentina. En la catedral está lloviendo. Llueve en la capilla del Pilar, en la del Cristo de Burgos. ¡Llueve! indica Daniel Lorenzo, canónigo que preside la Fundación Catedral. La lluvia cae casi a diario en Compostela desde el 1 de enero, lo que ha vuelto a convertir a la capital gallega en la más húmeda del país. Hace pocas fechas se llegó al límite de cubrir con una lona la cúpula de la capilla del Pilar, una de las más ricas y que más están sufriendo el deterioro. Lorenzo explica que en un reciente debate entre expertos en restauración uno de ellos, extranjero, aventuró: O se acometen ya las reformas en la catedral, o habrá que cubrirla con una gran cristalera El enorme plástico azul ahora desple- gado viene a darle la razón. Las goteras se acumulan mientras, gracias a los fondos aportados por el Consorcio de Santiago, se ha comenzado a restaurar la torre norte de la fachada, cubierta desde octubre por andamios. La intervención durará unos dos años, y después se continuará con la torre sur. Priorizar estas obras no ha sido una opción, sino que es imprescindible para cortar las filtraciones de agua hacia el Pórtico de la Gloria, que espera paciente para proseguir con su limpieza con el único alivio de que hasta 2021 no volverá a haber un Año Santo, aunque supone también una merma de ingresos. Mecenazgo insuficiente Tras la recuperación del Códice Calixtino, el arzobispo Julián Barrio decidió modernizar la gestión de la catedral y nombró a un administrador profesional. Este y otros cambios han propiciado mejoras palpables en el monumento. Una de sus primeras iniciativas fue el desarrollo de un plan de mecenazgo en el que cualquier euro es bien recibido. Tanto empresas como particulares pueden participar. Sin embargo, se está lejos de alcanzar el objetivo, pese a los 200.000 euros recaudados hasta noviembre. A la espera de una solución definitiva, la vegetación continúa colonizando cornisas. Esto impide al agua caer y hace que se estanque y se termine filtrando por las juntas, que aumentan progresivamente de tamaño. Una capa de musgo ha sido capaz de levantar veinte centímetros piedras de toneladas de peso, y se acaba de sustituir una gárgola de 300 kilos dañada por las plantas. Sin causar mayores disgustos, se han desprendido pináculos en los últimos años. Porque el colapso actual no ha sido repentino. Y no parece que el sol vaya a regresar pronto a la ciudad. Fotogalería de la catedral de Santiago