Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 43 Voces que claman por la vida Aunque el sufrimiento haga que parezca imposible, la vida se abre camino. Jessica Saba nació con una malformación cardíaca severa y apenas unos días por delante. Tampoco la de Nadine Maltais, con una leucemia muy agresiva, que la tenía 24 horas prostrada en una cama, parecía tener mayor recorrido. Hoy, su vida tiene un futuro que entonces ni soñaban. Por eso, las dos son ahora protagonistas de sendas campañas lanzadas desde Canadá para alertar sobre la otra realidad de la eutanasia. De tener una ley similar a la que Bélgica ha aprobado, seguramente no estarían hoy aquí. Ni Jessica habría protagonizado un vídeo en el que pide por favor al Rey de los Belgas que no firme la ley, ni Nadine la campaña SOS: un grito de corazón para parar la eutanasia REUTERS Ni los enfermos ni los médicos necesitaban esta ley Entrevista Catherine Fonck Portavoz del CDH (centro- derecha) Nefróloga de profesión y exministra de Sanidad francófona de Bélgica, cree que la norma lanza un mensaje erróneo E. SERBETO BRUSELAS Precipitación La ley se ha aprobado sin el dictamen del Consejo de Estado y sin intervención de la ministra de Sanidad El país ha asistido a este debate con una relativa indiferencia, teniendo en cuenta que la aplicación de la ley de eutanasia para los adultos aprobada en 2002 es cada vez de aplicación más extendida y que las encuestas afirman que existe una aceptación generalizada de su aplicación en el caso de los niños. Etienne Dujardin, portavoz de la organización cívica Petos Amarillos lo explica por el hecho de que esas encuestas se hacen de forma interesada. Si usted le pregunta a la gente si quiere que los niños sufran, seguro que nadie le dirá que está de acuerdo Y además, esa indolencia social está difuminando los controles sobre la aplicación de la ley de eutanasia en el caso de adultos que ya no se controla, y eso es algo que han constatado investigaciones internacionales como la que hizo Francia En este ambiente, las voces de los grupos democristianos de las dos comunidades de Bélgica no han podido superar la corriente favorable de liberales y socialistas, a pesar de que algunos diputados (también de los grupos ecologistas) han votado en contra de la ley, que ya había sido aprobada en diciembre por el Senado. Según el texto definitivo, para autorizar a un niño a decidir si quiere o no que acaben con su vida tiene que determinarlo un psiquiatra infantil y sus padres. Solo se autoriza en el caso de que existan sufrimientos físicos insoportables y que se trate de una enfermedad incurable que conlleva una muerte previsible en un plazo inmediato. Los partidarios de la ley han repetido que los niños pueden llegar a tener un grado de madurez inesperado en estas circunstancias en las que podrán decidir si quieren seguir viviendo, pero en realidad los límites concretos de la ley no han quedado claros. En todo caso, si sirve de ejemplo, en Holanda han aparecido solo doce casos de eutanasia infantil (de mayores de 12 años) Sin consulta legal El texto ha sido tramitado sin pasar por el Consejo de Estado, que es un factor que no es necesario, aunque sí recomendable en aspectos controvertidos como este. Los expertos y representantes de los sectores implicados, incluidos los religiosos, solo han podido hablar en la Comisión del Senado, no en la cámara, y la ministra de Sanidad, Laurette Onckelinx, no ha querido intervenir en el debate porque representa una coalición en la que están tanto democristianos como liberales y socialistas. Por ello, la portavoz democristiana flamenca, Sonja Becq, insistió en que este proyecto no está listo para ser votado Y sin embargo, la mayoría se impuso sobre el criterio de los que pedían un poco más de reflexión. Como portavoz del grupo parlamentario del Centro Democrático Humanista (CDH, miembro del PP europeo) en la Cámara de Representantes del Parlamento Belga, la doctora Catherine Fonck ha luchado para impedir o al menos aplazar la aprobación de esta ley. Sin embargo, reconoce que sus argumentos y los de los democristianos flamencos no han podido con una formulación basada solamente en premisas ideológicas No han aceptado ni siquiera un debate jurídico serio afirma Este proyecto no ha ido ni al Consejo de Estado y en la Cámara no se ha escuchado a los pediatras o a los enfermeros que han pedido que se les tenga en cuenta. Creo que es el único caso en el mundo de una ley de estas características que se ha aprobado sin que haya participado la ministra de Sanidad. Mi sentimiento es que el debate no estaba maduro y que no existía una verdadera necesidad ni para los enfermos ni para los médicos -Los socialistas y liberales dicen que llena un vacío legal- -Difícilmente se puede considerar eso cuando la ley no deja claros los límites. No hay siquiera una edad mínima, como en Holanda. No se clarifica qué significa capacidad de discernimiento en el caso de un menor, se dice que se necesita el consentimiento de los padres, pero no se sabe qué pasará si los padres no están de acuerdo. Tal vez entonces lo tenga que decidir un juez. No se define qué significa la inminencia de un desenlace fatal de la enfermedad, no se dice cómo se sabe si es una enfermedad incurable que lo puede ser hoy pero no mañana. -Sin embargo, los partidarios de la ley parecen orgullosos de la imagen que se da de Bélgica- -Al revés, lanza un mensaje inquietante sobre la profesionalidad de los médicos y las enfermeras belgas. Se podría creer que ahora hay muchos niños sufriendo en los hospitales belgas sin que nadie haga nada por aliviar su situación, cuando aquí tene- Catherine Fonck ABC mos una larga experiencia en el tratamiento de enfermedades infantiles graves, en oncología pediátrica, en tratamiento del dolor y en cuidados paliativos y en los últimos 15 años no se ha dado ni un solo caso como el que prevé esta la ley- ¿Usted ha tenido personalmente noticias de algún caso? -Ciertos pediatras dicen que han tenido peticiones de este tipo, pero la mayoría dicen que no. Aun reconociendo que no puede saberse quién tiene razón, pienso que es indiscutible que se trata de una situación muy excepcional. Y el sentido común indica que en estos casos no hacía falta hacer una ley general. ¿Que balance hace de la ley de eutanasia? Desde que se aprobó en 2002, las cifras sobre su aplicación no dejan de aumentar en Bélgica- -Estamos en una situación delicada. Empieza a haber casos muy dudosos. En 2012 se aplicó la eutanasia a dos hermanos gemelos que tenían una enfermedad que les conllevaba la pérdida de la vista y decían que no podían soportarlo. Que yo sepa, la ceguera no es una enfermedad terminal y por eso creo que ese caso fue un suicidio asistido que no está reconocido en la ley. Como la norma tiene límites muy difusos, corremos el riesgo de sobrepasarlos y legalizar en los hechos cosas que no estaban en el objetivo inicial de la ley.