Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 14 DE FEBRERO DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 29 La red de empresas de compraventa de oro facturó mil millones La trama blanqueaba beneficios de estafas masivas, narcotráfico y fraudes inmobiliarios ROSANA B. CRESPO VALENCIA Cifras del Plan 1.000 millones Una de las empresas pasó de facturar 11 millones en 2008 a mil cuatro años después. La macrooperación desarrollada por la Policía Nacional y la Agencia Tributaria contra el blanqueo de capitales y fraude fiscal en establecimientos de compraventa de oro con 164 detenidos en doce provincias se inició al detectarse un aumento en la facturación de algunas empresas, una de las cuales pasó de los once millones en 2008 a los mil millones en 2012. Según detalló ayer en Valencia el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se trata de la operación más importante llevada a cabo hasta la fecha desde que en marzo de 2012 se puso en marcha el Plan Oro con el objetivo de vigilar esta actividad. 6,5 toneladas Parte del material intervenido por la Policía en la operación AFP La Policía se ha incautado de 6,5 toneladas de oro y plata y 1,69 millones de euros en efectivo. Las actuaciones conllevaron la desarticulación de una red de 180 empresas, que aprovecharon el auge de la compraventa para emitir facturas falsas. También se ha logrado esclarecer un fraude de nueve millones en el impuesto sobre sociedades y de diez millones en facturas del IVA, tras realizar 88 registros en Valencia, Castellón, Alicante Murcia, Má- laga, Madrid, Barcelona, Tarragona, Córdoba, Granada, Toledo y Valladolid. En total, se han incautado 6,5 toneladas de oro y plata, 1,69 millones de euros en efectivo y 52 vehículos y dos barcos, y se han bloqueado cuentas y activos por más de 16 millones. Funcionamiento El conglomerado utilizaba empresas ficticias y testaferros para blanquear beneficios provenientes del comercio de oro, estafas masivas, fraudes inmobiliarios e incluso del narcotráfico. En la base de la estructura se encontraban las casas de compraventa de oro, que compaginaban el comercio legal con actividades ilícitas. Por encima funcionaban empresas mayoristas y fundidoras que recibían todo el flujo de metales para exportar al extranjero, cuya adquisición se realizaba mediante registros y contabilidades paralelas. De forma paralela, como auxiliares, seis grupos societarios se encargaban de emitir facturas simuladas a través de empresas ficticias o creadas efímeramente para ese fin.