Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 3 DE FEBRERO DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 15 CAMBIO DE GUARDIA Revueltas callejeras Las ventas de la Sareb La kale borroka escuela de radicales Del barrio de Gamonal a Alcorcón, último escenario de la violencia antisistema, las estrategias de la kale borroka se extienden a través de los frentes abiertos por la protesta ciudadana, contaminada por la actividad de los grupos radicales. El jefe superior de la Policía de Madrid confiesa en ABC su preocupación por la escalada callejera de una extrema izquierda que, aunque controlada y seguida de cerca, representa la mayor amenaza para la seguridad de Madrid, una de las ciudades, pese a todo, más seguras de Europa y probablemente del mundo Señales de límite de velocidad A los comerciales de la Sareb más conocida como el banco malo depositario de los escombros de la burbuja inmobiliaria se les ha ido la mano. La necesidad de deshacerse de las viviendas aparcadas en la entidad ha llevado a sus agentes a vender pisos al por mayor y al mejor postor, sin detenerse en la letra pequeña de unas propiedades que en determinados casos ya habían sido adquiridas y señalizadas por particulares. Dinamizar el sector exige cierta velocidad, pero sin pasar de largo por las garantías que establece la ley. GABRIEL ALBIAC DE LA ENSEÑANZA Será preciso pedir cuentas al Partido Socialista por haber destruido la enseñanza competitiva en España A escuela es la república, que es nuestra herencia y nuestro porvenir Pocos analistas españoles percibieron que ese era el epicentro de la rueda de prensa del presidente francés, hace tres semanas. Por aquí, parecían atraer más esos privados avatares a los cuales Hollande dedicó una sola frase: De lo privado se habla en privado Los avatares en cuestión no han repercutido en la intención de voto de nadie. Pero en la garantía de mimar la enseñanza pública se juega cualquier político francés a unos electores que, a diferencia de lo que sucede en España, votan intereses y no partidos. Seguí on line la intervención de Hollande, desde el sosiego monacal de mi despacho de profesor invitado en la École Normale Supérieure de Lyon. Quizá por eso me pareció tan evidente que en esa línea sobre escuela y república se jugaba lo único innegociable. Ningún presidente en Francia, ni a derecha ni a izquierda, hubiera dicho otra cosa. Ninguno la dijo nunca. Todo en la República Francesa se ha movido, durante dos siglos, en torno al eje que fijó la comisión Lakanal en el otoño de 1794, apenas salida la Revolución de sus momentos más tenebrosos: Para la gloria de la patria, para el avance del espíritu humano, es necesario que los jóvenes ciudadanos a quienes la naturaleza haya dotado por encima de lo ordinario dispongan de una esfera que multiplique sus talentos; sea cual sea el estado en el cual el azar los haya hecho nacer, sea cual sea su fortuna, la nación se apropia de su genio; los perfecciona, más aún para bien de ella que de ellos, y a coste suyo los convierte en un Euclides o en un D Alembert, un Quintiliano, un Rollin, un Condillac, un Drake o un Lapeyrousse La nación invierte lo mejor de sus presupuestos en promocionar a los mejores. No por generosidad. Sólo por lúcida visión de lo rentable. A los mejores sólo. En ese antiigualitarismo se asentó la clave de la nueva sociedad: la aristocracia de la inteligencia, que borraría el Viejo Régimen. A ese antiigualitarismo se llamó, en aquel convulso final del siglo dieciocho, revolución, democracia, república... voces intercambiables. Puede que lo más rancio en los políticos españoles sea, aún hoy, su incapacidad para entender eso. Y su empeño suicida en, o bien promover un igualitarismo docente que lleva a la necesaria devastación intelectual, o bien, sin más, ignorar el problema. Y de las muchas ruinas de las cuales algún día será preciso pedir cuentas al Partido Socialista, la de haber destruido en los años ochenta la enseñanza competitiva en España con un tal Rubalcaba como ejecutor no será la más pequeña. A cada cual lo suyo. El PSOE igualó a todos por el sistema de cortar a todos las piernas. Era deber del PP restablecer un mínimo de racionalidad selectiva. Con timidez, la ley Wert lo intenta; lo intenta, al menos. Pero ayer, en el discurso de Rajoy, la palabra educación aparecía dos veces; sin desarrollo. Enseñanza ninguna. No es lo menos preocupante de lo que nos sucede. L paseíllo. Seamos serios, el paseíllo es un vergonzoso y alegal trámite impuesto por no pocos jueces, fiscales, policías y periodistas. Su finalidad es que las personas que van a ser juzgadas en algún procedimiento penal especialmente famoso o escandaloso tengan que recorrer a pie unos metros ante el escarnio de las cámaras y los insultos del populacho. Es algo buscado adrede. En nuestro país la mayoría de los palacios de Justicia son amplios, con diversas entradas, y se puede acceder a ellos de manera anónima, sin espectáculo. Pero se suele habilitar una sola entrada, un pasillo, una tribuna para la prensa y vallas para el público, de modo que el famoso que va a ser juzgado pueda ser bien visto. No pocas carreras judiciales, fiscales, policiales, periodísticas y políticas han crecido y se han alimentado del caché de los que paseaban y de la categoría del pasillo. Pero el paseíllo no es un trámite previsto en la ley de Enjuiciamiento Criminal. Y España es un Estado de Derecho en el que se conserva la presunción de inocencia hasta que recae sentencia firme condenatoria. El paseíllo es contrario a Derecho y a Justicia. Tan mal está la Justicia en España que es noticia que una ciudadana famosa no tenga que hacer el paseíllo Y eximirla de esto se ve como un privilegio. No lo es. El hecho de que este bochornoso espectáculo haya tomado cuerpo como trámite necesario en las diligencias penales demuestra el grado de bajeza en el que ha caído la Justicia española. Me alegro de que al menos la Infanta, ya que otros no se han librado, no tenga que hacer el inquisitorial, franquista y retrógrado paseíllo de presunción de culpabilidad. Lo siento por los morbosos que se divierten con el escarnio al prójimo y por los que hacen carrera profesional alimentándose de esta carroña. JULIÁN FERNÁNDEZ BLANCO MARBELLA (MÁLAGA) Gracias, Luis En el campo fue Luis, a secas, alias Zapatones En los banquillos, Luis Aragonés, en seguida trocado en El Sabio de Hortaleza por su conocimiento y psicología, cualidades que lo convirtieron en el número uno de su profesión. Su maestría en el lanzamiento de golpes francos fue parangonada por su trayectoria como entrenador en diferentes equipos y alcanzó el cénit, el punto en el cual un gran entrenador pasa a convertirse en mito que escapa a cualquier polémica, que es capaz de fundir en su persona las emociones, el reconocimiento de unos y de otros, cuando supo cambiar para siempre la errante historia del fútbol español, logrando que el equipo nacional hallara la piedra filosofal que todavía disfrutamos, aquella que nos ha concedido años de prestigio, títulos, esplendor y reconocimiento mundiales. Maestro de fútbol y también de vida, dentro y fuera de los estadios. Gracias infinitas, Zapatones. Hasta siempre, Luis. MARTÍN JESÚS SERRADILLA RAMOS MADRID es Lo más leído Las fotografías del impresionante oleaje en la costa cantábrica y los daños causados en áreas urbanas fueron muy vistas ayer en ABC. es. También muchos lectores siguieron el emocionante y multitudinario adiós a Luis Aragonés. Hoy, en nuestra web ABC. es descubre este lunes cómo se vende la oferta turística española en el extranjero. ¿Qué lugares se recomienda visitar? ¿Cuánto cuesta tomar el sol una semana en Canarias? ¿Qué se dice de Benidorm o de Mallorca? Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.