Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 GENTESTILO SÁBADO, 1 DE FEBRERO DE 2014 abc. es estilo ABC BELLEZA 24 HORAS Caritina Goyanes Adelgacé con Dukan, pero engordé por salir a comer y beber Defiende al médico, aunque reconoce que le costaba seguir la dieta. Ahora, la hipnosis reducirá su estómago al tamaño de una pelota de golf TERESA DE LA CIERVA MADRID Aunque la hija mayor de Cari Lapique y Carlos Goyanes perdió 26 kilos en cinco meses de la mano del mismísimo doctor Dukan, se le indigestó el mantenimiento y recuperó todo el peso en los siguientes tres años. ¿Ha sido un bluf la dieta Dukan? ¿Dónde está el error? ¿Se merece esta expulsión? Aunque yo he recuperado todos los kilos que perdí siguiendo su método, entono el mea culpa cuenta Cari niña, como la llaman los amigos de sus padres. El doctor Dukan se volcó conmigo, y no puedo decir nada malo de él. Le conocí porque me compré el libro después de tener a mi hijo Pedro necesitaba quitarme treinta kilos de encima y me gustó tanto que contacté con él, y me fui a visitarlo a París. Estuvo encantador y siguió personalmente mi proceso. Mientras hice la dieta me fue muy bien y adelgacé cinco o seis kilos por mes, pero... ¡me salté la fase de consolidación! Y eso que Pierre me advirtió de que si no seguía al pie de la letra las pautas de mantenimiento volvería a recuperar todo el peso perdido Durante la fase de consolidación se pueden comer los alimentos permitidos a voluntad, pero sigue habiendo muchos prohibidos. Y es muy importante hacer un día de proteína pura. He sido desde macrobiótica hasta pastillera, y he tomado incluso las cápsulas de un médico que está en la cárcel. Con Dukan comía bastante bien. Además de mucha carne y pescado, me preparaba unos platos de verduras estupendos. Y también me permitían la avena y yo me hacía unas tortitas y galletas riquísimas ventajas de ser cocinera e incluso pan ¿Por qué lo dejó entonces? Estaba harta de no salir, no ver a mis amigos, no viajar... Mientras hice Dukan tuve que abandonar mi vida social por completo. Dejé de ir a cenas, a fiestas... Cambié toda mi vida en función de la dieta. Era la única forma de hacerlo bien. Soy incapaz de ir a un cóctel y no tomarme un vino o una croqueta, como hace mi madre. Ella tiene una fuerza de voluntad de la que yo carezco. Sigue el método ThinKing y no para de adelgazar sin dejar de salir un solo día. Yo, sin embargo, tenía que ir a todos lados con mi tupper, y si me pillaba en el catering (es la propietaria de Sixsens, uno de los mejores caterings de España) y se me había olvidado la comida, me ponía de un humor de perros Estómago reducido Dukan le sirvió de disciplina, pero se ha dado cuenta de que es incapaz de hacer dieta porque le gusta demasiado comer bien. El 95 de las personas que hacen dieta la abandonan, y cambian de una a otra asegura. ¿Tira la toalla? No puedo. Tengo que adelgazar más por una cuestión de salud que de estética. Quiero poder coger en brazos a mis hijos sin dejarme la espalda En vista de que no es capaz de cerrar el pico, va a dejar que se lo cierren. Por medio de hipnosis le van a colocar una banda gástrica virtual en el estómago, que lo reducirá al tamaño de una pelota de golf. Podré comer siempre que tenga hambre no hay restricciones en el número de comidas ni se prohíbe ningún alimento pero en cuanto me sienta llena, tengo que parar. Y como mi estómago estará tan empequeñecido en mi mente, enseguida me sentiré saciada Una de las ventajas de este método es que no se tiene la recaída de las dietas ni el efecto rebote. Lo que más me gusta de la Hipnobanda así se llama es que no tengo que renunciar a hacer el tipo de vida que me gusta En cuanto a los kilos que pretende perder, Cari es optimista. En la clínica Esbelt no me hablan de objetivos. Simplemente me aseguran que, como no habrá apenas espacio en mi estómago, comeré mucho menos, y en consecuencia, la báscula lo acusará Caritina ha perdido la fe en las dietas y se pasa a la antidieta. ¿Será esta la vencida? El verano fatal Me pilló en verano y estaba con ganas de salir a comer, a cenar, a tomarme una copa con amigos... y no hice ninguno de esos deberes. ¡El resultado fue que me me eché diez kilos al cuerpo! Después de eso, seguí engordando cuatro o cinco kilos al año, y tres años más tarde estoy como al principio ¿Se encontraba mal o tuvo algún problema de salud como los que le achacan los detractores de la dieta? Me sentía muy bien, excepto los cinco primeros días, que sí me dolió mucho la cabeza. Me hicieron análisis desde el inicio y periódicamente revisiones, y nunca tuve problemas ni de riñón ni de hígado En cuanto a las restricciones propias de este método, tampoco le parecieron excesivas comparadas con las de otros sistemas que había seguido, como el sirope de arce, por ejemplo. Llevo toda mi vida a régimen y he probado más de 25 dietas. BELÉN DÍAZ