Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 1 DE FEBRERO DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 29 HERMANN NEGROS AUGURIOS El Ejército ucraniano deja claro que se dan todos los motivos para una intervención Dmitri Bulátov, líder de la revuelta supuestamente torturado, es cuidado ayer en un hospital de Kiev REUTERS L Un líder de la revuelta asegura que fue crucificado Dmitri Bulátov afirma que fue torturado por unos desconocidos que hablaban ruso R. M. MAÑUECO KIEV declaraciones a Radio Europa Libre, Bulátov, de 35 años, aseguró con el rostro todavía ensangrentado: Me crucificaron, me rajaron la cara con un cuchillo, me patearon todo el cuerpo y me cortaron una oreja estoy vivo solo gracias a Dios El opositor sostiene que no pudo ver a los agresores porque le vendaron los ojos. Tras varios días desaparecido, Dmitri Bulátov, líder del denominado Automaidán activistas que recorren Kiev con una caravana de coches llamando a la población a unirse a la revuelta reapareció el jueves en Vishenski, en las afueras de Kiev, medio congelado, con hematomas por todo el cuerpo, heridas en pies y manos, cortes en la cara y una oreja casi arrancada. El propio Bulátov denunció ayer haber sido secuestrado y torturado por unos desconocidos que hablaban con acento ruso Al parecer, trataron de obligarle a dar detalles sobre el sistema de financiación de la revuelta y de quiénes son sus patrocinadores. En Abandonado en la cuneta Bulátov desapareció el 22 de enero. Ocho días después, me subieron a un coche y me abandonaron en la cuneta relató. Estuve una hora entera expuesto al frío esta semana Kiev ha registrado temperaturas medias de 15 grados bajo cero y pude avisar por teléfono cuando unos vecinos de Vishenski comprendieron lo que me había pasado y me permitieron entrar en su vivienda Después de todas las penalidades sufridas y tras haber sido cuidado en un hospital de Kiev, Bulátov tuvo que esconderse para no ser detenido por la Policía, que intentaba detenerle. Contra él y otros dirigentes de la revuelta se ha emitido una orden de búsqueda y captura por participar en los disturbios que estallaron el pasado domingo 19. El día en que desapareció Bulátov, los grupos especiales de la Policía, los temibles Bérkut (Águila) hicieron parar a una columna de vehículos del Automaidán Algunos de los participantes en la protesta fueron detenidos y varios automóviles resultaron dañados, sobre todo los faros y los cristales de las ventanas. El día anterior, había sido también secuestrado otro activista, Ígor Lutsenko, que fue hallado veinticuatro horas después con varios dientes rotos tras recibir una tremenda paliza. Menos suerte tuvo Yuri Verbitski, cuyo cadáver fue encontrado en el bosque. El magnate Piotr Poroshenko, que apoya las actuales movilizaciones, cree que los que apresaron a Bulátov y Lutsenko y acabaron con la vida de Verbitski podrían ser las mismas personas. Tal vez sean escuadrones de la muerte señala Poroshenko, o algún destacamento de las fuerzas del orden. El investigador de la Policía, Oleg Tatárov, cree en cambio que todo podría ser una provocación para enfrentar a la población. El líder opositor y boxeador, Vitali Klitschkó, por su parte, considera que lo ocurrido es un acto de intimidación con clara intención desmovilizadora a cúpula del ejército ucraniano ha emitido un comunicado de aquellos que, en las viejas tradiciones del siglo XX, solían ser la última advertencia de un paso al frente del poder castrense para asumir las tareas del Gobierno civil. En él, los generales expresan su profunda preocupación por la desestabilización y por el peligro de conflicto civill. Los altos mandos militares exhortan al presidente, Víctor Yanukóvich, a que tome de inmediato las medidas para restablecer el orden y la concordia social. El comunicado es doblemente preocupante porque se produce después de que llegaran noticias sobre movilización de milicias en diversas regiones del país. Y porque fuentes polacas y alemanas hablan desde hace días de un posible aplastamiento violento de las protestas. De que el presidente Yanukóvich, y también el vecino líder ruso, Vladímir Putin, creen llegado el momento de poner fin al desafío al Estado que ha alcanzado un nivel extremo de paralización de las instituciones con la ocupación de edificios oficiales. El alto mando considera la situación intolerable y advierte de que amenaza la integridad territorial de Ucrania La cúpula militar deja claro que se dan todos los motivos para una intervención. Con seguridad, el alto mando ucraniano ha pensado en la reunión de seguridad de Munich a la que asiste el secretario de Estado de EE. UU. John Kerry. El encuentro es siempre una cumbre de defensa atlantista occidental. Este año Munich mira solo a Ucrania. Y los militares ucranianos a Munich.