Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 21 DE ENERO DE 2014 abc. es madrid MADRID 67 EL PUNTO DE MADRID RAFAEL MARTÍNEZ SIMANCAS CALLES CARNÍVORAS Sepa que en el Ayuntamiento de Madrid estarán encantados de cobrar la multa; con varios conductores empanados al día se hace caja A Señal que informa del acceso restringido a la plaza de Embajadores deben seguir los vehículos no autorizados. Tampoco se avisa de la disponibilidad de plazas en los aparcamientos públicos. Sería necesario proceder a revisar todo el sistema, desde la señalización hasta la información al ciudadano para garantizar la seguridad jurídica y evitar las numerosas sanciones impuestas de forma injustificada opina Jaime Lissavetzky, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento. Su homólogo en UPyD, David Ortega, le secunda: Nosotros estamos a favor de las Áreas de Prioridad Residencial, pero otro aspecto es cómo se accede y cómo se señalizan esas Áreas. Y aquí hay mucho que mejorar en la señalización, como deja claro el reportaje de ABC del lunes. El ciudadano tiene que estar más informado de estos límites a la circulación; de lo contrario es legítimo que se plantee si ISABEL PERMUY ha sido víctima del afán recaudatorio del Ayuntamiento La confusión viene bien. 250 sanciones al día es una barbaridad. Si quiere cortarlo, ponga un guardia que informe. No es que sean muchos infractores, es que falla algo en la señalización sentencia Arnaldo, de AEA. Desde el área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento se indicó que no tenían nada que añadir a la información ya publicada. Santiago de Compostela Bolardos electrónicos con tarjeta por zonas PABLO ALCALÁ SANTIAGO Además del automático, los bolardos tienen control manual, regulado a través de un interfono directo con la sala de Tráfico de la Policía Local, un semáforo y una cámara de vídeo. No hay error posible Entre las 7.00 horas y las 10.30 de la mañana, todos los accesos del centro de Santiago permanecen abiertos, pero sólo para vehículos de transporte en labores de carga y descarga, que deben gestionar su entrada comunicándose a través del interfono con las dependencias policiales, por lo que el acceso accidental no es posible. Tampoco la multa para los conductores despistados, locales o forasteros, que desconozcan la normativa de la gran ciudad peregrina. El centro monumental de Santiago de Compostela, prohibido a la circulación del tráfico rodado, tiene cinco calles de acceso posible, reguladas todas ellas por bolardos electrónicos. La tarjeta que permite la entrada al casco histórico distingue entre residentes con acceso a aparcamientos privados, y taxis y vehículos oficiales, cuya llave sirve para las cinco entradas, mientras que la de los vecinos del centro lo hace sólo a lugares específicos según dónde esté ubicado su domicilio. Bolardos cerca del Obradoiro ABC parecen en los callejeros y están en la memoria de los navegadores, pero si uno anda ese día con la castaña cruzada le pueden arrear multa gorda (en lenguaje de tebeo) por adentrarse por una calle de residentes sin tener la matrícula registrada en el barrio. Ocurre en el centro y sucede todos los días varias veces porque aunque estén señalizadas y haya carteles siempre hay almas cándidas que pecan de inocencia. El gran hermano municipal todo lo sabe, y esa calle ideal por la que parece que no transita nadie y por la que se puede llegar al centro se convierte en una calle carnívora que muerde en la cartera. Y salvo que haya masoquistas del volante parece que la mayor parte son conductores que pecaban de ternura y creyeron que por allí iban a llegar antes a su destino. El gran hermano no dirá nada en ese momento, pero en adelante el despistado conductor será perseguido hasta su domicilio por una carta en la que le recuerdan que le han pillado por dónde mas duele. Los hay que al saber que han caído en la tela de araña de la Hacienda local intentan borrar su falta dando marcha atrás con el coche como si fuera posible borrar el pasado, pero ya es demasiado tarde; si entras en una calle carnívora deberás saber que habrás perdido toda esperanza como decían en el infierno de Dante. Si la cámara instalada estratégicamente capta la matrícula del infractor entonces no hay nada que hacer: ni pena, ni llanto, ni arrepentimiento. Sepa el conductor que las calles carnívoras carecen de alma, pero gozan de una excelente memoria para las sanciones. La próxima vez ande usted con mas cuidado para no ingresar en el club de No Había Visto Yo Eso sí, en todo caso que sepa que en el Ayuntamiento de Madrid estarán encantados de cobrar la multa; con varios conductores empanados al día se hace caja.