Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 21 DE ENERO DE 2014 abc. es cultura CULTURA 47 Roosevelt invocó el Manifiesto del Destino para declarar la guerra a España ABC El Álamo, un episodio cuyos matices comenta Fernández- Armesto en su nuevo libro ABC Bernardo de Gálvez ya no está solo Sigue avanzando la iniciativa colectiva que demanda el cumplimiento de una resolución de 1783 según la cual Bernardo de Gálvez se ganó el derecho de tener un retrato suyo colgado en la sede de las reuniones del Congreso de Estados Unidos. Como se recordará, además de la toma de Pensacola desafiando a las baterías con un solo barco acción que le valió el derecho de lucir Yo solo en su escudo de armas Gálvez hizo imposible que el ejército británico se concentrase en combatir al de George Washington por medio de varias acciones decisivas que arrebataron a los ingleses el control de la cuenca sur del Misisipi. Además, sus unidades avituallaron de armas y pertrechos españoles al ejército de los Estados Unidos. Durante la reciente visita de Mariano Rajoy a Estados Unidos, el senador demócrata de origen cubano Robert Menendez fue condecorado con la Gran Cruz de Isabel la Católica por su labor de acercamiento de ambos países tanto desde la presidencia del Consejo España- Estados Unidos, como en innumerables iniciativas. Tanto Rajoy como Menéndez citaron a Gálvez como uno de los hitos de la historia conjunta que ahora debemos poner en valor. Gálvez ya no está solo. La iniciativa popular para que se cumpla la resolución de 1783 y Gálvez tenga un retrato en el Capitolio ha recibido en las últimas horas infinidad de apoyos públicos, como los del alcalde de Pensacola y el de Macharaviaya (su localidad natal malagueña) así como de asociaciones privadas, como las de Hijas e Hijos de la Revolución Americana, y medios de Comunicación (entre ellos ABC) El apoyo de la oficina del senador Menendez esta siendo decisivo. Sin duda el senador sigue demostrando su importante contribución para mejorar las relaciones de España y EE. UU. así como su dedicación a que se reconozca el papel de la comunidad hispana desde el nacimiento de EE. UU. hasta nuestros días. La influencia del senador Menendez será el mejor aliado de los promotores de la idea. ser la espada y la propagadora de la fe católica mundo adelante. Y me he preguntado más de una vez si esa misión que se han autoimpuesto los norteamericanos no les llevará al mismo punto que a los españoles la suya. Por lo pronto, les ha traído el mayor déficit de la historia. Vuelvo al libro de Fernández- Armesto, que coincide en que el imperio norteamericano parte, al menos geográficamente, del español, aunque el racismo de los anglosajones impide la mezcla, dándose casos tan poco cristianos como el rapto de huérfanos hispanos en Nueva York, con aprobación judicial, para que fueran adoptados por familias mexicanas en Arizona. Pero la historia está llena de ironías o justicias poéticas, como quieran llamarlo. Toda la crueldad, deportaciones, saqueos de los anglos hacia los hispanos en Estados Unidos no han impedido que sigan en este país e incluso regresen a él, en número cada vez mayor, hasta el punto de constituir ya la segunda minoría, tras la blanca. No solo eso, sino que su peso político empieza a decidir elecciones, como ocurrió con la del presidente Obama. Mientras su comida, su música, su lengua se propagan hasta el punto de que los Estados Unidos van camino de convertirse en un país binacional. El día que elija a un hispano como presidente antes tendrá que serlo una mujer se habrá completado la venganza del vencido La importancia del libro de Fernández- Armesto es que enfrenta a los norteamericanos, entendiendo por ellos los blancos de origen europeo un sector cada vez menor de la población general con una parte de su historia que hasta ahora habían olvidado, a propósito, excepto en algunas obras literarias, y aquí quiero recordar la aportación de Steinbeck, Dos Passos y Elmore Leonard, recién fallecido, cuyo cariño para los personajes hispanos en su novelas del Oeste es digno de agradecimiento. Para resumir: partiendo de unas pequeñas colonias británicas y del Imperio Español, los Estados Unidos son una nación mestiza, como son la mayoría, lo que no es desdoro, sino una prueba de fortaleza.