Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL MARTES, 21 DE ENERO DE 2014 abc. es internacional ABC Violencia extrema Los manifestantes atacan a la Policía con cócteles molotov, piedras y granadas aturdidoras el Gobierno anunció su intención de no firmar el Acuerdo de Asociación con la UE. Creo que tiene miedo de provocar un baño de sangre estima el politólogo ruso Stanislav Belkovski. En su opinión, el Ejército y las fuerzas del orden están además divididas Agresividad en aumento Belkovski y otros expertos rusos consideran que el presidente ucraniano debió actuar con contundencia mucho antes, pero ahora, subrayan, los más radicales están crecidos, y es de esperar que la impaciencia aguardando un adelanto de elecciones hará que aumente la agresividad de las masas Los manifestantes más aguerridos pertenecen a organizaciones ultranacionalistas como Svoboda (Libertad) formación encabezada por el diputado Oleg Tiagnibok, uno de las tres caras visibles en el Maidán, además del boxeador Vitali Klitschkó, del grupo UDAR, y de Arseni Yatseniuk, máximo responsable de Batkívshina (Patria) el partido de la encarcelada Julia Timoshenko. Además de lluvias de piedras, los manifestantes europeístas atacan a a los agentes con cócteles molotov, granadas aturdidoras y bengalas. Los antidisturbios, por su parte, tratan de defender los edificios oficiales con el uso de gases lacrimógenos, cañones de agua, botes de humo y balas de goma. Un verdadero escenario de guerra urbana. En la noche del domingo al lunes fueron quemados seis vehículos policiales. El balance provisional de heridos en los dos bandos se aproxima a las 200 personas, algunos con heridas tan graves que han acabado con amputaciones o la pérdida de un ojo. Manifestantes opositores junto a la catapulta construida para hacer frente a los antidisturbios REUTERS Los ultranacionalistas radicalizan la protesta opositora en Ucrania El presidente advierte de que tomará medidas para garantizar el orden RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL EN MOSCÚ La iniciativa de las protestas de la oposición en Kiev ha pasado a manos de los sectores ultranacionalistas más violentos y descontrolados. Tras una noche de encarnizados enfrentamientos, con uso de todo tipo de objetos arrojadizos y líquidos inflamables, los choques entre activistas y policías continuaron ayer en la céntrica calle Grushévskaya, que da acceso a las sedes del Gobierno y del Parlamento. No deja de aumentar el número de heridos, tanto por parte de los manifestantes como de la Policía, así como el de detenidos. Los concentrados en el Maidán (plaza de la Independencia) han construido incluso una catapulta para mantener a raya a los antidisturbios. Así las cosas, la mesa redonda que ayer debía haber intentado iniciar una negociación para buscar una salida a la crisis no ha logrado todavía ningún avance, ya que la oposición exige que el presidente, Víctor Yanukóvich, participe directamente en las conversaciones en vez de enviar a sus representantes como hizo ayer. En este caótico contexto, cuyo detonante ha sido la aprobación la semana pasada de una ley antiprotes- tas, Yanukóvich lanzó un llamamiento a la nación alertando sobre las consecuencias que los actuales acontecimientos pueden acarrear para el país y advirtiendo de que tendrá que tomar medidas para garantizar el orden y la seguridad. He observado con comprensión vuestras multitudinarias manifestaciones de protesta estaba dispuesto a escuchar vuestras opiniones para encontrar juntos una solución pero cuando las acciones pacíficas degeneran en desórdenes ma- sivos se ven amenazados no sólo los ciudadanos de Kiev, sino toda Ucrania afirmó. Tras lo que prometió que hará todo lo necesario para garantizar el orden público y defender los derechos y la seguridad de los ciudadanos pacíficos Para ello aseguro estar dispuesto a recurrir a todos los métodos legales previstos por la ley Los analistas, no obstante, dudan de que Yanukóvich se atreva a dar la orden de disolver la protesta, que dura ya desde el 21 de noviembre, cuando DE LEJOS PEDRO RODRÍGUEZ ¿CÓMO SE DICE GAMONAL EN UCRANIANO? Los partidos opositores a Yanukóvich dejan de controlar las protestas L a plaza de la Independencia en Kiev ha vuelto a convertirse en una batalla campal. Se trata de una continuación de los brutales enfrentamientos que desde noviembre ha sufrido la capital de Ucrania tras la negativa del presidente Víctor Ya- nukóvich a firmar un acuerdo de asociación con la UE. Aunque esta vez, el memorial de agravios viene encabezado por una draconiana legislación de orden público. La reforma, aprobada de forma vertiginosa por la Rada Suprema con un voto a mano alzada, impone toda clase de cortapisas contra los derechos y libertades que hasta ahora han permitido la vertebración del movimiento Euromaidán (Plaza Europea) Las autoridades se han regalado un cheque en blanco, incluida la amenaza de cuantiosas multas y penas de hasta 15 años en la cárcel. Como el encabronante empeño de Esquilache con los embozados, el gobierno de Yanukóvich quiere castigar el uso de cascos de la construcción en manifestaciones. Toda comitiva a partir de cinco coches tendrá que pedir permiso gubernamental. Y por supuesto, nada de tiendas de campaña, tarimas, equipos de sonido o cualquier obstáculo que dificulte la libre circulación. Además de medidas inspiradas en el superávit autoritario de Moscú para poder enfilar a cualquier grupo que reciba ayuda financiera internacional. Está claro que dentro de una democracia tan corrupta y de tan pobre calidad como la ucraniana, la bronca callejera se ha convertido en la opción más recurrente pero poco efectiva contra la sordera del poder. Aunque lo más preocupante de esta nueva espiral de enfrentamientos es que no se salva ni la oposición. La multitud, reconfortada con vídeos online de Martin Luther King, ha estado gritando ¡Líder, Líder! para mostrar su frustración con los jefes de los tres principales partidos de oposición el campeón de los pesos pesados Klitschkó, el nacionalista Tiagnibok y el economista Yatsenyuk a los que se reprocha ser incapaces de plantear una alternativa para que Ucrania no se convierta en una pequeña Rusia.